Coronel Juan Carlos León Montes

 

 Coronel Juan Carlos León Montes

Comandante Policía Metropolitana de Neiva

La pólvora es uno de los más importantes inventos, marcando en muchos aspectos el rumbo de la historia de la humanidad. Varias fuentes, atribuyen su aparición a los Chinos alrededor del siglo IX con fines medicinales, al tiempo que fue usado en fuegos artificiales; consecuentemente, gracias a la reacción de expansión de gases y calor que produce, se le dio una utilidad preponderante en el campo militar, descubriendo así su ‘verdadero potencial’ de cara a los conflictos bélicos hacia el siglo XIII, así como su perfeccionamiento y evolución en los siglos siguientes, reflejados en el surgimiento de las armas de fuego, artillería y explosivos que conocemos hoy en día.

Después de esta breve reseña histórica de la pólvora, y bajo la perspectiva de la temporada de fin de año, quiero resaltar el uso y manipulación irresponsable de este elemento, que deja como consecuencia lesiones que van desde quemaduras, amputaciones, intoxicaciones y hasta en el peor de los casos la muerte. La mayoría de las víctimas suelen ser personas inexpertas, especialmente niños, niñas y adolescentes; contexto que por supuesto deja un interrogante en el ambiente: ¿Dónde está la responsabilidad, control y supervisión de padres, familiares y adultos responsables?, frente a lo cual resulta sumamente preocupante y en ocasiones frustrante, que los eventos de lesiones con pólvora ocurran bajo la mirada omisiva e impávida de éstos.

De cara a estas circunstancias nace la intención de la Alcaldía de Neiva, que mediante la expedición del Decreto 0738 del 06-12-2017, busca prevenir más lesionados por el uso de pólvora, facultando a la Policía Metropolitana de Neiva y otras instituciones como el ICBF para actuar en términos de prevención, disuasión y control con el fin de evitar la producción, fabricación, comercialización, distribución y expendio de artículos pirotécnicos, pólvora, fuegos artificiales o similares sin el cumplimiento de los requisitos técnicos y de seguridad establecidos en el acto administrativo en mención.

Cabe concluir que el Código Nacional de Policía y Convivencia (Ley 1.801) en su artículo 30 tipifica una multa general de tipo 4, destrucción del bien, suspensión temporal de la actividad y suspensión definitiva de la actividad, ante comportamientos que afectan la seguridad e integridad de las personas en materia de artículos pirotécnicos y sustancias peligrosas. Para el caso de niños, niñas y adolescentes que resulten lesionados con pólvora, la Ley 670 del 2001 en su artículo 14, indica que los representantes legales del menor afectado por quemaduras serán sancionados pecuniariamente hasta por cinco (5) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Comentarios