En una audiencia que se desarrolla este lunes en el Palacio de Justicia de Neiva, el Tribunal Administrativo del Huila evalúa a esta hora el impacto de las medidas cautelares que ordenó  para garantizar la calidad del agua en el río Magdalena y mitigar la contaminación generada por la operación de la represa El Quimbo.

El examen se realiza en una audiencia técnica sobre las medidas adoptadas para contrarrestar la contaminación que genera el material vegetal que no fue retirado del embalse.

El proyecto piloto de oxigenación fue ordenado por el Tribunal Administrativo en una medida cautelar decretada el 17 de junio de 2015 en el trámite de una acción popular.

El magistrado Ramiro Aponte Pino, convocó la audiencia pública para determinar los efectos sobre la calidad del agua que han generado los sistemas de oxigenación y aireación mecánica que instaló la multinacional Emgesa y definir si se deben mantenerse o levantarse la medida cautelar que prohibía la generación de energía.

A la audiencia fueron convocados los intervinientes, entre ellos voceros de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena, Ministerio del Medio Ambiente, voceros de Emgesa,  los piscicultores y los organismos de control.

 

Comentarios

comentarios