Ya están cansados de las falsas promesas de los Gobiernos de turno, no quieren esperar más, aseguran que están trabajando a perdida y que a las autoridades les quedó grande la labor de controlar el mototaxismo, el taxi colectivo y otros medios ilegales para transportar personas; por eso los gerentes de las empresas formales sugieren a manera de ultimátum estas controversiales medidas.

El auge de la informalidad, especialmente el mototaxismo, no sólo está poniendo en alto riesgo la sostenibilidad de las empresas de transporte público de pasajeros, sino, la viabilidad del sistema estratégico que demanda inversiones que superan los 355.000 millones de pesos. Pero además, puede cerrarle la puerta a la posibilidad de contar con un transporte moderno, acorde con el acelerado desarrollo urbano de la capital opita.


La totalidad de las empresas que prestan el servicio público colectivo urbano aseguraron que las inversiones que se han realizado en los dos últimos años para modernizar y renovar la flota, no han logrado contrarrestar el enorme impacto del transporte ilegal, en cierta medida por la ausencia de controles sostenidos.

Los gerentes de Coomotor, Armando Cuéllar; Cootranshuila, Marino Castro Carvajal; Flotahuila, Pedro Rojas González; Autobuses, Juan Carlos González y Cootransneiva, Jesús Hernán Quintero, reclamannuevamente controles permanentes y nuevas medidas que pueden resultar polémicas. (Ver recuadro).


“Es urgente que escuche el clamor de nuestro gremio que a pasos gigantescos está desapareciendo. Las razones: la falta de recursos para sostener el costo de operación de los vehículos, la acelerada disminución de usuarios del servicio y la falta de controles para frenar el transporte informal”.

El mototaxismo viene en acelerado crecimiento como una economía paralela que amenaza el transporte formal y pone en jaque la viabilidad del sistema estratégico que se viene proyectando para la capital opita.
“En esta, como en las últimas administraciones el fenómeno se ha disparado. Y no por la mayor motorización ciudadana que están generando un caos total en la movilidad sino por la informalidad consentida”, anotó Pedro Rojas, gerente de Flotahuila.

“Y no solo el mototaxismo, el campeón de la informalidad, es el principal responsable. A estas prácticas se suman los taxis colectivos, los motocarros, los bicitaxis y los carros particulares que prestan servicios de transporte de pasajeros, como ocurre en otras ciudades como Sincelejo o Florencia (Caquetá) donde desapareció el transporte público”, acotó el gerente de Autobuses.

El transporte informal además de ser abiertamente peligroso, no ofrece garantías, no cuentan con los seguros obligatorios de responsabilidad civil, no pagan impuestos, “A pesar del peligro que representa el transporte informal, la falta de controles permanentes, están dando al traste con el modelo empresarial formal que se viene ejecutando para modernizar la flota y garantizar un servicio de alta calidad”, aseguró el gerente de Flotahuila, Pedro Rojas González.


“El crecimiento del mototaxismo está poniendo en jaque no solo la viabilidad y sostenibilidad del Sistema Estratégico de Transporte Público sino la viabilidad de las propias empresas que prestan el servicio”, aseguró Rojas González.

“Este fenómeno por ejemplo obligó a pequeños empresarios a sacar de operación sus vehículos porque no son rentables. Actualmente 200 microbuses están parados porque su estructura de costos es muy alta y no compensa con los ingresos por pasajeros”, acotó el gerente de Autobuses.


El gerente de Coomotor, Armando Cuéllar, quien se sumó a este clamor, notando los impactos que genera en el desarrollo urbano y en la movilidad.

“La falta de una infraestructura moderna, especialmente de transporte, afecta la calidad de vida. El deterioro de la movilidad, la vulnerabilidad de la seguridad y la informalidad afectan la competitividad y las posibilidades de un desarrollo urbano sostenible”, anotó.

Las medidas

En el documento entregado al alcalde Rodrigo Lara Sánchez sugieren, entre otras las siguientes medidas.

1. Fortalecer el cuerpo operativo para el control de la movilidad en la ciudad de Neiva, en forma inmediata.

2. Mantener la restricción del parrillero en el área del microcentro de la ciudad, ampliándola a los días sábados, inclusive.

3. Realizar la señalización de prohibido parqueo en las esquinas del microcentro de la ciudad, especialmente en las calles 5, 6, 7, 8, 9, 10 y 11 desde la carrera 7° hacia la carrera 8° y, en igual, forma  las calles 5, 6, 7, 8, 9, 10 y 11,  desde la carrera 2° hacia la carrera 1°.

4. Prohibir el porte del casco adicional, debiendo el conductor y acompañante de dichos vehículos, utilizar en todo momento el casco reglamentario.

5. Establecer un día durante el mes, en toda la ciudad, la prohibición del parrillero, para la tomade estadísticas y de información importante y valiosa para el Setp y su sostenibilidad. Además, para determinar la incidencia de la motocicleta en la accidentalidad y especialmente en la delincuencia.

6. Establecer en toda la ciudad, la prohibición del parrillero hombre, para determinar la incidencia de la motocicleta en la accidentalidad y especialmente en la delincuencia, que en otras ciudades como Medellín, Barranquilla, La Dorada, Cartagena, Santa Martha, han mostrado excelentes resultados en la disminución de fleteos, casos de sicariato y hurtos callejeros, entre los delitos más representativos. En estas ciudades se están implementado sistemas de transporte.

7. Prohibir el transporte en moto de mujeres embarazadas, igualmente para menores de 5 años de edad y adultos mayores que hayan cumplido 75 años de edad.

8. Establecer el pico y placa de vehículos particulares y motos en el microcentro de la ciudad, para desestimular el uso de los medios individuales de transporte privado, en beneficio de la ciudad y del medio ambiente.

9. Establecer, el ‘Día sin carro’ como lo tienen diferentes ciudades que tienen implementado modos de transporte público, con muy buenos resultados.

Comentarios