Fotos: Óscar Roldán.

Fotos: Óscar Roldán.

En buses y camiones cientos de guerrilleros de las Farc recorrieron este martes las principales vías y municipios del territorio opita rumbo a las zonas de concentración del Tolima, donde mañana tendrán que estar agrupados como lo estipula el proceso de paz.

La mayoría de ellos provenían de la zona del Yarí, en el Caquetá y otras regiones del sur del país, eran integrantes de las diferentes columnas del Bloque Sur de las Farc.

Iban con banderas rojas y amarillas, llevaban sus trasteos, armamento y las pocas cosas que podían cargar desde la espesa selva Colombia a la civilización, es para ellos la recta final, al pasar de la guerra a la paz.

Estaban optimistas, felices y con muchos anhelos de tener una mejor vida, esperan con ansias llegar a su destino, hicieron varias paradas para descansar, una en Garzón y otra en las afueras de Neiva.

Andaban vestidos de civil, atrás quedaron los pesados camuflados, que por muchos años adornaron sus cuerpos, están cansados del combate, quieren tener un mejor futuro, aprender un oficio y ser productivos para la sociedad.

Aún obedecen las órdenes de sus cabecillas y comandantes, siguen leales a su causa y por eso emprendieron esta marcha final, la última de este movimiento armado en su historia, la que los llevará definitivamente a silenciar los fusiles y dejar las armas para siempre.
 

Son temerosos al hablar, no quieren entrar en detalles con sus vidas, solo quieren pasar la página, salir adelante, olvidar el pasado lleno de sufrimiento y sangre, quieren estar con sus familias y cumplir sus sueños.

Muchos a pesar de su edad aún quieren estudiar, ser profesionales y aprender a ganarse la vida de otra manera, confían en que el Estado les brinde las herramientas, les den salud, educación y los vinculen en programas sociales.

Se les nota arrepentidos por muchos actos violentos y muertes que causaron en esta guerra injusta que duró más de cinco décadas y que por fin ha llegado a su fin con único ganador, Colombia.

La marcha en todo el país

Más de 7.000 guerrilleros de las Farc empezaron a ocupar las 23 Zonas Veredales Transitorias de Normalización y los ocho campamentos en donde pasarán un máximo de 180 días para llevar a cabo su desarme, como quedó estipulado en los acuerdos firmados por los miembros de esta guerrilla y el Gobierno.
 

Desde el fin de semana, iniciaron las caminatas de los guerrilleros para llegar hasta los sitios acordados. En el Huila, aunque los miembros del frente 17 y de la Columna Teófilo Forero hace ya algún tiempo se habían replegado hacia el Meta y Caquetá, las autoridades montaron un operativo para garantizar que los miembros de este grupo insurgente pudieran llegar hasta las zona transitorias que quedaron ubicadas cerca a los límites del departamento, como es el caso de Planadas, en el Tolima y Las Morras, en San Vicente del Caguán.
 
Ayer desde diferentes sitios de San Vicente del Caguán, por trochas y ríos, salían guerrilleros fusil al hombro buscando la carretera que comunica a este municipio con Neiva. Desde allí se embarcaron en camionetas y camiones para llegar al mítico poblado de Las Morras, en donde está ubicada una de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización.

 

La misma situación se vio en la zona limítrofe entre los departamentos de Huila y Tolima, donde los miembros de las Farc realizaron la caminata para llegar a Planadas, Tolima, para ocupar otra de las zonas veredales, en la logística y seguridad de los guerrilleros estaba comprometido todo el Gobierno.

En Neiva, el comandante de la Policía Huila, coronel Óscar Pinzón, dijo que se ofrecieron todas las garantías para que los insurgentes llegaran a los sitios de concentración sin ningún problema.

“Desde la semana pasada han estado transitando para llegar a las zonas veredales, se les ha prestado toda la atención y seguridad con carreteras y personal especializado de la Unipec que les está haciendo los traslados, hasta el momento no hemos tenido ninguna novedad y por el contrario podemos dar un parte de tranquilidad. Esperamos que el martes estén todos ya ubicados en las Zonas Veredales Transitorias de Normalización”, dijo el coronel Pinzón.
 
Con respecto a la vecindad de la zona de normalización ubicada en Planadas, Tolima, con el departamento del Huila, el gobernador Carlos Julio González Villa, aseguró que no existe la menor posibilidad de que esa zona le vaya a generar malestar a la región. 
 

“La movilización y tránsito hacia las zonas de normalización está perfectamente diseñada, nos reunimos con el Ministro de Defensa el sábado y con el alto consejero para la paz y todo está garantizado, los organismos internacionales harán el acompañamiento por lo que esta zona no representa ningún riesgo para el Huila”, expresó el mandatario de los huilenses.

 UBICACIÓN

Estas zonas estarán distantes de cascos urbanos, cabeceras municipales, de áreas fronterizas, parques naturales, áreas de infraestructura estratégica, de cultivos ilícitos, de zonas de explotación minera o cerca a grupos étnicos y resguardos indígenas.  

Dentro de las zonas las órdenes de captura estarán temporalmente suspendidas. La Organización de las Naciones Unidas, ONU, será el ente responsable de recibir la totalidad del armamento por parte de las Farc.

Estas zonas tendrán una logística para atender las necesidades básicas y unos dispositivos de seguridad. Para estas zonas se implementarán dispositivos especiales y robustos por parte de la Fuerza Pública.

BUEN AMBIENTE

El Gobierno Nacional celebró ayer que las Farc hubiera iniciado su travesía para ubicar en las zonas de normalización a los guerrilleros que faltaban, es optimista que hoy 31 de enero cuando vence el plazo para que todos los miembros de las Farc estén agrupados, a pesar de todos los inconvenientes que se han tenido se podrá dar cumplimiento a lo acordado.

“Los primeros guerrilleros arrancaron este fin de semana su camino, fusil al hombro, dispuestos a intercambiarlo por una vida en la legalidad, una vida en democracia, una vida distinta que contribuya a la construcción de la paz”, dijo el comisionado de paz Sergio Jaramillo.

Y agregó que “desde el domingo comenzaron a moverse 928 hombres en varios departamentos como Meta, Putumayo y Antioquia. Recorridos de hasta siete horas a pie, en buses, camionetas o pangas, por caudalosos ríos, todos acompañados por la ONU y por miembros de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz”.

Ayer lunes se realizaron cinco operaciones para movilizar a 598 hombres y mujeres de las Farc a las zonas veredales. Para hoy martes están programados 15 movimientos, con el propósito de ubicar a otros 2.541 integrantes de esta guerrilla.

 

 

Comentarios

comentarios