La plenaria de la Cámara de Representantes aprobó ayer el título y la vigencia de la reforma política y electoral, dando paso al tema al Senado de la República.

Después de varios debates, alargues y dilaciones a la aprobación, se emitieron 85 votos por el sí y uno por el no.

Luego de este paso, la Cámara dio pie a la aprobación de las listas cerradas a Congreso a partir del año 2022 y la conformación más independiente del Consejo Nacional Electoral (CNE),

Por su parte, los magistrados ya no serán postulados por los partidos políticos sino por las facultades de derecho de las universidades que estén mejor acreditadas en el país.

También se aprobó que los partidos políticos puedan realizar coaliciones entre colectividades sin ningún tipo de restricción o limitación. Asimismo, quedó aprobada una proposición en la que en los departamentos que eligen dos representantes a la Cámara, la mayor votación llegue al Senado y la segunda se mantenga en esa corporación.

El otro tema que quedó certificado dentro de la reforma política y electoral es el plazo de un año que le dieron al Congreso de la República para reglamentar el uso de medios digitales para los mecanismos de participación ciudadana y que el voto en las elecciones anteriores será un requisito obligatorio al momento de conseguir un empleo en el sector público.

En la discusión del Senado se reabrirá el debate en dos temas: la definición del número de afiliados con los que se podrán conformar movimientos políticos con personería jurídica y la creación del tribunal de aforados.

Comentarios

comentarios