Campesinos de la verada Colón, de Algeciras, quedaron aislados por un represamiento de río Neiva. Fotos Fernando Polo.
Los habitantes de las veredas Colón, El Silencio y El Casil, y todas las familias que habitan la ribera del río Neiva tuvieron que salir ayer nuevamente a buscar las partes altas de las montañas huyéndole a una nueva avalancha que se anunciaba debido a un represamiento.

Las fuertes lluvias ocasionaron hacia las diez de la mañana el desprendimiento de dos hectáreas de tierra que cayeron a río Neiva, en el sector de la vereda Colón, lo que puso en alerta la población.

Desde el mismo momento en que los campesinos informaron de lo que estaba ocurriendo, el alcalde de Algeciras, Javier Rivera, se puso al frente de la situación y empezó a pedir ayuda para que los organismos de socorro alertaran a la comunidad que habita la ribera de río Neiva y buscaran la parte alta de las montañas.

Horas antes una creciente de la quebrada El Tigre había puesto en alerta a los habitantes de la vereda El Silencio. Hasta anoche la situación era incierta, la cantidad de agua represada formó una inmensa laguna que amenazaba con romperse en cualquier momento.

“Desde por la mañana empezó a represarse agua por la tierra que cayó en el río, nos tocó salir para la parte alta porque eso en cualquier momento se puede romper y se lleva todo lo que encuentre, como pasó hace ocho días”, dijo el agricultor Uldarico Hoyos, habitante de la vereda Colón.

ALERTA EN CAMPOALEGRE

La situación en Algeciras provocó alertas en Campoalegre, donde río Neiva inundó gran cantidad de cultivos con la avalancha del pasado 22 de febrero.

En Campoalegre los organismos de socorro llamaron a conservar la calma y a desalojar la ribera del río Neiva, aclararon que este afluente no pasa por la zona urbana del municipio y que solo afecta la parte rural y las arroceras, que ya fueron arrasadas en la avalancha anterior.

Desde ayer el alcalde de Algeciras, Javier Rivera, estaba solicitando al Ejército un sobrevuelo en helicóptero para hacer un reconocimiento de la zona y tomar las medidas necesarias para proteger a los campesinos de todas las veredas afectadas.

EN RÍO CEIBAS

Si por Algeciras llueve por los lados del corregimiento Río Ceibas no escampa. Desde el fin de semana anterior los derrumbes tienen aisladas a seis veredas, los campesinos se quejaron porque ya van a completaron dos fines de semana sin poder sacar los productos.

Hasta el martes anterior se habían contabilizado 40 derrumbes pero esa cifra subió a 65 debido a las lluvias, y tienen colapsada la carretera Neiva- Balsillas desde el kilómetro 32 hasta el 45.

En este sector los organismos de socorro que llegaron hasta el sitio para llevar ayudas humanitarias contabilizaron 60 familias y tres escuelas afectadas.

Según el presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Alto Motilón, desde hace ocho días se están perdiendo productos como mora, lulo, plátano, yuca, pollo y queso.

“No hemos podido sacar los productos porque no hay carretera, en menos de 15 kilómetros hay más de 60 derrumbes, eso nos tiene aislados y de Invías todavía no han enviado la maquinaria necesaria para arreglar la carretera. Nosotros surtimos el mercado campesino de  Calixto, en Neiva, pero se nos están perdiendo los productos y no podemos hacer nada”, dijo el presidente de la Junta de Acción Comunal de Alto Motilón, Ílder Hernán Vidal.

El líder comunal también advirtió que en la región de Balsillas se están perdiendo 10.000 litros de leche diarios, porque esa es la vía que utilizan para sacarlos hasta Neiva.
“Le pedimos al alcalde de Neiva que gestione el arreglo de la vía cuanto antes y a Invías que disponga de la maquinaria necesaria para remover los derrumbes”, reclamó Vidal.

AYUDAS

A la zona ya llegaron las primeras ayudas por parte de la Oficina de Control del Riesgo de Neiva, consistentes en alimentos y utensilios porque las crecientes y avalanchas dejaron a 60 familias afectadas.

El corregidor Río Ceibas, Mario Alberto Escobar, estuvo en la zona constatando los hechos y haciendo un inventario de los daños para entregárselo a la Alcaldía y que tramiten las ayudas para los campesinos.

“Lo que hemos hecho es coordinar con el DRI, Invías, Educación y la Oficina de Gestión del Riesgo para mirar cómo se soluciona esta situación. Lo que evidenciamos es afectaciones en los sistemas de acueducto y cultivos, que son los modos de subsistencia de la gente. Todos son pequeños cultivadores, de una, máximo dos hectáreas; esa lista se presentó al DRI para que los que tienen créditos con los bancos empiecen a buscar alternativas”, dijo  el corregidor Mario Alberto Escobar.


Unas dos hectáreas de tierra se desprendieron y provocaron un represamiento en río Neiva.


La vía Neiva- Balsillas presenta 65 derrumbes, lo que está ocasionado la pérdida de 10.000 litros de leche diarios, entre otros productos de esa zona.


En la zona del corregimiento Río Ceibas se afectaron tres escuelas.


Los campesinos están desesperados porque desde el fin de semana anterior están aislados.

   
 

Comentarios