Fría, calculadora, oportunista, fácilmente lograba concluir un negocio. Así era María Argenis Almario Otálvaro, una caqueteña de 45 años de edad, quien por más de 20 años traicionó la confianza de cientos de personas a las cuales mediante su espíritu de negociante  engañó.

La conocen como la ‘Reina de la estafa’. Y es que contra la mujer reposan en los anaqueles judiciales más de 150 denuncias. Así lo revelaron las autoridades del Departamento de Policía Huila, quienes en los últimos días lograron su captura y dar fin a más 20 años de delincuencia ininterrumpida en más de siete departamentos de Colombia.

Su captura se produjo en el municipio de Pitalito, sur del departamento del Huila, el domingo 10 de julio. Ese día, un grupo de uniformados de la Policía la encontraron en un retén, de manera desprevenida. Como suele suceder, los uniformados le hicieron la señal de pare al vehículo que Almario Otálvaro conducía.

Pero la sorpresa para los policías fue cuando se percataron que la camioneta marca Chevrolet Captiva color gris de placas DLV-082, figuraba como hurtada.


María Argenis Almario Otálvaro, la ‘Reina de la Estafa’.

María Argenis, sabía que de esta no podría escapar, por eso su actitud intrigó a los uniformados quienes le solicitaron los documentos del carro en el que se desplazaba. No obstante, cuando se le hicieron algunas preguntas, la mujer no supo dar respuesta.

Con documentos falsos

Presa del nerviosismo por lo que parecía ser su fin como delincuente, María Argenis Almario Otálvaro se equivocó varias veces con los uniformados que la habían hecho detener en la carretera.

Comenzó por  dar tres nombres. El primero, Sonia Flor Martínez López, luego se identificó como Estella González Cruz, pero al ser reseñada, sus huellas, arrojaron otra identidad, el verdadero. Se trataba de María Argenis Almario Otálvaro, quien traía consigo todo un prontuario delictivo bastante comprometedor.


La mujer tenía varias identidades falsas la cuales utilizaba para lograr su cometido.

En su contra, reposan más de 60 investigaciones por los presuntos delitos de estafa, falsedad personal, extorsión, suplantación, hurto y concierto para delinquir, fuga de presos, tráfico de estupefacientes. Como si fuera poco, la ‘Reina de la estafa’ tiene 10 sentencias condenatorias y cinco órdenes de capturas.
De acuerdo con el subintendente Carlos Trujillo, uno de los investigadores de la Sijin del Departamento de Policía Huila, María Argenis Almario Otálvaro, tenía bien estructurado su accionar criminal.

Se hacía pasar como una mujer ejecutiva, bien arreglada para ganarse la confianza de sus víctimas para luego darles la estocada final. El de la estafa, con cheques falsos, sin fondos, los cuales nunca podían reclamar sus destinatarios.

“Es una red criminal, conformada por una familia”, señala el investigador, pues las autoridades les siguen las pistas a sus dos hijos Jaider Geovany y Kerly Johana Baquero Otálvaro, a quienes las autoridades señalan de ser cómplices.

En el momento de la captura de la ‘Reina de la estafa’, la camioneta era conducida por su hijo Jaider Geovany Baquero Otálvaro.

“Es una delincuente en serie, y su accionar delictivo lo venía realizando cada tres o cuatro días en diferentes partes del país. En el seguimiento que se hizo después de la captura se conoció que había hurtado un vehículo en Florencia, a los tres días en La Plata, posteriormente se llevó un vehículo de la ciudad de Neiva y finalmente en Mocoa, Putumayo”, detalló el investigador.

¿Qué hacía con los vehículos?

Lo que se conoce es que la mujer, inmediatamente después de hurtar los vehículos hacía traspasos para luego venderlos a personas incautas. Sin embargo, una camioneta Tucson ix- 35, hurtada en Pasto, capital del departamento de Nariño, fue puesta a nombre de Jaider Geovanny Baquero Otálvaro. Allá la mujer se identificó como Carolina Céspedes Puerta.

Estafó en varios concesionarios, dónde sacó algunas motocicletas. Pero la sorpresa que siempre se llevaron sus víctimas fue que a la hora de llegar al banco a cobrar los cheques, finalmente terminaban sin fondos.

