Con honores militares, como toda una heroína, se realizaron las honras fúnebres en Neiva, de la patrullera Paola Andrea Bayamón Pérez, de 21 años, quien murió al ser embestida por un Transmilenio cuando perseguía a un ladrón en la capital del país.

El nefasto accidente se presentó el pasado jueves en la avenida Primero de Mayo con Carrera 10, cuando la uniformada quien iba con otro compañero, giró inesperadamente en una persecución a delincuentes y fue estrellada de frente por un articulado que iba pasando justo en ese instante.

El accidente ocurrió el 31 de agosto al mediodía, en la localidad Antonio Nariño. Luego de la tragedia el cuerpo de la uniformada fue puesto en velación en una funeraria de la capital del país, luego traído en las últimas horas a Neiva, -de donde era oriunda- para sus exequias.

Acompañada de sus familiares, allegados, amigos, agentes de la Policía Nacional y altos mandos; se realizó la tarde de este domingo una sentida homilía en la Catedral Inmaculada Concepción, luego se procedió en una caravana y honores militares, a llevar su féretro hasta su última morada donde descansó para la eternidad.

 

Comentarios