Más de 600 metro cúbicos de arena fueron extraídos de las bocatomas.
Pese a la crítica situación que han vivido los neivanos por estos días, por la falta de agua y las dificultades para captar el líquido en las bocatomas, ayer, en horas de la tarde se restableció el servicio. La amenaza de corte se mantiene si continúan las crecientes en Las Ceibas. Persiste la Alerta Naranja en el municipio de Neiva debido a los cambios climáticos, la fluctuación de los caudales y la turbidez.

Aunque el servicio ya fue restablecido para toda la ciudad, se conoce de algunos barrios periféricos donde el agua aún no ha llegado, debido al alto consumo que se registra en la mayoría de la ciudad, lo que genera demoras para los barrios más alejados.

“Estamos revisando cada uno de los casos y en las próximas horas empezaremos a abastecer estos sectores con carrotanques. La mayor dificultad que tenemos en este momento es la gran cantidad de material de arrastre (arena) y grava (palos y piedras grandes) que sigue llegando a las bocatomas, lo que nos impide aumentar el volumen de captación. Por el momento seguimos trabajando a toda marcha con maquinaria pesada para mantener los niveles en plantas”, manifestó Olga Lucía Acosta, subgerente Técnica y Operativa de Las Ceibas, Empresas Públicas de Neiva.

Alerta Naranja

Rubén Darío Perdomo, jefe de Plantas de Las Ceibas, recordó a los neivanos que se mantiene la Alerta Naranja en todo el municipio debido a los cambios climáticos, la fluctuación de los caudales y la turbidez del río Las Ceibas.

“En este momento la situación está controlada desde las bocatomas, pero podemos decir que sigue siendo critica debido a la gran cantidad de material pesado que trae el río. Es de aclarar que seguimos en Alerta Naranja, lo que nos indica que debemos estar alerta, pendientes en las bocatomas  y las plantas, atentos a las variaciones de las condiciones climáticas”, manifestó Perdomo.

“Tenemos personal trabajando las 24 horas del día. Contamos con maquinaria pesada en las dos bocatomas -dos retroexcavadoras oruga y una retroexcavadora de llanta-. Esta maquinaria está extrayendo todo el material de arrastre que trae el río. De igual manera estamos en plantas controlando de manera permanente  los caudales, la idea es mantenerlos estables para poder brindar un buen servicio a toda la comunidad”, recalcó el jefe de Plantas, quien coordina desde la semana pasada los trabajos en las bocatomas El Guayabo y El Recreo.

Por su parte el alcalde de los neivanos, Rodrigo Lara Sánchez, hizo un llamado a la ciudadanía para racionalizar el consumo de agua.  “Pese a que el servicio de agua ya fue restablecido, no podemos bajar la guardia. El personal de Las Ceibas, Empresas Públicas de Neiva, sigue trabajando las 24 horas del día para garantizar el servicio a los usuarios. Se recomienda a los neivanos racionalizar el líquido que tengan almacenado en sus viviendas”, dijo desde su cuenta de Twitter el alcalde Rodrigo Lara Sánchez. 

Varios días sin agua 

Nuevamente la ciudad de Neiva estuvo cerca de 36 horas sin agua. La situación se tornó crítica debido a que el comportamiento del río no mejoraba y se hacía imposible captar y tratar el agua para llevarla a los hogares.

Las instituciones educativas suspendieron clases en la tarde de ayer, y muchos establecimientos comerciales, como los restaurantes, agotaron las reservas para poder funcionar.

No obstante, los niveles del río Las Ceibas y las unidades de turbidez bajaron, lo que permitió restablecer el servicio sobre las 3:00 de la tarde.

“Hemos tenido una emergencia durante los últimos diez días, vimos como la semana pasada tuvimos una creciente bastante fuerte en la cuenca del río Las Ceibas que obviamente ha afectado el suministro de agua, el problema ha sido que hemos continuado con niveles de turbidez bastante altos, que impiden la captación de agua y el tratamiento respectivo” dijo el alcalde de Neiva, Rodrigo Lara Sánchez.

Niveles altos de turbiedad

Usualmente, los altos niveles de turbiedad que se han presentado en Las Ceibas tardaban dos o tres días, máximo, pero tras la avalancha, la se han mantenido por encima de las  siete mil unidades, lo que ha impedido la captación del agua.

El reservorio ha suministrado agua durante la emergencia al 30% de la ciudad, dándole prioridad a clínicas y ancianatos.

“El reservorio es una estructura que se construyó, pero que actualmente solamente funciona para el 30% de la ciudad, no existe una conexión entre la reservorio y la plana Kennedy y la planta Jardín que suministran el otro 70% del agua para el municipio, pero el reservorio, por ejemplo, como no se ha podido captar, ya se consumió el agua y actualmente los niveles son mínimos” aseguró Lara.

Pronostican más lluvias

Lo más preocupante de la situación, es que se ha pronosticado que las lluvias van a continuar y que es muy posible que se presenten nuevos cortes por crecientes en el río Las Ceibas.

Aunque las bocatomas no han sufrido ningún daño de consideración, si han estado colmatadas de material de arrastre, tan solo el domingo luego de 44 viajes, funcionarios de Las Ceibas, extrajeron 616 metros cúbicos de arena de la bocatoma El Guayabo, transportados en doble troques que tienen capacidad para 14 metros cúbicos; esto, sumado a que bajaron los niveles de turbidez a 1.900, permitió suministrar nuevamente agua a los neivanos.

“Que nos bajara un poquito la turbiedad y que hemos estado trabajando con maquinarias, el río ya nos dejó meterle maquinaria, porque ayer era por raticos, porque también era peligroso que se llevara la máquina y al operario” señaló Olga Lucía Acosta, subgerente Técnico de Las Ceibas – Empresas Públicas de Neiva.

Y añadió que, “Se nos llenó todo de arena, eso me tapó todo el sistema, ahora me toca entrar a hacer mantenimiento a la línea de conducción porque debe haber bajado cualquier cantidad de material”.

Bocatomas y plantas retomaron trabajos

Las bocatomas El Guayabo y Tomo, y las tres plantas de tratamiento iniciaron trabajos, pero se continúa en alerta, debido a que el comportamiento del río podría ser el mismo durante al menos 10 días más, “esto después de una avalancha el comportamiento del río dura entre 15 días y un mes así, que manda arto material de arrastre” afirmó Acosta.
 
Fuente alterna para Neiva

Evaluando la situación, el alcalde de Neiva, manifestó que están proyectando adelantar un estudio para una fuente alterna de agua, ya que la ciudad solo depende de las Ceibas, y este tipo de situaciones ponen al municipio ad portas de una emergencia sanitaria.

“Tenemos una gran debilidad en el municipio y es que dependemos única y exclusivamente de un sola fuente de agua como es el río Las Ceibas, no  tenemos una fuente alterna, por eso es importante el estudio que nosotros vamos a adelantar para una fuente alterna para el municipio”, acotó.

Neiva, en solidaridad con los damnificados por las avalanchas de Rivera y Campoalegre, ha estado enviando carro tanques de agua a estos municipios, no obstante, de continuar la emergencia en Neiva,  se tendría que racionar el líquido para los neivanos.
 


En la tarde de ayer se normalizó el servicio de agua en Neiva.

 

Comentarios

comentarios