No tuvieron otra alternativa, fue la mejor opción en esos momentos de zozobra, desesperación e incertidumbre, por eso varios habitantes del municipio de Colombia decidieron pasar la noche del domingo y madrugada del lunes en el piso del parque central sin importar las condiciones climáticas.

Como era de esperarse no pudieron dormir, solo se recostaron y estuvieron alerta ante cualquier réplica o nuevo sismo que se pudiera presentar después del que se originó en esa población a las 7:20 de la noche, donde dejó 16 viviendas afectadas y la iglesia principal con algunas grietas en su campanario.

Pero más que los daños materiales, fue la tranquilidad que perdió la gente con este fenómeno natural que prendió las alarmas y a esto se le sumó la desinformación que se registró en las redes sociales donde se anunció falsamente un gran terremoto.

“Nos tocó dormir fuera de nuestras casas, algunos en el parque por el miedo, se decía muchas cosas, que se iba a presentar un gran terremoto, por eso decidimos que lo mejor era dormir al aire libre donde pudiéramos estar a salvo, por eso nos fuimos desde la noche al parque, donde tendimos unas colchonetas y nos recostamos porque no pudimos dormir”, dijo Leidy Ramírez, habitante de esta población.

Durante toda la noche se presentaron algunas réplicas, lo que generaba a cada instante una mayor preocupación, la gente solo quería que amaneciera rápido para poder terminar con esta pesadilla.

“Fue muy duro, nadie pudo pegar el ojo, todos estaban pendientes a lo que pudiera pasar, cuando volvía a temblar, todos se paraban y quedaban nuevamente asustados, se decían muchas cosas y al ver algunas casas dañadas, la preocupación fue mayor, nadie sabía en qué momento se lo podía caer su casa”, explicó.

Fue el amanecer más largo de sus vidas, con el aparecer del sol se levantaron, recogieron sus pocas partencias que habían sacado a las carreras y procedieron a regresar a sus casas para evaluar los daños materiales que había dejado el sismo.

“Nos paramos y nos fuimos para la casa a mirar bien qué le pasó, en realidad algunas familias resultaron muy afectadas, en otras casas solo hay grietas pero existe la preocupación y el riesgo que se caigan, por eso la gente no las quiere ocupar”, aseveró.

Pasan las horas y crece la incertidumbre, aún en la población ronda el temor, creen que como este municipio fue el epicentro del sismo, se pueda repetir con grandes consecuencias, por eso piden la presencia de los organismos de emergencia para que los ayuden y que se arreglen las casas afectadas.

En otros municipios del Huila, e incluso en el sur de Neiva, algunas personas también durmieron a la intemperie, en lugares públicos y abiertos, por miedo a que se pudiera presentar un terremoto como se anunció irresponsablemente en las redes sociales.  
 

 
 

Comentarios

comentarios