Isaac Vargas Morales, procurador saliente
Aunque el remezón era previsible,   el relevo intempestivo de los 32 procuradores regionales del país sorprendió a los propios funcionarios.

La medida, como lo informó en primicia LA NACIÓN se produjo el 17 de febrero, minutos antes de terminar la jornada laboral.

La secretaria General de la Procuraduría María Isabel Posada Corpas, vía fax, les notificó la declaratoria de insubsistencia a los primeros 22 procuradores regionales. Entre ellos figuraron, Isaac Vargas Morales en el Huila y Olga Lucía Manrique Osorio de Caquetá.

Igualmente incluyó el retiro de Cesar Augusto Murcia, quien se desempeñaba como procurador segundo distrital en Bogotá, luego de haber estado en la capital huilense.

Los actos administrativos estaban firmados por el procurador General Fernando Carrillo Flórez, sin ninguna motivación. La semana pasada el remezón se extendió a la totalidad de los departamentos. No hubo explicaciones de fondo.

Los procesos disciplinarios que se venían instruyendo, los procedimientos verbales y las audiencias convocadas con anterioridad quedaron en suspenso.

La decisión, según lo reportó la Procuraduría General, se tomó para evitar el preaviso y, en algunos casos, la sindicalización como se venía rumorando, lo que podría traumatizar la reestructuración en ese organismo de control.

Tras el retiro, las actividades administrativas quedaron virtualmente congeladas. Los casos urgentes fueron asignados a los procuradores provinciales, lo que generó malestar por la interinidad que comenzó a registrarse

El viernes pasado fue encargada en comisión, la joven abogada Beatriz Eugenia Ríos Vásquez, quien figura como procuradora judicial administrativa en Florencia (Caquetá), cargo al que ingresó por concurso. Para Caquetá fue encargada Vilma Aceneth Moreno Martínez, funcionaria de carrera en Bogotá.

El saliente procurador regional, Isaac Vargas, quien regresará a Ibagué su tierra natal, analizó el tema.
 
-¿Qué fue lo que pasó?

El viernes 17 de febrero a las cinco de la tarde se me comunicó por parte de la Secretaría General que el Procurador me había declarado insubsistente. Solo tengo palabras de agradecimiento con los servidores de la Procuraduría que me acompañaron en esta travesía de siete meses. Pienso que se trabajó con ahínco en los procesos disciplinarios, pienso que hay un buen récord que mostrar y en muchas acciones preventivas.
 
-¿Sabe por qué se declaró la insubsistencia?

No quisiera pronunciarme, en realidad fue imprevista. Pienso que el trabajo de uno lo acreditan, lo evalúan…Es un trabajo que hicimos con mucha honestidad, desprendido de amiguismos, de cosas políticas, pero bueno, el Procurador es el que manda y el optó por no tener en cuenta esos parámetros y se inclinó por la insubsistencia.
 
-¿Esta decisión generó traumatismos?

Claro, una decisión de estas, genera esa situación que usted menciona.
 
-¿Fue un relevo generalizado?

No tengo conocimiento pero si sé que fue una gran cantidad de procuradores los que salimos.
 
-¿Cree que el relevo se produjo por las cercanías con el anterior Procurador?

No sé. En mi caso, cercano al procurador Ordóñez no fui. Presenté mi hoja de vida y de alguna manera él fue quien me vinculó. Esa frase de que cada torero llega con su cuadrilla es muy cierto.
 
-¿Y esa es la regla?

Deberían tenerse otros parámetros, una dosimetría por su trabajo, que sea el trabajo el que acredite su continuidad o no, independientemente de cualquier otra situación.
 
-¿Otros motivos?
 
El Procurador tuvo su razón para haber desvinculado a esa cantidad de procuradores. Generalmente eso ha ocurrido así, que uno no las comparte pero hay que aceptarlas porque así ha sido la forma, la costumbre…
 
-¿En qué quedaron las acciones sobre El Quimbo?

Ese tema me mereció toda la dedicación. La audiencia ambiental realizada el 11 de noviembre fue un punto de partida para evaluar el incumplimiento de algunas entidades, el incumplimiento de Emgesa.

¿Quiénes han incumplido?

Se evidencia ciertamente que hay incumplimientos. Pero debe ser la Corte Constitucional la que determine si se cumplió con lo que ordenó en la sentencia T-135 o si alguien está incumpliendo. Esos documentos se los entregué al procurador Agrario y Ambiental, John Fisher para que le sirva de soporte, para que retome la bandera y no la deje caer.
 
-¿Qué concluyó la Procuraduría?

Es un tema de gran magnitud en todo su orden, ambiental, social, económico, cultural, desde el punto de vista del Producto Interno Bruto. Es un tema de una repercusión enorme que hay que necesariamente hacerle un seguimiento con mucho detenimiento, con mucho estudio y tienen que participar todas las fuerzas vivas para encontrar una solución.
 
