LA NACIÓN

Después de la etapa de dejación de armas realizada por las Farc, la cual fue oficializada en un acto público llevado por el presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de esta agrupación, Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko’, las Farc se alistan para entrar a la vida proselitista y buscar los votos de los colombianos.

Esta organización, que se apresta a iniciar su vida política, tras más de 50 años como grupo ilegal violento, probablemente va a sorprender al país en su accionar proselitista desde dos puntos: con piezas muy atrevidas y audaces de propaganda y con propuestas sobre los temas que, a su juicio, más preocupan a la gente: salud, educación y corrupción.

A LA VIDA POLÍTICA

El  próximo 1 de agosto, la ONU realizará la extracción total de los containers con armas de las zonas veredales, a partir de este momento las Farc podrán realizar política.

Es por eso que las Farc preparan toda la estrategia electoral que será sometida a consideración de su congreso a comienzos de agosto próximo, para definir su rumbo. En ese encuentro, que se realizaría en Bogotá, podrían asistir cerca de 2.000 excombatientes.

Allí se establecerán las reglas básicas para presentar su partido, como su nombre, los estatutos, la plataforma ideológica y los cuadros directivos. También saldrían los nombres de quienes se presentarán para ocupar las 10 curules que ya tienen aseguradas para 2018 y 2022 en el Congreso.

Dentro de las reglas especiales para el partido de las Farc tendrán una personería jurídica hasta el 19 de julio del 2026, independientemente de los votos que obtengan. Esto les permitirá inscribir candidatos hasta esa fecha.

El jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, aseguró, en un foro en Noruega, que construir un proyecto político “no es una fórmula matemática”, sino que hay que “tener en cuenta el tiempo, el espacio y las dinámicas sociales”.

Es por eso que la guerrilla empezará a llegar a las zonas rurales, que históricamente fueron golpeadas por el conflicto y en las que tuvo mayor presencia armada, para divulgar su discurso de reconciliación.

Además, con piezas audiovisuales que llevan el mensaje ‘paz con justicia social’ comenzaron a ser críticos en temas como salud, educación y corrupción.

Sin duda el desafío más grande para las Farc es que las comunidades los vean como actores políticos y no como un grupo armado.

Pero esto no será sencillo, pues durante más de 50 años estuvieron vinculados al conflicto con hechos que serán difíciles de olvidar por muchos colombianos.

 

 

 

 

Comentarios