La acreditación de alta calidad con la que fue certificada la Universidad Surcolombiana, no solo trae  beneficios para el alma mater que empezará a tener acceso a recursos y oportunidades en programas gubernamentales, que antes no podía a falta de la acreditación; también tiene impacto en el departamento del Huila que solo por el hecho de tener una universidad acreditada, subirá cuatro puntos en el índice de competitividad.

¿Qué beneficios le trae al Huila la acreditación de la Universidad Surcolombiana?

La verdad es que estamos muy contentos, muy satisfechos de que la Universidad Surcolombiana haya logrado esta meta tan importante, este propósito clave de nuestro plan de administración y también de nuestro Plan de Desarrollo 2015 – 2024 que era la acreditación institucional, es un proceso de varios años, que se consolidó y se estructuró en estos tres años anteriores y que terminó con la expedición de la Resolución 29501 del 29 de diciembre  del Ministerio de Educación mediante la cual nos acreditan por cuatro años, lo cual es muy importante para la universidad, pero también para la región y para el departamento del Huila, porque le va a significar aumentar cuatro puntos en el ranking de competitividad al departamento, solamente por el hecho de tener ya una universidad con acreditación de alta calidad.

¿Qué  significa esto para la universidad, que oportunidades le abre?

A partir de este año, ya podremos recibir estudiantes del programa ‘Ser Pilo Paga’, eso es una situación muy importante, le va permitir acceder a unos recursos por concepto de estas becas, eso se está tratando de replantear para el caso de las universidades públicas, para que el fondo de la beca sea mayor a lo que se ha venido reconociendo, pero también vamos a poder solicitar la inclusión dentro del programa ‘Universidades para la Paz’, que también se estructuró solamente para universidades acreditadas.

Vamos a tener la posibilidad de abrir con mucha mayor facilidad, nuestra oferta académica en otras regiones del departamento del Huila e incluso en otros departamentos del país, en muy poco tiempo y con unos trámites reducidos pues se van a poder abrir esos programas de pregrado y de posgrado en otras regiones.

¿También le significaría a la universidad un incremento en los recursos que destina el Estado a las universidades públicas?

Pues esperamos que sí, de todas maneras, con la ministra de Educación y con el ministro de Hacienda, durante todo el segundo semestre de 2017 estuvimos a través del Sistema Universitario Estatal, haciendo gestiones para que las universidades públicas del país reciban más recursos, tanto las acreditadas como las no acreditadas, y porque el Gobierno  Nacional es consciente que se nos ha afectado con el traslado de los recursos que estaban destinados a las universidades públicas al Programa ‘Ser Pilo Paga’ y al Icetex, que ha sido la lucha nuestra.

Nosotros estamos de acuerdo con el propósito del programa ‘Ser Pilo Paga’, de apoyar a estos estudiantes de escasos recursos para que estudien en las mejores universidades del país ya sean públicas o privadas, pero lo que no compartimos es la fuente de la recursos, no compartimos que se nos estén quitando recursos a las universidades públicas para financiar este programa. Lo que le decimos al Gobierno Nacional es que se busque otras fuentes de financiación diferentes a las que ha venido utilizando últimamente.

El hecho de que hoy la Universidad Surcolombiana esté acreditada, ¿le va a representar algún tipo de incremento en las matrículas a los estudiantes?

No. En absoluto, las matrículas se van a mantener bajo el mismo régimen que fue aprobado en el año 2016 y que se comenzó a implementar desde el año pasado, así que eso no va a tener ninguna repercusión y se va a mantener igual.

¿Qué viene ahora después de la acreditación? ¿Cuál es el siguiente reto?

Tenemos dos retos grandes en lo que nos resta de nuestro periodo, que es terminar de implementar un régimen de carrera administrativa especial universitaria, esperamos este primer semestre de 2018, llevar a cabo los concursos de méritos, para que todo el personal administrativo de planta, ingrese bajo ese proceso, inscribir los que ya estaban bajo la anterior normatividad. Lo que viene ahora son esos concursos que son concursos abiertos, donde tendrán posibilidad las personas que han venido vinculadas a la universidad como provisionales, pero también personas expertas.

El otro reto es comenzar a trabajar desde ya  por la reacreditación de la universidad, porque el tiempo pasa muy rápido y de aquí a años hay que hacer dos procesos de autoevaluación, entonces ya estamos trabajando en la implementación del plan de mejoramiento, esperamos a finales de este año, ya terminar la primera autoevaluación con fines de reacreditación institucional.

En materia de infraestructura, ¿Qué quedó pendiente en el plan de mejoramiento?

Ahí hay una noticia muy importante, y es que a finales del año 2017, el Consejo Superior me autorizó para hacer un crédito por $12 mil millones, $10.500 millones los cuales se van a destinar para la financiación de la construcción de un nuevo edificio de cinco pisos para la Facultad de Educación y para la dotación del auditorio que ya tenemos construido en la Facultad de Economía y Administración, que vale $3.000 millones, $1.500 millones  que nos ha ofrecido el Gobernador, y los otros $1.500 millones esperamos financiarlos para la dotación de este auditorio que va a tener una capacidad para alrededor de 600 personas, sería uno de los más grandes de la ciudad y no solamente serviría para eventos académicos, sino también culturales, sociales y demás.

Vamos a seguir definiendo cuales serían los espacios que tendría el nuevo campus de Trapichito, ese es otro proceso que vamos a iniciar con una comisión del Consejo Académico, quien definirá que facultades, que espacios serían los priorizados para el nuevo campus de Trapichito. Y la siguiente etapa que ya es una comisión técnica para que comience a elaborar ya los diseños sobre estas necesidades.

 

 

Comentarios