Esta es una historia de la vida real, pasa todos los días, en todos los estratos, en todos países, en todo el mundo.

Bueno, todo empieza, quizás de la manera que uno menos se lo espera… o por lo menos, digamos que así pasó. Fiesta, traguito (componentes que usualmente se repiten en los momentos donde pasa algo que no debería pasar… enfatizando en que, casi siempre, este componente es el aguardiente), amigos, rumba y en definitiva, desorden.

Claramente, ninguno de los dos iba con el objetivo de conocer a alguien, ese es uno de los momentos más preocupantes porque uno llega a la rumba con la mirada firme en pasarla rico con sus amigos, despejarse y sin ganas de tener que aguantarse al borrachito de la noche que quiere sexo salvaje.

Ese sexto sentido de las mujeres, es como un sensor que detecta la coquetería, las miradas y las ganas que tiene un hombre de hablarnos. Se empiezan a sentar cerquita, a intentar entablar conversación y apenas tienen la oportunidad, le quitan el puesto a quien está sentado junto a nosotras, y viene él y tú, ¿cómo te llamas?… jajajaja y va uno a ver, y el tipo aguanta, se ríe bonito y tiene actitud.

Aquí viene otra vez el cuento del sexo casual y el condón, articulo infaltable. Besa rico, acaricia rico, todo está saliendo divinamente. Pero se levanta pensando en él, con ganas de volverlo a ver, con ganas de hablar con él, ¡agárrese mamita porque lo que le corre pierna arriba la va a hacer patear, a usted le quedó gustando!

No se de golpes de pecho, usted no sabía que ese man iba a ser un as en la cama. Más bien disfrute sin aferrarse a algo que no tiene ni pies ni cabeza, no se genere a usted misma falsas esperanzas porque jamás se van a hacer realidad, entiéndalo jamás. Lo que usted vivió fue una noche loca donde terminó ilusionada con alguien que solo quería disfrutar de usted. Hágame caso, no se pegue de un avión fallando, si la busca de nuevo es porque usted le interesa… o porque también le quedó gustando; si no la busca, no lo busque, usted se va a terminar enamorando y va a ser la única que va a salir perdiendo porque cuando a uno le gusta alguien que no está interesado de la misma forma, todo es absolutamente difícil.

A veces las personas buscan solamente eso, un rato chévere, con alguien que les genera ganas o que al menos aguanta para quitárselas, suena feo pero es real, así que si usted es de los que le mete sentimiento a todo, es mejor que no se deje enredar y que le meta freno de mano a lo que usted mismo sabe, le puede hacer daño. Aplica para hombres y mujeres.

“Razón y piel, difícil mezcla… agua y sed, serio problema”.

Comentarios