Carol Dayana Cerón con su madre Cenaida, esperan poder mejorar la calidad de vida que no han tenido durante 17 años.
 
Más de 500 niños inscritos llegaron a Neiva con la esperanza de ser atendidos en la jornada humanitaria Healing the Children.
 
Durante más de 24 años el Hospital Universitario de Neiva ha servido como escenario para realizar las jornadas de Healing the Children que ha ayudado a crear sonrisas en miles de niños de todo el departamento.

La jornada tiene como finalidad valorar e intervenir a 190 niños con paladar hendido, labio leporino, pie chapín, quemaduras y luxación de cadera.
Estas obras sociales han beneficiado a muchos niños que junto a sus padres han llegado con la esperanza de volver a nacer para disfrutar de las aventuras de la niñez.

“Una de las mayores satisfacciones es ver que esta jornada es la número 24 que se realiza aquí en el hospital universitario de Neiva y pacientes que intervenimos en la primera jornada están apoyándonos acá como médicos, es gratificante ver que pacientes le han cambiado completamente su estado de vida”, afirmó Enrique Alberto Trespalacios, médico de Healing the Children.

Son 60 médicos que llegan a la ciudad de diferentes partes del mundo con el corazón y el alma llenos de energía y voluntad para dejarla en los pacientes huilenses.
 
Médicos, enfermeras, anestesiólogos, cirujanos maxilofaciales, plásticos y ortopedistas estarán en Neiva hasta el próximo miércoles regalando bienestar a niños de todo el departamento.


Melanie Osorio está a la espera de su cuarta cirugía de paladar hendido y labio leporino.

 
UN MILLÓN DE ILUSIONES
Carol Dayana Cerón tiene 17 años, de nacimiento padece meningocele, al paso del tiempo en su cuerpo se han ido desencadenado enfermedades como hidrocefalia y desviación de columna; desafortunadamente por recursos económicos no ha podido recibir el tratamiento que necesita por eso anhelan que Healing the Children les regale tan sólo un poco de calidad de vida; su madre, Cenaida Cerón, asegura que han sido años llenos de sufrimiento para Carol porque no ha encontrado cura para sus enfermedades.

Sin embargo, Melanie Osorio es una niña de 7 años con labio leporino y paladar hendido; llegó desde Aipe para seguir el proceso que gracias a Healing the Children pudo comenzar, acompañada de su mamá llegaron a Neiva con la maleta llena de ilusiones y sueños por cumplir; tres cirugías la respaldan, su recuperación ha sido exitosa, hoy llegó con la esperanza de ser intervenida nuevamente para terminar su proceso de recuperación.

Su madre Dayra Julieth demuestra en su rostro la alegría y el agradecimiento por esta labor social que le ha permitido ver sonreír a su pequeña hija.
“Muchas gracias por esta labor que hacen, realmente es una bendición de Dios que estén acá” narró.

Las historias de vida no terminan, así como las esperanzas que cada uno guarda en su corazón porque la ilusión y el amor con que Zuly Estafanía mira a su bebé de 7 meses hace creer que los milagros existen.

El menor tiene labio leporino, paladar hendido y un soplo en su corazón, Luis Ángel tiene un guardián que no lo desampara y por eso llegaron acá, porque Healing the Children está apoderada de su enfermedad y está a la espera se ser intervenido por primera vez.

La jornada tiene como finalidad sembrar esperanza, todas las valoraciones y cirugías que se realizan son gratuitas; cada año se convocan en Neiva miles de niños huilenses; hoy todos gritan simplemente “Gracias Healing the Children”.


Las esperanza y la fe son lo que siempre acompañan a Zuly Estefanía para que su bebé sea intervenido.

Comentarios