Tres personas fueron capturadas por apropiarse de los alimentos del restaurante escolar de la Institución Educativa Limonar. Foto Sergio reyes.
Unas bolsas con las mismas características de las de la basura pero que pesaban más de lo normal despertaron la sospecha del vigilante de la Institución Educativa Limonar, por lo que el hombre decidió seguirles la pista a ver hasta donde llegaban, para sorpresa suya, más no para los habitantes del sector que ya sospechaban de la pérdida de los alimentos en esa escuela, las bolsas estaban llenas de mercado.

La Policía fue alertada y llegaron hasta el sitio, donde dieron captura a tres mujeres que operaban el restaurante escolar. Las bolsas estaban llenas de paquetes de harina, leche, pollo, hamburguesas y granos.

Las mujeres pertenecían a la Cooperativa Multiactiva Surcolombiana de Inversiones, que opera el Programa de Alimentación Escolar (PAE), en Neiva por un valor de $4.335 millones.

Los vecinos de la escuela que ya sospechaban que algo raro estaba pasando con los alimentos del restaurante, fueron testigos de la llegada de las autoridades y de la captura de las tres mujeres.

“Desde las seis de la mañana llegaron los carros de la Policía y empezaron a mirar por todos lados, fue cuando nos enteramos que habían ‘pillado’ a unas de las trabajadoras del restaurante de la escuela sacando el mercado. Sacaban las bolsas y las ponían al otro lado de donde dejan las de la basura y antes de que pasara el carro recolector, un tipo con una carreta las recogía”, narró uno de los vecinos de la escuela que presencio la escena y pidió omitir su nombre. 

EL CONTROL

Según la Secretaría de Educación de Neiva, el Programa PAE tiene una vigilancia por medio de una empresa externa denominada Cooperativa de Profesionales de Colombia Creer en los Nuestro, para lo que respecta al cumplimiento de la minuta esta empresa es la encargada de realizar las auditorias.

Para el restaurante escolar, la vigilancia está a cargo de un Comité de Veeduría, integrado por padres de familia, el personero estudiantil, un funcionario de la institución educativa y un delegado de la interventoría por parte de la Secretaría de Educación de Neiva.

“Apenas se tuvo conocimiento del hecho hicimos presencia en la institución educativa y a pesar del suceso que se presentó el programa de alimentación no se suspendió y siguió funcionando normalmente. La cooperativa reemplazó las funcionarias y se cumplió con el suministro de los alimentos a los estudiantes”, dijo un funcionario de la Secretaría de Educación de Neiva.
 
ACOMPAÑAMIENTO DE LA CONTRALORÍA

La Contraloría Municipal de Neiva desde hace varios meses venía haciéndole acompañamiento a la comunidad para que denuncien este tipo de irregularidades.
Justamente dos semanas atrás estuvieron en la Institución Educativa Limonar y la comunidad expresó inconformismos con el funcionamiento del restaurante.

“Con su eslogan ‘control fiscal con sentido público’, la Contraloría hace un par de semanas hizo presencia en la Institución Educativa Limonar, se realizó una reunión con los diferentes estamentos de la institución, en esa reunión se nos puso de presente unas presuntas irregularidades relacionadas con el hurto de elementos del restaurante escolar, allí orientamos a la comunidad y en especial al rector de qué acciones debía adelantar”, expresó el contralor de Neiva, José Hildebrand Perdomo Fernández.

Al parecer, los llamados de la Contraloría calaron en la comunidad educativa, que al ver las bolsas sospechosas decidieron llamar a las autoridades y comprobaron que el mercado de prepararle los alimentos a los estudiantes se lo estaban llevando junto con la basura para no despertar sospecha.

Igualmente, la Contraloría viene capacitando a los nuevos Contralores Estudiantiles en la vigilancia del manejo de los recursos en sus escuelas para que eventos tan desagradables como el de Limonar no se vuelvan a presentar.

“Teniendo en cuenta que se están eligiendo por estos días los Contralores Estudiantiles a través de un proceso de formación les contamos lo que pueden hacer y les damos las armas y los instrumentos diciéndoles cómo deben actuar, que deben hacer frente a situaciones como esta tan claves, tan traumáticos como es el Programa de Alimentación Escolar”, agregó el contralor.  

Este programa ya ha dado sus primeros resultados, el año anterior el Contralor Estudiantil del Técnico Superior denunció unas irregularidades en el restaurante escolar de su institución y en compañía de la Contraloría Municipal se logró corregir la situación a tiempo.

“Las intervenciones nuestras aliadas con las autoridades estudiantiles son claves porque nos permiten actuar en tiempo real, oportunamente y evitar que se pierdan los escasos recursos que son destinados a la alimentación escolar. En algunas instituciones nos han dicho que la minuta no corresponde a la cantidad, como se van a robar los alimentos, eso es una infamia. Por ejemplo que si son 20 gramos de pan como van a entregar 10 gramos”, denunció el contralor de Neiva.      

LAS CAPTURADAS

Las tres manipuladoras de alimentos, de la Cooperativa Multiactiva Surcolombiana de Inversiones y que estaban asignadas a la Institución Educativa Limonar, fueron remitidas a los calabozos de la URI. Según la Policía, los elementos que estaban hurtando tienen un valor aproximado de $1.500.000. Ayer por la tarde, estaban a la espera para  comparecer ante un Juez de Garantías para la legalización de las capturas.

Se espera que la investigación aclare si este robo se venía presentando continuamente o era la primera vez. Respecto al hurto, el rector de la institución guardó silencio y no quiso recibir a los medios de comunicación.

Entre tanto, la comunidad del barrio Limonar y la ciudadanía en general, expresaron su rechazo al robo de los alimentos, que son para los estudiantes de escasos recursos y que históricamente han sido asediados por los distintos actores que participan del programa PAE.   
 


Un funcionario de la institución educativa alertó a las autoridades cuando vio que las funcionarias sacaban las bolsas con mercado junto a las de la basura.


Harina, pollo, granos, hamburguesas, entre otros productos estaban dentro de las bolsas.   
 

José Hildebrand Perdomo Fernández, contralor de Neiva.

 

Comentarios