Luis Fernando Mejía, director Nacional de Planeación.
Una de las ‘papas calientes’ que debió asumir el recién nombrado director Nacional de Planeación, Luis Fernando Mejía, fue la reforma al Sistema General de Regalías un acto legislativo que busca utilizar un billón novecientos mil millones de pesos, para mejorar vías terciarias a nivel de todos los departamentos y municipios del país. Y la otra, tiene que ver con los 13 billones de pesos que están acumulados en el Sistema General de Regalías, pero que no se han ejecutado porque las regiones no tienen la capacidad instalada para presentar proyectos, menos de Ciencia, Tecnología e Innovación.

¿Muchos retos ahora como Director Nacional de Planeación?

Con unas expectativas muy importantes, el mandato del Presidente es cerrar 15 meses con broche de oro muchas de ellas con impacto territorial, como el tema de los POT, el catastro multipropósito y especialmente en avanzar rápido en la ejecución de las regalías donde tenemos saldos acumulados por el orden aproximado de 13 billones de pesos en un año donde la economía colombiana se ha venido desacelerando. Es importante que las regiones a través de la ejecución de las regalías contribuyan al crecimiento económico y ese va a ser el objetivo.

Un tema hoy candente en las regiones, la Reforma al Sistema General de Regalías.  ¿En qué consiste?

Simplemente es utilizar por única vez los saldos acumulados en el Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación, donde hay recursos por más de 2 billones de pesos acumulados; lo que se plantea es utilizar casi un billón novecientos mil millones de pesos, con una destinación específica para financiar infraestructura vial a nivel de todos los departamentos y municipios del país. ¿Por qué esto es importante?, porque el desarrollo y crecimiento económico y la productividad pasan de manera clave por conectar a los centros de producción agropecuaria, centros de comercio con las grandes vías de 4G que estamos construyendo, con las grandes vías nacionales, y cuando uno mira la asociación que existe entre el número de vías terciarías o la calidad de las vías terciarias, los municipios de mayor crecimiento económico, con menor pobreza, con menor incidencia de cultivos ilícitos o minería ilegal y con una seria variable macroeconómicas y sociales son los que tienen un mejor acceso a vías terciarias que hacen parte fundamental del desarrollo.
 
Pero a los gobernadores no les ha caído para nada bien este tema.

En la medida en que hemos venido discutiendo el tema con los gobernadores y los alcaldes, han planteado una preocupación acerca de una posible centralización de los recursos y se ha llegado a un acuerdo preliminar que ya se refleja en la ponencia que está en discusión en el Congreso de la República donde de los recursos de regalías no aprobados al 31 de diciembre de 2016 del Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación se destinará un 60 por ciento (900 mil millones de pesos) irán a infraestructura vial divididos de la siguiente forma: 50 por ciento para el OCAD PAZ donde tendrían cabida las entidades territoriales con el esquema de gobierno nacional, gobernaciones y alcaldías y el otro 50 por ciento iría al Fondo Regional donde ya las entidades territoriales han venido aprobando proyectos.

Creo que hemos avanzando en esta discusión ya parece haber un consenso, estamos a la espera de una pronta aprobación. Eso va a generar recursos frescos adicionales para las regiones, enfocados más al mejoramiento que a la construcción dadas las condiciones actuales de la infraestructura vial en Colombia.

No obstante, los gobiernos departamentales podrán establecer que el porcentaje de recursos a trasladar de los saldos de CTeI sean superiores al 60 por ciento siempre y cuando los compromisos preestablecidos de este OCAD así lo permitan, en la misma proporción antes descrita (50/50).
 
Para ser más claros, ¿cómo sería el caso del Huila?

Son 61 mil millones de pesos acumulados por el departamento del Huila en el Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación, saldos no comprometidos a 31 de diciembre de 2016. La propuesta sería que de ellos se sacaría el 60 por ciento, es decir son 36 mil 600 millones de pesos. En donde 18 mil 300 van para el OCAD-PAZ y los otros 18 mil 300 para OCAD – Regional, todo para usar en infraestructura vial.

