Marly Moreno, directora del Instituto de Cultura, Recreación y Deportes de Pitalito, insiste en que quieren manchar el buen nombre de la institucoinalidad.
La directora del Instituto de Cultura, Recreación y Deportes de Pitalito, Marly Moreno, dijo que actuó conforme a la ley en un proceso licitatorio para la compra de elementos para las escuelas de formación artística y deportiva. Las declaraciones las hizo después de que se publicara en redes sociales una información que hablaba de un posible caso de corrupción.

“Abrimos un proceso de subasta inversa para la compra de varios elementos deportivos, culturales y de oficina. Fue un proceso claro que, de acuerdo a la Ley 80, le permitió presentarse a toda la comunidad y a todos los oferentes de cualquier parte de Colombia. Hubo un tiempo para presentar las observaciones respectivas pero nadie las hizo y solo se presentó un oferente”, dijo Marly Moreno.

$186 millones

De acuerdo con los datos en redes sociales, en el contrato se compraron elementos con sobrecostos. Dicen que “por ejemplo: una cabina que se cotiza en varios almacenes a quinientos mil pesos, fue comprada por tres millones seiscientos mil pesos. Y una perla mayor: el rabo de gallo que en cualquier parte vale a tres mil pesos, fueron comprados a diez mil quinientos pesos”.

Al respecto, la directora dice que cuando fueron a suscribir el contrato se revisaron cada uno de los ítems. “Me percaté de que algunos no correspondían a las especificaciones de unos instrumentos musicales solicitados, que otros estaban por debajo del precio del mercado. Llamamos a la única empresa que se presentó y después de esos se llamó a las escuelas de formación artística para verificar si existían otros ítems que no correspondieran con los precios”, sostuvo.

El contrato asciende a 186 millones de pesos pero aún no se ha ejecutado, dijo Marly Moreno. Agregó que se hizo un acto modificatorio de la licitación en el que se eliminaron cerca de 30 elementos y se cambiaron algunos precios.

“Hemos hecho todo de manera transparente. Son recursos provenientes de un estudio de mercado aprobado que corresponde al Inderhuila y otros recursos del Premio Nacional de Bibliotecas Públicas. El contrato se debía adjudicar o de lo contrario los recursos se perderían”, explicó.

Cabe resaltar que la convocatoria para la adjudicación se realizó a través del Sistema Electrónico de Contratación Pública –SECOP- una plataforma en el que se llevan a cabo la contratación en línea.

“Es lamentable que después de llamar a cada uno de los instructores para constatar la información, salen noticias tergiversadas en redes sociales para dañar el buen nombre que tiene la institucionalidad, señalando sin argumentos. Estoy tranquila diciéndole a la comunidad laboyana que continuaremos trabajando y que pueden entrar a revisar si así lo requieren”, insistió la directora del Instituto de Cultura, Recreación y Deportes de Pitalito.

Hasta el momento la compra no se ha hecho efectiva. Es decir, el Instituto no ha pagado, solo lo hará hasta cuando se revisen los elementos adquiridos con todas sus especificaciones y tenga el visto bueno del supervisor.

Comentarios