Pareciera que la naturaleza se hubiera ensañado con esta población del norte del Huila, porque de nuevo su vía principal que comunica con el municipio de Baraya y la capital opita permanece cerrada por un derrumbe que se presentó este domingo a las 7:20 de la noche producto del sismo de 5.4 grados que se presentó con gran fuerza.

“En nuestro municipio el movimiento telúrico se sintió muy fuerte, eso generó mucho pánico en la población, hubieron varias viviendas afectadas. En nuestra vía principal en el kilómetro 1 en el sector conocido como ‘El Banquito’, debido al fuerte sismo se desprendieron varias rocas y en este momento estamos incomunicados”, explicó Adelia Guzmán García, alcaldesa de Colombia.

Desde ese momento las personas que querían entrar o salir de la población no pudieron hacerlo, algunas en medio del susto, la zozobra y por la necesidad de llegar a casa, arriesgaron sus vidas haciendo trasbordo, caminando en medio del derrumbe en la oscuridad.

“Muchas personas desesperadas cruzaron por el derrumbe, porque debían llegar a sus casas, a ver qué le había pasado a sus familiares, no se podían devolver o quedarse en ese lugar, fue muy peligroso, alumbraban con celulares y caminaron en medio de las piedras y la tierra”, explicó Camilo Prieto, transportador.

Al ver esta situación algunos agentes de la Policía Huila llegaron hasta la zona para controlar la situación y evitar una tragedia por una posible réplica que hiciera que el derrumbe fuera mayor y atrapara a las personas que intentaban cruzarlo.

La mañana de este lunes la Secretarías de Vías del Huila envió una cuadrilla y maquinaria pesada para tratar de reestablecer el paso en el menor tiempo posible, teniendo en cuenta que se deben quitar una pesadas piedras y que la ladera de la vía está inestable, cualquier movimiento podría ocasionar una nueva precipitación, por eso se pide paciencia y prudencia a los pobladores al pasar caminando por esta zona.

 

 

 
 

Comentarios

comentarios