Aunque no se tienen cifras exactas de los casos de conjuntivitis o la ‘mirada china’ como se conoce en el argot popular, debido a que las entidades de salud no están obligadas a reportar los casos porque no es una enfermedad que represente un riesgo para la salud pública, como el dengue, el zika y otras, si se ha evidenciado un incremento, ocasionado por la intensidad de las lluvias y la temporada decembrina donde se reciben muchos visitantes.

“Desde hace unos meses aproximadamente estamos padeciendo un incremento en el número de casos de esta enfermedad, uno porque es de fácil contagio, principalmente por las manos, la persona que está enferma, una vez se rasca con los dedos, asimismo le va dando la mano a otra persona, al vecino, a la esposa, y ahí ya vamos pasando y esa persona va adquiriendo”, explicó el secretario de Salud de Neiva, Miguel Andrade.
¿Cómo se adquiere la conjuntivitis?

La conjuntivitis es una de las afecciones del ojo más frecuentes y tratables en niños y adultos en el mundo. Es la inflamación de la conjuntiva, el tejido fino y transparente que cubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. Esta inflamación hace más visibles los vasos sanguíneos, lo que le da al ojo un color rosado o rojizo.

Hay cuatro causas principales de la conjuntivitis, los virus, bacterias, alérgenos como la caspa de las mascotas o los ácaros del polvo, sustancias irritantes como el esmog o el cloro de la piscina, que infectan o irritan el ojo.

“Esto es cíclico, hay ocasiones que se pueden desencadenar estas enfermedades, y además con lluvias porque dentro de las causas, hay bacterias, hay virus, hay sustancias irritantes o alergias que tenga la persona, eso depende también de si la persona se predispone a las alergias”, explicó el secretario de Salud.

Puede ser difícil establecer la causa exacta de la conjuntivitis porque algunos signos y síntomas pueden ser iguales independientemente de la causa. La enfermedad se contagia principalmente por el contacto con las manos.

“Lo otro es que compartimos elementos en ocasiones, por ejemplo, en la casa, en la almohada, yo tengo la funda y tengo la conjuntivitis, al dormir pues ahí estoy dejando el microorganismo y llega otro y se acuesta y es fácil de diseminar la enfermedad”, acotó.
Aunque no es una enfermedad que pone en riesgo su vida, ni la de los demás, si genera molestias en el desempeño normal de sus actividades y como todas las patologías tiene unos signos de alarma.

“Lógicamente hay que tener unos signos de alarma, pérdida de la agudeza visual, un incremento de los síntomas, ante esto se debe consultar con mayor prioridad al médico, porque esos ya son signos de alarma”, enfatizó Andrade.

Recomendaciones
– Cuando se padece conjuntivitis hay que incrementar o mejorar el adecuado aseo de manos, evitar compartir elementos que puedan contagiar la enfermedad como por ejemplo gafas, lentes de contacto, fundas de las almohadas.

– Hay que mejorar el aseo en los ojos, esto bajo la indicación del médico por consulta externa, (lo ideal es que no lo hagan por urgencias, porque no es una urgencia vital), para que el galeno lo valore y le indique si es necesario iniciar un tratamiento con medicamentos.

NI SE LE OCURRA

– Si empieza a sufrir los síntomas de la enfermedad no se alarme pues se trata de una afección normal, que nada tiene que ver con maleficios y otras creencias populares.

– Lo que jamás deben hacer las personas que sufren de conjuntivitis, es automedicarse, pues los medicamentos no se comportan igual en todas las personas y en esto es muy importante el criterio médico, usar ungüentos porque retrasan la recuperación, intercambiar gotas con otros enfermos, aplicar en los ojos remedios caseros como limón, miel, aguapanela que lo único que hacen es aumentar la irritación del tejido conjuntivo.

EL MITO
Muchas personas le tienen terror a alguien con conjuntivitis, ya que se cree que si se mira a una persona con este padecimiento se le pega, así no más. Los expertos aseguran esto es falso.

“Eso es falso, yo puedo mirar una persona con conjuntivitis a los ojos y desde que no tenga un contacto directo, no se va a transmitir, es falso ese mito de que se transmite con la mirada”, aseguró el secretario de Salud.

 

Comentarios

comentarios