Sin la participación del Centro Democrático, la Cámara de Representantes aprobó la refrendación del nuevo Acuerdo de Paz, tal como lo hizo el martes por la noche la plenaria del Senado.
Después del Congreso refrendar el Acuerdo Final de La Habana, entre el Gobierno y las Farc, inicia el llamado Día D, que significa que en 5 días comienza el traslado de todos los miembros de las Farc a las zonas veredales de transición, según explicó ayer el presidente Juan Manuel Santos.

De esta manera, “antes de finalizar este año, el 30 de diciembre, deben estar todos, todos los miembros de las Farc en esas zonas de transición”.

Precisó además que en el Día D + 30 + 60 + 90 hasta el 150 comienza también el proceso de desarme, así que para el día D + 150 “las Farc le habrán entregado hasta la última arma a las Naciones Unidas”.

En este momento, “habrán dejado de existir, porque ya no existirán las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia”, dijo el Jefe de Estado.

Validación legislativa

Anoche, al cierre de esta edición, sin la participación del Centro Democrático, la Cámara de Representantes aprobaba la refrendación del nuevo Acuerdo de Paz, tal como lo hizo el martes por la noche la plenaria del Senado.

Luego de múltiples intervenciones de congresistas, negociadores del Gobierno y líderes civiles del Sí y el No, las mayorías de la coalición afines al presidente Santos y a la negociación de paz viabilizaron la validación vía parlamentaria, con una altísima votación a favor, lo que significa que tiene legitimidad política.

El Gobierno logró sortear el fantasma del prevaricato, al que temían algunos congresistas de la coalición y que impulsó el Centro Democrático. El Consejo de Estado, respondiendo a una consulta que hizo el Ministerio del Interior, dijo que la refrendación en el Congreso no implicaba un delito de los congresistas.

Y dejó claro en el debate que esta refrendación no activa el mecanismo de implementación conocido como Fast Track, que acelera los tiempos para las leyes y las reformas constitucionales que reglamentan el texto. El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, insistió en que el Ejecutivo prefiere esperar la decisión de la Corte Constitucional sobre el tema antes de pronunciarse al respecto.

La implementación de los acuerdos por vía ordinaria, es decir, sin fast track, atrasaría la puesta en marcha de varios puntos del Acuerdo, como la Justicia Especial para la Paz, que requiere varias reformas constitucionales y, con un trámite ordinario, no pueden tener mensaje de urgencia, ni debatirse en sesiones extras.

Otros proyectos pendientes de llegar al Congreso para la reglamentación del Acuerdo son el de amnistía que busca darle seguridad jurídica a los guerrilleros que se desmovilicen; la participación política de los miembros de las Farc y el estatuto de la oposición.

Comentarios