A poco más de un mes de instalarse las mesas de concertación del salario mínimo para el 2018, sigue la discusión sobre la conveniencia de establecer un salario mínimo diferenciado por regiones. ¿Es conveniente?

 

En los primeros días del mes de diciembre iniciará la puja por definir el incremento del salario mínimo que regirá para el 2018. Desde ya este tema está en la agenda pública y ha salido a flote una propuesta para que se fije un salario mínimo diferenciado por regiones.

La propuesta la han hecho los investigadores Luis Arango y Luz Flórez del Banco de la República, tras la socialización de la edición más reciente de ‘Borradores de economía’.

Según los expertos la propuesta buscaría disminuir los índices de informalidad laboral y las brechas en materia de remuneración, que presentan los colombianos en los distintos municipios del territorio nacional.

“Que las ciudades más productivas tengan un salario mínimo superior al de otras con un índice inferior; esto permitiría un balance entre productividad laboral y la remuneración que no dificulta la demanda de trabajo formal”, señala el documento presentado por los académicos.

Ventajas y desventajas

Según Stefano Farné, director del Observatorio de Mercado Laboral de la Universidad Externado de Colombia, citado por Portafolio.com, la propuesta tiene sus pro y sus contra.

Según indicó al medio de comunicación económico, se ve muy fácil desarrollar la propuesta de un salario diferenciado por región, pero llevarlo a la práctica sería muy complejo.

Explica  que una de las primeras dificultades de la propuesta, radica en que legalmente el salario mínimo en Colombia no se puede bajar porque hay una ley de la Corte Constitucional, que obliga a que el aumento se haga con base a la inflación pasada. Es decir en caso de aprobar la propuesta, no se podría bajar el salario,  en las regiones menos productivas.

Ventajas

  • Sería una posibilidad que a las ciudades más productivas llegarían nuevas empresas, que permitiría un crecimiento económico adicional.
  • Se beneficiarían en las ciudades más productivas sectores como transporte, alimentación, construcción y otras actividades productivas, por la llegada de nuevas empresas.

Desventajas

  • Implementar un salario mínimo diferenciado por regiones resultaría muy enredado.
  • Tendría implicaciones sociales muy altas y efectos desalentadores para los ciudadanos en las ciudades menos productivas del país.
  • La nivelación tendrían que hacerse muy por encima de la inflación para no desmejorar el salario de los habitantes de ciudades menos productivas.
  • Tendría posibles efectos adversos para las empresas en ciudades muy productivas, según los expertos.
  • Genera incógnitas sobre la forma de implementarlo y como regularlo.

 

 

Comentarios