Fotos: La Nación Web.

Fotos: La Nación Web.

En medio de las polémicas y las incertidumbres judiciales y ambientales, inició hoy a las 5:00 de la mañana el llenado de la represa El Quimbo. De esta manera se cumplió con lo anunciado la semana pasada por la multinacional Emgesa quien aseguró que el proceso estaba listo para su fase final y que en cuatro meses aproximadamente estará funcionando.

La decisión se tomó luego que el Tribunal Administrativo del Huila el pasado 13 de junio modificara la medida cautelar de urgencia por hecho sobreviniente, decretada en el trámite de una acción popular instaurada por Acuapez, que congrega a los grandes piscicultores del Huila.

La empresa Emgesa podrá iniciar el llenado de la represa El Quimbo, siempre y cuando garantice, un caudal mínimo de160 metros cúbicos por segundo y no el caudal óptimo de 300 a 400 metros cúbicos por segundo en temporada de lluvias altas.
 


 

La medida cautelar fue decretada en febrero pasado para prevenir un daño inminente por los bajos caudales en el río Magdalena.

El auto interlocutorio conocido en exclusivo por LA NACIÓN fue firmado por el magistrado Ramiro Aponte Pino y despeja el inicio del llenado de la represa previsto, a partir de esta semana.


El Tribunal Administrativo del Huila modificó la medida cautelar que congeló el llenado de la represa El Quimbo.

En el mismo auto, en proceso de notificación, la autoridad judicial aprobó la solicitud de coadyuvancia activa propuesta por 28 personas jurídicas y denegó el recurso de reposición instaurado por Emgesa contra el auto proferido el 29 de abril de 2015 (a través de la cual se negó la solicitud de levantar o sustituir la medida cautelar).
Finalmente aprobó la intervención especial del Ministerio Público.

La Autoridad Nacional Ambiental de Acuicultura y Pesca, Aunap, había recomendado el llenado del embalse de El Quimbo única y exclusivamente en el periodo de aguas más altas, de manera que los caudales conjuntos que llegan a Betania conserven los niveles adecuados para mantener la actividad acuícola en el lugar. Por esa razón se pospuso el llenado.
 
Reversazo

La medida cautelar de urgencia fue decretada con base en el informe emanado de la Aunap en el mes de agosto de 2013. En ese concepto, el organismo recomendaba un caudal óptimo de 160 metros cúbicos por segundo (m3/s) y un caudal normal en época de aguas altas de 300-400 m3/s.

Por petición del Ministerio de Minas y Energía, el 8 de mayo de 2015 la Aunap aclaró el informe. Según el reporte, el caudal mínimo de 160 m3/seg., debe mantenerse durante y después del llenado y es el sugerido para el normal funcionamiento de la actividad piscícola en el embalse de Betania. Además precisó que los caudales normales en épocas de aguas altas (300 -400 m3/seg), son los caudales habituales de entrada al embalse de Betania sin El Quimbo.

“En conclusión para el procedimiento de llenado del embalse de Quimbo (sic) no se requiere que ingresen al embalse de Betania caudales de 300 -400 m3/seg. sino el mínimo recomendado de 160 m3/seg”, precisó el organismo.
 
Nuevo concepto

La modificación se soportó en este nuevo concepto de la Aunap.


La piscicultura en Betania estaría en alto riesgo sino se mantienen los caudales óptimos y la calidad del agua.

“Cuando nos referimos al caudal establecido como caudal mínimo (160 m3/seg.), sugerido para el normal funcionamiento de la actividad piscícola en el embalse de Betania, se espera que Emgesa lo garantice durante la época del llenado del embalse de Quimbo (sic) a partir del aporte previsto de la suma de los caudales del río Páez (superior a 180 m3/seg) más el caudal ecológico establecido en la licencia ambiental para el Proyecto Quimbo (36 m3/seg.), que representa un caudal superior al mínimo recomendado por la Aunap (160 m3/seg.).