“Eran cheques hurtados, otros de chequeras originales. Al hacer las consignaciones el banco inmediatamente sube a la cuenta del beneficiario un monto en número más nunca en pesos. Deben de tener en cuenta eso a la hora de tener un cheque en canje”, advierte el investigador.


Jaider Geovanny Baquero Otálvaro, hijo de la ‘reina’, quien también es señalado de ser cómplice.

LA NACIÓN, conoció que la ‘Reina de la estafa’, estando en la cárcel incluso engañó a varias reclusas, haciéndoles creer de su supuesto estatus por pertenecer a un grupo derechos humanos. Luego, les ofrecía beneficios para cambiarlas de patio y traslado de cárceles. Por supuesto, muchas cayeron en su trampa.

Su accionar delictivo traspasó fronteras, operaba en ciudades como Neiva, Bogotá, Florencia, Mocoa, Pasto, Manizales y Medellín, así como en el departamento de Tolima.

Durante el último año, las estafas de esta mujer superarían los 600 millones de pesos.  Según conoció LA NACIÓN, las víctimas de la mujer serían más de 150 personas las cuales interpusieron las respectivas denuncias ante las autoridades. Al parecer, la cifra sigue en aumento desde que se dio a conocer su captura.

Se tiene registro de su accionar delictivo desde el año 1996. En Neiva, reposan denuncias de compras de motocicletas mediante la modalidad de estafa y engaño.

La mujer incluso habría estafados a cirujanos estéticos en la ciudad de Manizales donde logró costear la operación de su hija Kerly Johana Baquero Otálvaro. Este medio de comunicación, conoció algunas imágenes de la voluptuosa joven, como también algunas de las denuncias que reposan en contra de María Argenis Almario Otálvaro y sus identidades falsas.


Kerly Johana Baquero Otálvaro, hija de la ‘reina’, quien se benefició de varias cirugías estéticas, producto de la estafa.

Ahora, desde el domingo pasado, la ‘Reina de la estafa’ está tras las rejas, donde deberá enfrentar todos y cada uno de los procesos penales que hay en su contra. Y lo peor para ella es que cada día aparecen más víctimas, quienes deberán buscar una reparación a los perjuicios ocasionados por la mujer que por más de 20 años se lucró con dineros provenientes de estafar a otros.

La cifra económica de la que se pudo haber lucrado María Argenis Almario Otálvaro, superaría los mil millones de pesos, según han señalado las autoridades.

Por lo pronto, el número de víctimas sigue creciendo y están entregando sus testimonios los cuales han ayudado a los investigadores de la Sijin de la Policía Nacional a armar el rompecabezas que permita sustentar bien el accionar delictivo de María Argenis Almario Otálvaro.

Habla una víctima

De acuerdo con el testimonio de una de las víctimas de María Argenis Almario Otálvaro, la mujer adelantaba las operaciones de estafa por lo general los días viernes, pues por ser inicio de fin de semana le permitía ganar tiempo para vender el vehículo, una vez lo tenía en su poder.

El cheque quedaba en canje todo el fin de semana en el banco y al ser reclamado el día lunes, sus víctimas se encontraban con la desagradable sorpresa de que no tenía fondos.


La ‘Reina de la Estafa’, tiene varias sentencias y condenas en su contra.

“A eso de las ocho de la noche de un viernes de enero, fueron a ver el carro, hicimos un acuerdo. Ese día, estaba en compañía de la hija, lo miraron y negociamos”, cuenta una de las víctimas.

“Se hizo el negocio. Revisé el cheque en el banco, decía la cantidad, pero estaba en canje. Esperé hasta el día lunes, fui al banco para reclamar”. Pero allí, los asesores de la entidad bancaria le manifestaron que el cheque estaba sin fondos.

Con angustia, la víctima inmediatamente llamó a la mujer pero ésta ya no le contestó al celular. Perdió el rastro de ella. Solo volvió a saber de su paradero hasta ahora que las autoridades la capturaron.


La ‘Reina de la Estafa’, tiene varias sentencias y condenas en su contra.

Seis meses después de ese ‘negocio’, la víctima espera que todo el peso de la ley recaiga sobre la ‘Reina de la estafa’, y así evitar que más personas incautas como él vuelvan a caer en sus manos.

Comentarios