Maritza Rocío Lopez

Maritza Rocío López V.

Todo ser humano necesita sentirse amado, cuando ésta necesidad se satisface durante los primeros años de vida; el niño sabe que la figura de apego es accesible a él, generándole bienestar, seguridad, tranquilidad; haciéndolo más fuerte, seguro, capaz de superar el miedo, de amar y sentirse amado.

Los niños que no perciben el afecto de sus figuras de apego, desarrollan un vacío emocional que da lugar al síndrome de la carencia afectiva, trayendo consecuencias negativas para el desarrollo de su personalidad, el establecimiento de relaciones interpersonales y afectivas futuras.  En casos donde la madre deja de amamantar al niño lo conduce al marasmo, un tipo de desnutrición por deficiencia energética, acompañada de un déficit calórico total, que conduce a la muerte

La carencia afectiva está relacionada con aparición de enfermedades físicas y trastornos psicológicos, conlleva a la baja del sistema inmunológico, retardo en el desarrollo físico, generación de conductas agresivas, falta de respeto por determinados valores, sentimientos de desconfianza, aislamiento social, incapacidad para hacer amigos, sensación de soledad, de malestar, de insatisfacción hacia sí mismos, hacia los demás, falta de confianza,  autoestima,  autoconcepto o temor al rechazo.

Se incluye en la carencia afectiva, una deficiente relación entre el niño y la madre o figura sustituta emocional, la Violencia Intrafamiliar, el abandono, maltrato, abuso Infantil, gritos, humillaciones, falta de atención, protección, cuidados, deficiente o inexistente comunicación y una mayor cercanía con el mundo virtual.

Para no arrastrar a lo largo de la vida, los estragos de la carencia afectiva; aferrarse al pasado o experiencias negativas de años pasados, hacer de la existencia un predicamento, depender de otro para ser feliz o sentirse realizado, vivir inmersos en la ansiedad, angustia, impotencia o miedo a la soledad; es necesario querer superar esta condición, saber que se cuenta con las condiciones necesarias, para alcanzar todo aquello que se propone alcanzar; identificar los talentos que permiten hacer las cosas bien, reinterpretar los recuerdos del pasado para que a partir de ellos, se compra mejor la realidad, se genere una mayor confianza en sí mismos, se rompan las barreras que impiden el goce pleno, disfrute y establecimiento, de una relación de pareja sana y duradera.

En la medida que se comprende la importancia de suplir las necesidades afectivas de los niños, que se reconocen las consecuencias que trae consigo la carencia afectiva para el desarrollo, crecimiento y proyección del ser humano; es posible hacer algo para remediar el daño causado, superar los problemas que se puedan presentar y tener un mayor disfrute de la propia  vida.

Comentarios