Durante décadas, el turismo ha experimentado en el mundo un crecimiento sostenido y una diversificación en los servicios ofertados, que lo ha convertido fácilmente en el sector económico que crece con mayor rapidez. Es de anotar que el turismo como actividad económica tiene una estrecha relación con el desarrollo socioeconómico de los países en cada continente, asumiendo un protagonismo más allá de discursos.

El Turismo desempeña un papel muy importante en la evolución económica de los países, ya que contribuye al desarrollo de las diferentes actividades que atienden en forma específica la demanda de los turistas, como el hospedaje, restaurantes y bares, agencias de viajes, transporte de pasajeros, centros de diversión, artesanía, entre otras.  También atrae inversión nacional y extranjera que se orienta a esos renglones, y en TODOS los casos impulsa la infraestructura regional, mediante la construcción de aeropuertos, autopistas, puertos y urbanización, en general. De la misma manera, es un importante generador, tanto de divisas como de un número considerable de empleo. Cada vez que un turista extranjero compra algo, por ejemplo, “una Chiva de Pitalito”, es considerado como una exportación para el país que lo vende. Pero el turismo no solo es externo, también el turismo interno es importante y constituye una forma de redistribución de la riqueza en el país.

España en Europa y México en Latinoamérica son los países que más han sabido enfocar sus esfuerzos para crecer este renglón económico, y dinamizar así sus economías. Ellos entendieron hace mucho la importancia estratégica del turismo pues tiene un impacto rápido y directo en sus economías. El Consejo Mundial de Turismo y Viajes registra en sus informes que el turismo es la industria más grande del mundo, superior a la del automóvil, el acero, productos electrónicos y la agricultura.

Tuve la oportunidad de vivir en México, y ese gran país tiene en el turismo un sector que representa el doble de la media de los 35 países miembros de la OCDE, es decir el turismo representa el 8.7% del PIB, cuando la media del organismo internacional es de 4% del PIB. Fui a buscar el ‘Estudio de la Política Turística de México’ y sin sorpresa encontré que hace especial énfasis en la importancia de “mejorar la red de transporte” con la que cuenta el país, subrayando la necesidad de fortalecer “la conectividad aérea”, especialmente con mercados emergentes de Asia, “incrementar la competencia para reducir los precios de los vuelos domésticos”, “mejorar la conectividad intermodal”, y robustecer la accesibilidad y seguridad del transporte terrestre.

En el contexto regional es de resaltar que en la actualidad ningún atractivo del Huila, está entre los 20 destinos más recomendados por el portal de internet globalmente reconocido TripAdvisor. Una región similar como lo es El Viejo Caldas tiene en ese listado 4 destinos. De manera particular quise analizar el comportamiento del departamento del Quindío, y el informe de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío, entrega resultados del desarrollo económico a partir del turismo que puedo resaltar, asi: El turismo participa en un 4,6% del PIB departamental, la evolución de las empresas activas Prestadoras de Servicios Turísticos inscritas ante la cámara han pasado de 250 en el 2003 a más de mil en el 2015, esa evolución ha sido la misma de su infraestructura de hospedaje la cual ya cuenta con más de trece mil camas y de estas más del 76% están en zona rural, y que ese mismo desarrollo de infraestructura ha llevado a que el departamento del Quindío posea hoy 3 parques temáticos, 5 recorridos temáticos y un 1 museo de los cuales la mayor parte de los parques y recorridos temáticos se encuentran en zona rural.

A la Industria turística se le ha denominado: LA INDUSTRIA SIN CHIMENEAS, por tratarse de una gran generadora de empleos. Aunque no es una Industria productora de materias primas (Primaria) ni transformadora de estas (Secundaria), sino una Industria de Servicios (Terciaria), es capaz de generar desarrollo económico, empleos bien remunerados y sobre todo muy estables. El Huila y Neiva necesitan de la industria sin chimeneas.

Comentarios