Una situación muy complicada está viviendo Sigifredo Ossa y su familia, luego de haber sido quemado en su celda en la cárcel de Neiva y presentar quemaduras en casi el 75 por ciento de su cuerpo, por lo que tuvo que ser remitido a la capital del país.

Realmente, no es para nada alentador el estado de salud del interno, a quien su compañero de celda le prendió fuego. El afectado después de ser intervenido quirúrgicamente fue remitido al Pabellón de Quemados del Hospital Simón Bolívar de Bogotá, donde adelanta su recuperación.

En torno a las afectaciones sufridas por el detenido, José Antonio Muñoz, subdirector técnico científico del Hospital Hernando Moncaleano, expresó que el paciente ingresó en malas condiciones generales de salud, “tiene una quemadura extensa en su cuerpo, grado II y III que le comprometieron la cara, tronco, abdomen y extremidades, compromete el 75 % de su cuerpo”. Además producto de las lesiones, tiene afectaciones en los riñones.

Según un especialista, respecto a los tipos de lesiones sufridas por Sigifredo. Las quemaduras de segundo grado afectan tanto, la capa externa como la capa subyacente de la piel, por su parte las de tercer grado penetran todo el espesor de la piel y destruyen el tejido.

El ataque

En relación al cruel hecho, Juan Carlos Reyes, director de la Cárcel de Neiva “el día martes se presentó una pelea entre dos compañeros de celda. Allí un interno incendió una colchoneta y se presentó una conflagración, donde resultó quemado uno de los detenidos”.

Rápidamente, el dragoneante que tenía a su cargo el patio, abrió la celda, pero ya Sigifredo tenía quemaduras en su humanidad. El interno, Edward Andrade, quien sería el causante del incendio fue valorado y se encuentra bien. Al parecer, este sujeto tendría problemas mentales.

* Con información de OLE MI DIARIO.

Comentarios