-¿Esta audiencia se alcanzó a solicitar?

Estaba en eso, preparando el documento para solicitarle al presidente de la Corte Constitucional la necesidad de esta audiencia. En eso estaba cuando me comunicaron mi salida.
 
-Usted examinó la crisis de la salud. ¿Sirvieron las acciones preventivas?

Este es un problema estructural, estamos como un corcho en un remolino, pero no por eso podemos permitir que haya personas tiradas en los hospitales, en las IPS. El Huila no es la excepción. Es necesario que exista una red de veedores de las EPS.
 
-¿En el Huila está colapsando el sistema?

Hay en déficit de camas, claro. Ese es un problema de las EPS con la IPS que las primeras no cancelan, que las IPS no prestan el servicio, o porque el Fosyga no les paga. El gobernador le ha puesto mucho fundamento a esto es muy grave y hay que ponerle cuidado.
 
-¿Cómo vio la inseguridad urbana?

Hay un grave problema de pandillismo que debe abordarse con urgencia. Ese es un problema que no se les puede salir de las manos a las autoridades. El problema de inseguridad urbana es un problema de autoridad. Hay que trabajar conjuntamente para erradicar focos que se están presentando en diferentes sitios de la ciudad que se están volviendo peligrosos. 
 
-¿Sitios peligrosos? ¿Cuáles?

El parque Santander, por ejemplo, hay necesario que se tomen cartas en el asunto, aquí se presentan muchas situaciones irregulares…
 
-¿Cómo cuáles?

Conductas irregulares que riñen con el nuevo Código de Policía, como prostitución… otros sitios, El Malecón, hay inseguridad, se requiere que haya más presencia de las autoridades en estos sitios.
 
-¿Estudió el microtráfico?

Ese es otro tema. El aumento del consumo de sustancias sicoactivas ¡por Dios! Es un tema que amerita un trabajo inmediato, rápido, es muy grave, todos los organismos deben ejercer sus competencias, lo mismo que el consumo de licor.
 
-¿Con los acuerdos de paz mejoró el orden público?

Los acuerdos apenas ahora comienzan a verse los resultados. Estamos en una etapa de transición. En la medida en que se implemente, seguramente, tienen que dar resultados. En la medida en que se implemente de manera urgente.
 
-¿Prioridades para evitar esto?
 
Si no se implementa seguramente se van formar grandes problemas en los diferentes sitios donde hubo presencia guerrillera. Pero quedan grandes retos: la ejecución de los programas del posconflicto y la presencia de la fuerza pública en los lugares que dejó la guerrilla para evitar que otros actores lleguen.
 
-¿Qué labores emprendió frente a la corrupción?

Este tema de corrupción como tal, se produjeron algunos fallos, pero ese tema amerita un análisis pormenorizado porque indudablemente la corrupción está en todos los sectores. El reto es muy grande de los organismos de control en este campo.
 
-¿Qué labores emprendió frente a la tragedia en el estadio?

El caso del estadio lo manejó directamente la Procuraduría Provincial de Neiva. Él lo remitió directamente a la Procuraduría en Bogotá.
 
-¿Qué hallazgos encontró la Procuraduría en la polémica remodelación del estadio?

Le repito, ese tema no lo trabajé, lo abordó directamente el procurador provincial, Jimmy Veloza, instruyó el proceso y lo remitió a la delgada en Bogotá.
 
-¿Y frente a las obras inconclusas que labor ejerció?

En eso me encontraba. El tema fue incorporado en un plan de acción para este año, diseñado con la comisión de moralización. Íbamos a trabajar temas como el estadio, con la contratación directa, con un solo oferente, que termina quedándose con los contratos. Existen como cadenas en esa materia. Y ese único oferente aparece en muchas regiones del país ganándose las contrataciones.
 
-¿La Procuraduría evaluó las irregularidades detectadas en Comfamiliar?

No, ese tema no lo conocimos.
 
Empalme transitorio en Neiva
 
La joven abogada Beatriz Eugenia Ríos Vásquez, asumió a partir de ayer, transitoriamente, la procuraduría regional, en reemplazo de Isaac Vargas Morales, quien fue retirado como sus demás colegas. La funcionaria estará en comisión hasta que se surta el proceso de selección. Durante todo el día se realizaron las labores de empalme.

La servidora pública se desempeña desde el año pasado como procuradora judicial administrativa en Florencia (Caquetá), cargo al que ingresó por concurso.

La profesional, se desempeñó como juez administrativa en Neiva, hasta que fue designada en propiedad en la capital caqueteña al quedar en la lista de elegibles.

La funcionaria permanecerá en el cargo hasta que se surta el proceso para la selección de los procuradores regionales.
 


Beatriz Eugenia Ríos, encargada.

 

Comentarios