¿Por qué no dejar que sean las regiones las que dispongan y ejecuten estos recursos?

No estamos hablando de quién los ejecuta, las entidades territoriales seguirían siendo parte de los OCAD pues éstas eligen los ejecutores de los proyectos, lo que plantea la Reforma en acto legislativo es utilizar por una sola vez esos recursos con una destinación específica que son infraestructura vial porque es un tema fundamental del desarrollo económico y la competitividad, cuando se haga la aprobación en el OCAD, se define quién es el ejecutor de los recursos, se hace a través de un convenio interadministrativo entre el municipio y alguna entidad de reconocida trayectoria, o si se hace a través del Invías, pero eso hace parte de la aprobación que se va surtir, no estamos generando ningún tipo de regla para dar la ejecución de esos recursos.
 
Explíquenos por qué se acumularon estos recursos.

Es que el Fondo CTeI se creó en 2012 con una visión de temas de desarrollo, innovación productiva y científica y no todos los municipios tienen la capacidad de formular buenos proyectos, hay que ser sinceros con eso, los temas de innovación, ciencia y tecnología requieren ciertas capacidades que en algunos municipios más pequeños no existe.

Hemos trabajado de la mano de Colciencias para mejorar la formulación de estos proyectos y esperamos que los nuevos recursos que van a llegar al Fondo CTeI se puedan ejecutar de manera más rápida y eficaz en la estrategia de capacitación, de acompañamiento en la formulación de proyectos. Los recursos acumulados se sacarían por una sola vez pero no tocamos los fondos adicionales que seguirían recaudando año tras año en el fondo.

¿Pero por qué vías terciarias y no otras prioridades como la salud, la educación o los servicios básicos?

No es una cosa excluyente desde el punto de vista de la bolsa general del sistema de regalías, en la medida que los municipios y departamentos tengan disponibilidad de recursos para proyectos de inversión, eso va a seguir siendo parte de la agenda importante de cierre de brechas y en posconflicto, inversiones en acueducto, alcantarillado, de hecho anunciamos hace algunas semanas el primer Contrato Paz del sur de Bolívar y Sucre, donde están inversiones importantes, de acuerdo, alcantarillado. Pero ese componente de infraestructura vial tiene gran importancia desde el punto de vista de desarrollo económico de competitividad y porque en el mejoramiento de las vías no se necesita mucho tiempo, es un tema estructural rápido de mejoramiento.
 
En esta propuesta se habla de la creación de un OCAD-PAZ ¿Esta nueva instancia obedece a la implementación de los acuerdos con las Farc?

Es la visión de poder implementar rápidamente un plan de choque para el posconflicto que no es solo la dejación de armas de la guerrilla, la reincorporación de desmovilizados a la sociedad civil, pasa fundamentalmente por la presencia del Estado por inversiones completas para el cierre de brechas socioeconómicas.
 
¿Me recuerda quiénes la integrarían?

La misma jerarquía u organización de todos los OCAD, que sería gobierno nacional, gobernaciones y alcaldías.
 
¿Los gobernadores han dicho que esta reforma frenaría la ejecución de sus planes de desarrollo?

Esto es un ‘gana-gana’ para el Gobierno Nacional y las entidades territoriales porque hoy en día son recursos que están en cuentas de bancos o de patrimonios autónomos que no tienen ningún tipo de impacto desde el punto de vista del crecimiento económico. Serían recursos adicionales que se incluirían en bolsas para inversión en vías terciarias y que van a contribuir a la ejecución de los planes de desarrollo de alcaldes y gobernadores.
 
¿No se está violando la autonomía de las entidades territoriales y la descentralización?

Deninguna manera porque el esquema a través del cual se va hacer esta ejecución es con el mismo esquema tripartito que está en la constitución de los OCAD, donde respetamos los procesos de descentralización y autonomía que tienen las autoridades territoriales.
 
El Presidente Santos hizo un anuncio cuando usted se posesionó y es ejecutar los recursos acumulados en el Sistema General de Regalías vía ‘fast track’.

