Ayer, a las 4:00 p.m., se llevaron a cabo las honras fúnebres.

LA NACIÓN

editorjudicial@lanacion.com.co

Sentimientos de impotencia y de rabia tiene la familia del militar neivano Juan Sebastián Molina que, según indican, fue herido en las piernas en un ataque del Ejército de Liberación Nacional (Eln) y luego en el hospital en Cúcuta lo habrían descuidado, al punto que contrajo dos bacterias que produjeron su fallecimiento en el Hospital Militar de Bogotá.

El hecho en el que resultó herido el hombre, de 20 años de edad, se registró el pasado 2 de mayo en una vía ubicada entre Tibú y La Gabarra, Norte de Santander, durante un ataque ejecutado por el Eln que dejó como resultado un militar muerto y tres heridos, entre quienes se encontraba el soldado neivano.

¿HUBO NEGLIGENCIA MÉDICA?

Según lo manifestado por una de las allegadas del militar, los impactos le perforaron las piernas y fue trasladado a un hospital en Cúcuta donde fue sometido a una intervención quirúrgica.

“Él fue herido por insurgentes del Eln en las piernas. Lo descuidaron tanto en el hospital de Cúcuta que cuando nos lo entregaron, se encontraba con desnutrición severa”, manifestó Idaly Loaiza, tía del soldado.

En los próximos días el soldado iba a ser intervenido quirúrgicamente ya que la sonda que tenía le destruyó parte de la uretra y había padecido afectaciones en los testículos, indicó la mujer.

“La negligencia que hubo en ese hospital fue terrible, allí contrajo dos bacterias, una le afectó los pulmones y otra el intestino. Él las adquirió en ese centro médico porque antes de los hechos se encontraba bien de salud”, añadió la allegada del militar.

SOLDADO POR HERENCIA

En diálogo con José Aldemar Losada, compañero sentimental de la madre del militar, expresó  que el joven “era una persona muy amable, jugábamos con él. Ya hoy llega uno a la casa y nota su ausencia”.

Al preguntarle al familiar de quién Juan Sebastián heredó el gusto por la carrera militar, indicó que “se lo heredó al abuelo, que fue sargento mayor del Ejército”.

Ayer se llevaron a cabo las honras fúnebres del militar por operarios de la Funeraria La Paz, quienes trasladaron el cuerpo a la Iglesia Nuestra Señora del Carmen y luego de la eucaristía, los restos mortales fueron llevados al Cementerio Central, donde le dieron el último adiós.

Finalmente, la allegada al militar, puntualizó: “Pensamos denunciar al hospital porque nos duele el deceso de Sebastián, ya que era un niño que estaba empezando a vivir y necesitamos saber quién nos va a responder por este hecho”.

Juan Sebastián Molina, fallecido.

Comentarios

comentarios