De blanco y con velas llegaron más de 50.000 personas al estadio Atanasio Girardot de Medellín.
De blanco y con velas llegaron más de 50.000 personas al estadio ‘Atanasio Girardot’ de Medellín. En un emotivo acto le rindieron homenaje al Club Chapecoense, de Brasil, y enviaron un abrazo de fortaleza y solidaridad a las familias de los fallecidos.

Lo que iba a ser la final de la Copa Sudamericana se convirtió en un homenaje que le dejó los ojos vidriosos a quienes entraron al escenario deportivo y a quienes desde afuera siguieron la transmisión. Se escucharon los himnos de Colombia y Brasil. En redes sociales, muchos brasileros agradecieron a los colombianos y al Atlético Nacional por el gesto.

“Somos una familia”, “Equipo inmortal, campeones para siempre”, “Todos somos Chapecoense” rezaban algunas de las pancartas expuestas por los asistentes. Las lágrimas fueron constantes mientras sonaba el toque de la trompeta durante el minuto de silencio y durante los discursos emotivos.

José Serra, Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil

"Muchas gracias Colombia, de corazón muchísimas gracias. Los brasileños no olvidaremos jamás la forma en la que los colombianos sintieron como suyo este terrible desastre. El dolor que siente toda comunidad del fútbol es muy grande. Quizás no es casualidad que nuestros colores sean los de la esperanza y la paz".

Alejandro Hernández, Conmmebol

"La Confederación Suramericana de Fútbol está de luto, extendemos un abrazo a sus familias. Agradezco a las autoridades departamentales y locales de Antioquia. Ustedes han mostrado su mejor versión”.

Víctor Marulanda, Presidente Club Atlético Nacional

“Hoy es un día muy triste para nosotros, para el fútbol y la sociedad en general. Me duele en el alma ver partir a estas personas. Viajamos todo el tiempo al igual que ellos. Nuestro apoyo y solidaridad al Club Chapecoense y a todas las familias de las víctimas”

Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín

“Lo más importante es respetar la vida. Esto va más allá de lo deportivo, hablamos de respeto. Demos un aplauso que lo sientan desde el cielo”.


Los discursos llenaron de lágrimas a miles de asistentes.


El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil agradeció el gesto de los colombianos.


A las afueras del estadio, la multitud seguía la trasmisión del homenaje.

 

Comentarios