Todavía no hay anuncios concretos, esa es una tarea que me puso el Presidente de la República hace dos semanas. Tenemos 13 billones de pesos acumulados cuando se suman los OCAD regionales, departamentales, municipales y el fondo CTeI; 13 billones que no están en cuentas, que no están generando desarrollo económico, no están generando empleo, ni la dinámica que necesitamos este año. Estamos trabajando en diferentes estrategias una de ellas es simplificación de procedimientos especialmente de los tiempos que están estipulados para todo el proceso de la formulación, estudio y estructuración de los proyectos de regalías, segundo en generar un menú de proyectos tipo, y Planeación Nacional ha avanzado en generar 26 proyectos entre los más demandados típicamente por las autoridades territoriales como: canchas sintéticas, estaciones de policía, hospitales pequeños; una serie de cosas donde hemos generado unos contrato tipo que les ayuda a gobernadores y alcaldes ahorrar tiempo  y costos en la estructuración. Entonces, hay tres componentes, simplificación de procesos y tiempo, menú de proyectos tipo y vías terciarias.
 
¿El haberse acumulado regalías significa que el Sistema General de Regalías que se creó en el 2012 no funcionó?

El tema general es un sistema que debe estar en constante evolución, debemos aprender y creo que sí hay espacios para mejorar lo que tiene que ver con el tema procedimental, hoy tenemos en la comisión rectora 21 acuerdos que son los que reglamentan los procedimientos internos y operativos que es el órgano de rector del Sistema General de Regalías.

Debemos hacer un esfuerzo muy importante para simplificar ese tipo de procedimientos en un único acuerdo de la comisión rectora donde cualquier alcalde o gobernador pueda saber de manera clara cuáles son los procedimientos y los tiempos. Por otro lado también hay que entender que el 2016 fue el primer año de las gobernaciones y alcaldes y en este ciclo ellos están elaborando su plan de desarrollo, pensando en las inversiones estratégicas y solo hasta el segundo año de gobierno es donde se empieza a ejecutar.
 
¿Usted confía en que el Sistema sí funciona?

Sí, claro que sí, como todo está sujeto a mejoras y en eso también vamos a trabajar.
 
Cambiemos de tema. ¿Cómo va la depuración del Sisbén?

El Sisbén ha sido un programa estratégico de planeación nacional porque encontramos casi 650 mil personas que tenían inconsistencias en las bases de dato a nivel nacional, eso involucran personas que están ya fallecidas y aparecían activas; personas ganando más de 3,8 millones de pesos mensuales y aparecían con puntajes bajos; personas que tenían cambios en sus indicadores de educación o vivienda repentinos, por ejemplo que estaban en vivienda y de repente pasaban a vivir a un cuarto, cambios no justificados. Se hizo un trabajo de depuración de casi 400 mil personas en estos dos años lo cual ha sido de la mano de entidades territoriales quienes son las responsables de depurar las bases de datos del sisbén, Sin embargo, nos faltan 200 mil por depurar, más de 100 mil personas fallecidos, de acuerdo a la registraduría y casi 70 mil personas que siguen ganando más de 3,8 millones de pesos mensuales.
 
¿En el Huila cómo va ese proceso?

Tenemos en el Huila a corte abril de 2017 casi 980 mil personas validadas en el sisbén, teníamos en septiembre de 2015, 13.900 personas fallecidas, para el corte abril 2017 tenemos 2.400; es decir, un avance muy importante que hizo el departamento. Cambio de tipo de vivienda injustificado teníamos 950 personas en septiembre de 2015 hoy tenemos 134 y temas de personas de ingresos altos en septiembre de 2015 teníamos 1.584 personas hoy tenemos 1.088, hemos depurado una tercera parte pero hay que seguir avanzando. Para el departamento el balance es extremadamente positivo.
 


El Director Nacional de Planeación, en entrevista con la gerente general del Grupo Informativo LA NACIÓN. 

Comentarios