Incomunicados por el desbordamiento de la bancada.
El municipio de Colombia, ubicado en el norte del Huila, a inicios de año, se vio afectado por las fuertes lluvias y en octubre sufrió por un sismo.

Los doblemente colombianos estuvieron incomunicados por varios meses debido a las fuertes lluvias que provocaron una creciente que debilitó el puente El Totumo.

Este, días más tarde dejó aisladas a las veredas Antillas, Zaragoza, Armenia, Playón, Bernaza y Holanda, por una avalancha del río Ambicá. Actualmente el puente se encuentra habilitado gracias al trabajo de la comunidad y la Administración Municipal.

Dos meses después, las fuertes lluvias continuaron y esta vez dejaron como resultado el desbordamiento de la banca. El percance se produjo a las 5:00 de la tarde el 4 de mayo, a tan solo ocho kilómetros del casco urbano de la localidad, luego de que el río Cabrera socavara la carretera al punto de producir el desprendimiento de por lo menos 30 metros de vía.

Dejando la única ruta alterna Baraya, Alpujarra, Dolores- (Tolima), San José, Santa Ana, tramo que aumentaba dos horas más el tiempo de recorrido desde Neiva a Colombia, afectando la movilidad de pasajeros, víveres y productos agrícolas. Todo por cuenta de la pérdida de 100 metros de banca en el sitio conocido como cruce a la vereda a Monguí, hecho que los dejó literalmente atrapados.

Ante este panorama estudiantes, ganaderos, lecheros, comerciantes y comunidad en general se ingeniaron un trasbordo en el lugar de la falla geológica para llegar hasta la capital del Huila. En la población quedaron atrapados dos colectivos de servicio público, los cuales se usaron en horarios especiales para llevar a los pasajeros hasta la zona de transbordo. Los habitantes tuvieron que pasar por la trocha y caminar varios metros hasta un lugar seguro donde los esperaba otro bus para llevarlos a Neiva.

Puente El Milagro

Una vez más, el municipio de Colombia sufrió las inclemencias del invierno. El 6 de julio de 2016 el puente ubicado en la entrada al municipio se hundió como consecuencia de las precipitaciones. El percance ocurrió en las primeras horas de la mañana cuando las lluvias presentadas sobre la cuenca del río Ambicá generaron una desestabilización del puente El Milagro y hundiendo un total de 8 metros de la vía.

Como consecuencia de lo ocurrido, la localidad quedó nuevamente incomunicada con el resto de la región, adicional a esto, una creciente de la quebrada El Barzal afectó el abastecimiento de agua del acueducto local.
 
Pero la caída de una parte del puente El Milagro no fue el único problema que tuvo este municipio, los puentes El Totumo y El Venado también están afectados. Iban a hacer intervenidos, todo estaba listo pero los esfuerzos se concentran en el sector de El Milagro.
 
El puente metálico modular fue reconstruido por los Ingenieros Militares en una semana y media, estructura que le permitió a los ‘doblemente colombianos’ reconectarse con el resto del Huila y del país. 
 
SISMO

El 30 de octubre miles de colombianos sintieron a las 7:20 de la noche un temblor en diferentes ciudades del país. Según el Servicio Geológico Colombiano, el sismo tuvo una magnitud de 5,4 grados en la escala de Richter, y tuvo su epicentro a 14 kilómetros al nordeste de la cabecera municipal de Colombia, Huila.
 
Este municipio fue el más afectado, el epicentro fue a 21.4 kilómetros. El reporte del Servicio Geológico Colombiano señala que el movimiento telúrico tuvo una profundidad “superficial menor a 30 kilómetros" y la capital más cercana fue Neiva a 85 kilómetros.
 
La Policía reportó un derrumbe en la salida de la localidad hacia el centro del departamento del Huila, exactamente en el sector de La Cruz, donde una gran cantidad de rocas y tierra, tenían bloqueado el acceso y salida. Adicionalmente, se afectaron 70 viviendas, la torre de la iglesia y dos carreteras.
 
Los habitantes del lugar durmieron en el parque y fuera de sus viviendas colapsadas, por temor a un nuevo sismo de mayor magnitud. Fueron varias las personas atendidas en el hospital local por crisis nerviosa.
 


Toda clase de ‘maromas’ hicieron los habitantes de Colombia, para atravesar el quebrado puente El Milagro, sobre el río Ambicá, que los comunica con el departamento.


Las viviendas afectadas por el sismo de 5.4 grados en la escala de Richter. 

Comentarios

comentarios