LA NACIÓN

Lamentablemente el 2018 no pinta bien para Atlético Huila, empieza peleando el descenso y ahora además no contará con su casa el ‘Plazas Alcid’, así lo confirmó la Dimayor.

Desde el año anterior,  el cuadro ‘auriverde’ venía realizando muchos esfuerzos para no irse de Neiva, pero los meses pasaron y las remodelaciones exigidas, por el ente rector del fútbol colombiano, no se dieron  y el cuadro opita debió buscar un plan B.

“Fuimos informados por la Dimayor de la decisión tomada por la Comisión de Licenciamiento que el equipo no podrá jugar en la ciudad de Neiva. La posición de la Comisión es que tenemos que buscar  una sede alterna y la que hemos estado tramitando es Ibagué. Ya tenemos la autorización de su alcalde, de la directora del Inder y por supuesto del Deportes Tolima”, expresó el gerente general del club opita, Carlos Barrero.

La esperanza

La próxima semana el club trabajaría en la repotenciación de las luminarias del estadio, una de las exigencias de la Dimayor. Son 140 lámparas de las cuales hay que repotenciar el 50 por ciento, que serían 70 y cada una por un costo aproximado de 3 millones de pesos. Por su parte, Electrohuila contribuiría con la subestación eléctrica para garantizar así la iluminación del escenario deportivo.

“Nos toca volver a salir de Neiva mientras se concretan los arreglos para las luminarias, los camerinos y la sala de prensa. Ojalá que el tiempo que estemos en Ibagué sea el menos posible y paralelamente  logremos que la Administración Municipal nos entregue los camerinos para el equipo local, visitante y de árbitros, además de  la sala de prensa, nosotros comenzaremos a partir de la otra semana la repotenciación de las luminarias, para que pueda  funcionar el sistema  de iluminación y se pueda realizar la transmisión en televisión”, explicó Barrero.

Las pérdidas

Grandes pérdidas le ha significado al club huilense que el equipo no juegue en casa. “Llevamos tres años sin recibir taquilla,  más de cinco mil millones ha perdido el Atlético Huila. Generamos unas pérdidas por $2.053 millones en el 2017, eso es supremamente duro para nuestras finanzas. Pérdidas que están dadas en primer lugar por las taquillas y por supuesto una reducción significativa en la comercialización de vallas, por los sponsor publicitarios, porque si no hay un buen estadio, ni aforo, no se dan las pautas fácilmente”.

¿Cuánto cuesta?

Mientras jugar en Neiva, cuesta diez millones de pesos por partido, jugar en una sede alterna tiene un costo de 26 millones de pesos.

“Estaríamos perdiendo 16 millones de pesos por partido, que multiplicado por los 20 compromisos da una suma de más de 300 millones de pesos que eso es terminar de agravar  las finanzas del club”, resaltó el gerente general.

La Liga Águila comenzará el fin de semana del 5 de febrero y finalizará comenzará el fin de semana del 5 de febrero y finalizará el 3 de junio, justo antes del inicio del Mundial Rusia 2018.

 

Comentarios