Colombia perdió por lo menos 150 millones de dólares en la cosecha cafetera del 2016, por la intensa sequía, confirmó el gerente de la Federación de Cafeteros, Roberto Vélez al instalar el congreso nacional del gremio.  

El funcionario explicó que la cosecha cafetera cerrará este año, sin contar diciembre, entre 14,2 y 14,5 millones de sacos, 3,2 % más que en 2015, sin contar cerca de 500 mil sacos que se perdieron en el primer semestre por el fenómeno de El Niño.

El congreso cafetero fue instalado hoy por el presidente Juan Manuel Santos. La agenda del congreso incluye las adaptabilidad de la caficultura al cambio climático, el relevo de los cafetales, la mano de obra, la cosecha asistida y otros aspectos direccionados a aumentar la producción y la rentabilidad, tema central.

En el evento participarán como ha sido tradicional los ministros de Agricultura, Aurelio Iragorri; del Postconflicto, Rafael Pardo; de Comercio e Industria, María Claudioa Lacoture, el director de Planeación Nacional, Simón Gaviria, y el de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien clausurará el Congreso.

El Presidente Juan Manuel Santos invitó a los caficultores del país a trabajar junto con el Gobierno en la construcción del nuevo campo colombiano, que se beneficiará con el Nuevo Acuerdo de Paz, los altos precios internacionales del producto y la mejor cosecha en más de dos décadas.

El Primer Mandatario agradeció el otorgamiento de la máxima condecoración del gremio cafetero, la medalla al mérito Manuel Mejía en la categoría de “Oro Extraordinario”, por haber sido distinguido con el Premio Nobel de Paz, los inmensos esfuerzos para llevar reconciliación a todo el país y su contribución al campo colombiano.

Al instalar el 83° Congreso Nacional de Cafeteros en la capital colombiana, el Jefe del Estado dijo que ningún Gobierno como el suyo ha apoyado tanto al sector caficultor del país, con inversiones por más de $2,8 billones, de los cuales $2,3 billones son recursos no rembolsables, y casi $4 billones en préstamos del Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro) para más de medio millón de proyectos productivos.

“Trabajemos juntos en la construcción de un nuevo campo colombiano”, invitó el Primer Mandatario ante los delegados de los comités departamentales de caficultores reunidos en su Congreso anual.

Inmensa capacidad del gremio

Agregó que el gremio, en cabeza del a Federación Nacional de Cafeteros, tiene una inmensa capacidad de hacer las inversiones que los cultivadores requieren, mejorar la competitividad y productividad de los cultivos, y apoyar a las familias, siempre con el respaldo del Gobierno Nacional.

Recordó que en estos momentos, la actividad vive una época de “vacas gordas”, con una cosecha que muy seguramente superará los 14 millones de sacos, el precio internacional se mantiene en niveles altos, la carga de café se paga a casi un millón de pesos en promedio y la devaluación ha permitido mejorar el ingreso por exportaciones.

También dijo que la producción alcanzará su mayor nivel en 23 años, al tiempo que se han renovado 600.000 hectáreas de las más de 900.000 sembradas con café, con lo que la productividad casi se duplicó de 10 sacos por hectárea en el 2009 a 18 sacos este año.

“He mencionado que el gremio cafetero es un ejemplo para los demás. Ustedes pueden ayudar muchísimo para que el campo recupere su vocación, para que se vuelva una fuente de prosperidad de un mejor futuro”, indicó.

Nuevo Acuerdo de Paz

De igual forma, destacó que con el Nuevo Acuerdo de Paz Colombia puede explotar al máximo todo el potencial del campo nacional, con una reforma rural integral que provea infraestructura de transporte, riego, amplia cobertura de comunicaciones y planes de salud, educación y vivienda a los campesinos.

También contempla estímulos a la producción agropecuaria, con subsidios, capital semilla, créditos y asistencia técnica que hoy no pueden ser cubiertos en la totalidad del territorio por la incidencia del conflicto armado.

“Con la paz tenemos el panorama despejado para hacer posible muchas cosas. La oportunidad que se abre a Colombia es inmensa y tenemos el potencial para convertirnos en una despensa para el mundo”, puntualizó.
 
 

 
 

Comentarios

comentarios