Son más de 1.500 niños los que se benefician con las escuelas de formación deportiva.
Aunque a sus 12 años de edad una bala perdida le lesionó de por vida la médula espinal afectando la movilidad de sus extremidades inferiores, Felipe Báez, cuatro años después del incidente, enfrenta valientemente su discapacidad con el apoyo de su familia y amigos, quienes lo alientan a seguir sus sueños de convertirse en un gran arquero de un equipo de fútbol.

Con ayuda de unas muletas, Felipe se desplaza y en el arco pone a prueba sus habilidades para atajar la pelota con el deseo de convertirse en el mejor guardameta.
“Me gusta hacer deporte porque me entretengo jugando al fútbol, especialmente en el arco, donde doy lo mejor de mí para obtener los mejores resultados del equipo. Espero algún día ser parte Atlético Nacional, equipo que admiro”, comenta el joven futbolista en situación de discapacidad.

Felipe Báez hace parte de los más de 1.500 niños y jóvenes de la ciudad de Neiva que se benefician del programa de Iniciación y Formación Deportiva, que desarrolla la Alcaldía Municipal a través de la Dirección de Deportes y Recreación, DDR.

Su discapacidad, no limita su capacidad de soñar, para Felipe lo importante es luchar por los proyectos y metas establecidas en la vida, ya que la incapacidad está en la mente, “porque hay muchas personas que pueden caminar sin dificultad, pero no se atreven a luchar por sus sueños”.

El joven futbolista destacó el apoyo del monitor Paulo Eduardo Sanabria y el de muchos de sus compañeros quienes lo ayudan a trasladarse desde su lugar de residencia hasta el polideportivo del barrio El Limonar, donde todas las tardes acuden, de lunes a viernes, al programa de Iniciación y Formación Deportiva, con la esperanza de convertirse en un gran jugador.

¡Más deporte!

Así como en El Limonar en más de veinte escenarios deportivos, entre parques bibliotecas, polideportivos techados, canchas sintéticas y en arena, se viene desarrollando dicho programa, con el fin de crear espacios de sano esparcimiento a la población infantil y juvenil neivana.

El coordinador del programa licenciado Licinhawer Chacón Gómez, informó que hasta el momento se han inscrito 1.500 niños entre los 7 y 14 años de edad, que en contra jornada escolar asisten a practicar un deporte, bajo la coordinación de más de 37 monitores, de los cuales cuatro son especializados en atender niños en situación de discapacidad.

 “La invitación es a los padres de familia para que sigan inscribiendo a sus hijos a este programa que pueden acceder sin ningún costo. Las disciplinas a practicar son: voleibol, baloncesto, tenis de mesa, microfútbol, y natación”, comentó Chacón Gómez.


Felipe Báez, sueña con ser un gran arquero.


Su limitación física, no le impide soñar.

Comentarios