“Adicional a los caudales señalados, Emgesa ha informado que una vez se inicie el llenado del embalse, en un plazo aproximado entre 25 y 35 días es posible se estén iniciando pruebas de los equipos de generación para la puesta en operación, lo que influye directamente en el caudal de ingreso al embalse de Betania lo cual es positivo”, remarcó la Aunap.

 
Caudales polémicos

El caudal ecológico mínimo de 36 metros cúbicos por segundo, fue autorizado por el Ministerio de Medio Ambiente soportado en un estudio realizado por la firma Ingetec a petición de Emgesa, en octubre de 2008. El estudio no previó la existencia del embalse de Betania y menos la actividad piscícola que se desarrolla desde 1980.

Según los productores, el caudal ecológico contemplado en la licencia ambiental, es insuficiente para asegurar la sostenibilidad de la piscicultura.

Este caudal equivale a mantener un metro de profundidad en el cauce del río Magdalena desde el dique principal de El Quimbo hasta la entrada del río Páez, uno de los principales aportantes. Este tramo con una longitud 1,3 kilómetros, estará seco durante el proceso de llenado que durará por lo menos cuatro meses.


La medida cautelar para prevenir un daño inminente por los bajos caudales en el río Magdalena.

“Con ese caudal la piscicultura industrial en el embalse estaría en alto riesgo y tendría, efectos catastróficos superiores a los registrados durante la emergencia ocurrida el 25 de febrero de 2007”, explicó el empresario Manuel Macías, vocero de Acuapez.

La Corporación Centro de Desarrollo Tecnológico Piscícola Sur Colombiano (Acuapez) se opuso a la modificación y consideró que para la viabilidad de los proyectos piscícolas se debe garantizar un caudal mínimo de 300 a 400 m3/seg como fue contemplado inicialmente.
 
Aportes conjuntos

Según Lucio Rubio Díaz, gerente General de Endesa, los aportes de los ríos Páez y Yaguará, más el caudal ecológico mínimo contenido en la licencia ambiental estipulado en 36 metros cúbicos por segundo, garantizan en promedio caudales entre 266 y 276 metros cúbicos por segundo, compatibles con la recomendaciones de las autoridades ambientales.

“Los 160 metros cúbicos por segundo es una referencia al caudal de agua que debe ingresar a Betania. En Betania van a entrar el caudal del río Páez más el caudal del río Yaguará que tendrán unos aportes entre los 229 y los 240 metros cúbicos por segundo, más los 36 metros cúbicos por segundo fijados como caudal ecológico en la licencia ambiental.
 

Medidas vigentes

El magistrado mantuvo incólumes las medidas preventivas decretadas en febrero pasado y reiteró que Emgesa, la dueña del proyecto hidroeléctrico, debe garantizar la calidad del agua a través de monitoreos permanentes, que deberán reportarse en oportunidad a los piscicultores.

La Aunap, en el mismo reporte, destacó que el llenado de El Quimbo, próximo a iniciarse, afectará la calidad del agua “referido el riesgo como la alteración de los parámetros físico-químicos y microbiológicos principalmente, los cuales pueden verse seriamente alterados producto del proceso de descomposición del material vegetal y orgánico presente en la zona a inundar”.

 

“Por lo anterior- dijo- se debe garantizar un permanente y eficiente control a la calidad del agua que se ingresará al embalse de Betania, manteniendo el monitoreo permanente de las condiciones del agua con las estaciones limnográficas que se prevén en la licencia ambiental”. Igualmente recomendó medidas para iniciar muestreos continuos antes de la presa, antes y después de ingreso del río Páez y, a la entrada de Betania. “Estos son puntos de vital importancia para llevar una estricta vigilancia del comportamiento de cada uno de los parámetros que son relevantes para la permanencia de la piscicultura y de las especies nativas residentes en el embalse de Betania”, establece el reporte técnico.

 
Aquí el vídeo:

Youtube.com.

Comentarios

comentarios