La mañana de este miércoles se conoció la condena de  51 años y 8 meses contra Rafael Uribe Noguera, por el secuestro, tortura, violación y asesinato de la pequeña Yuliana Samboní en el edificio Equus 66  el 4 de diciembre en Bogotá, en un hecho que conmocionó a todo el país.

Con evidencias científicas, el ente acusador sustentó una certeza irrefutable: Uribe Noguera fue el responsable del atroz crimen lo cual fue avalado por la Juez 35 de Conocimiento de Bogotá ya que el pasado 11 de enero el arquitecto de 38 años se autoincriminó. Admitió el rapto y asesinato de la menor de siete años.

 
El trabajo del Instituto de Medicina Legal fue clave. Desde el día que recibieron el cadáver de la niña, un equipo especializado se concentró en la inspección. Luego de determinar que a la menor la ahogaron y que fue víctima de abuso sexual, ayer reveló una prueba contundente.

Carlos Valdés, director de la entidad, la dio a conocer así: “Terminados los análisis de laboratorio, así como las pruebas biológicas y genéticas, se puede decir, sin ninguna duda y con la mayor certeza científica, que hay material biológico que vincula a Uribe Noguera en la muerte y abuso sexual a la menor”.


De esta manera Fiscalía consiguió la prueba reina sobre la que estructurará la acusación.  Aunque las investigaciones avanzan y cada día se conocen nuevos detalles alrededor del crimen contra Yuliana Samboní, aún hay incógnitas que representan los mayores desafíos para las autoridades. ¿Qué pasó en el apartamento 603 del Equus66 durante lashoras posteriores a la muerte de la niña? La respuesta a esta pregunta permitirá establecer el rol de los hermanos de Uribe Noguera, Francisco y Catalina, en este caso.

La Fiscalía los tiene en la mira y ya los interrogó, por la presunta alteración de la escena del crimen. En la minuta del edificio, escrita por Merchán, quedó que ellos entraron al apartamento a las 3:40 p.m. del domingo 4 de diciembre. Por otra parte, los agentes del CTI encontraron en el apartamento un tarro de aceite de cocina y en los exámenes al cuerpo de la niña se determinó que fue lavado con esa sustancia, probablemente para borrar los rastros del abuso.


Pero la atención no solo está puesta en el principal sospechoso y sus dos hermanos. Las autoridades no han descartado que otras personas hayan participado en el crimen. Uribe Noguera buscó un acuerdo con la Fiscalía: contaría todo a cambio de que no lo procesen por tortura y secuestro. Tendría que responder entonces por feminicidio y abuso sexual. Asimismo, se dice que buscó con ese pacto que sus hermanos queden libres de cualquier cargo.

Comentarios