El arma de logística nace el 12 de junio de 1819, con el General Francisco de Paula Santander al organizar el apoyo al ejercito libertador en el cruce del páramo de Pisba, con el llamado Ejército de la Vanguardia Libertadora. El batallón de Apoyo y Servicio para el Combate No. 9 Cacica Gaitana, se creó el 1 de junio de 1975 y desde entonces ha servido de soporte a los batallones de la novena brigada. La columna pasada, quedamos en que nos habían distribuido en tres pelotones en la compañía A de instrucción, la cual duró cinco o seis meses. De ahí nos pasaron a las diversas compañías como la Intendencia, la Comando, la Policía Militar. A esta última se fueron los amigos del Claretiano, Carlos Alberto Horta, José Norberto Pastrana y Geovanny Tello Rivera. Del Salesiano se fueron Rubén Darío Garzón y Wilfred Monje. En la intendencia quedó Jhonny Fabián Sánchez Palma (deportista que nos representó ese año en los juegos nacionales). En la planta de oficiales estaban el Capitán Ayala, comandante de la A; el teniente Bejarano comandante de la Policía Militar; el Capitán Alonso; el teniente Villanueva; el Capitán Jimmy Veloza, comandante de la Comando (hoy Procurador Provincial); o el Capitán Crisanto Quintero Ariza, comandante de la Intendencia. Dentro de los suboficiales estaban Pedro Nel Losada, el Sargento Ramos, el Cabo Tabarquino. Con el paso del tiempo, llegaron más oficiales como el Subteniente Mario Camacho o suboficiales como los cabos Raga y Toncel. Los meses de instrucción fueron tal vez los más duros, en la medida en que fueron los primeros, en donde había exigencia física continua con las famosas gimnasias con armas, sin armas, con guaduas, usualmente en horas de mayor intensidad solar. A la intendencia llegué por causalidad cuando preguntaron quien tenía buena letra, simplemente levanté la mano y quedé trabajando con el capitán Quintero, a quien años después me lo encontré dictando clases en la Universidad del Rosario y me había dicho que había alcanzado el grado de Teniente Coronel. Como comandante de Cuarta División estaba el General Ramón Eduardo Niebles Uzcátegui. De laNovena Brigada estaba el Coronel Gabriel  Fernando Chemas Bernal, hombre amable y de buen trato, llegando al grado de Brigadier General. Como comandante del Batallón estaba el Teniente Coronel Javier Alvarado López, también persona gentil con los soldados. Como segundo al mando del batallón estaba el Mayor Gil, oficial mucho más seco en el trato con los soldados, era el que imponía con mayor severidad el orden.

Comentarios