Bogotá, Colombia. 2012. Foto ilustración con billetes de 20.000 pesos colombianos. Foto: Andrea Moreno/CEET Crédito: CEET Fotógrafo: ANDREA MORENO

Carlos Alberto Perdomo Restrepo

Abogado especialista

¿Qué es el contrato de transporte?

El código de comercio en su artículo 981 nos indica que:

El transporte es un contrato por medio del cual una de las partes se obliga para con la otra, a cambio de un precio, a conducir de un lugar a otro, por determinado medio y en el plazo fijado, personas o cosas y entregar éstas al destinatario.

En el evento en que el contrato o alguna de sus cláusulas sea ineficaz y se hayan ejecutado prestaciones, se podrá solicitar la intervención del juez a fin de que impida que una parte se enriquezca a expensas de la otra.

En este orden de ideas, tanto la jurisprudencia como la doctrina ha señalado que las obligaciones del transportador son de resultado, sin importar si se trate de cosas o personas, por lo tanto, lo que conduce a la satisfacción del acreedor es que la cosa llegue a su destino sana y salva, así como para el transporte de personas, sin que exista alteración de ningún tipo para el cumplimiento de la obligación confiada al transportador.

¿Cuáles son las obligaciones del pasajero?

La principal obligación del pasajero en el contrato de trasporte de personas será pagar el pasaje y acatar las condiciones se seguridad impuestas por el transportador y por los reglamentos de la empresa transportadora, sin embargo,  dichos reglamentos deberán ser exhibidos en lugares donde los usuarios puedan observarlos o se encuentren estipulados en los boletos de viaje.

¿Qué sucede si el vehículo que me transporta se accidenta, quien responde?

Recordemos que el transportador responderá por todos y cada uno de los daños que sufra el pasajero desde el momento que el mismo se haga cargo de transportarlo, no solo por los daños causados por los vehículos utilizados por la empresa, sino también los que concurran en los sitios de embarque y desembarque, además, si en el accidente existen culpas compartidas con otro vehículo, el pasajero podrá demandar en solidaridad a los dos para que le respondan por los daños causados, no obstante, la responsabilidad del transportador cesara cuando el viaje haya concluido o como lo manifiesta el artículo 1003 del código de comercio por las siguientes causales:

1) Cuando los daños ocurran por obra exclusiva de terceras personas;

2) Cuando los daños ocurran por fuerza mayor, pero ésta no podrá alegarse cuando haya mediado culpa imputable al transportador, que en alguna forma sea causa del daño.

3) Cuando los daños ocurran por culpa exclusiva del pasajero, o por lesiones orgánicas o enfermedad anterior del mismo que no hayan sido agravadas a consecuencia de hechos imputables al transportador.

4) Cuando ocurra la pérdida o avería de cosas que conforme a los reglamentos de la empresa puedan llevarse «a la mano» y no hayan sido confiadas a la custodia del transportador.

Ahora bien, la jurisprudencia de la honorable corte suprema de justicia sala civil ha sido enfática, en manifestar que al ser el contrato de transporte de personas de resultado, al transportador no le basta simplemente con poner toda su diligencia y cuidado en la conducción, de forma tal que solo podría eximirse de responsabilidad demostrando la  existencia de una causa extraña, tal como el caso fortuito o una fuerza mayor, que permita que entre el hecho y el daño no exista el nexo causal indispensable para imputarle responsabilidad.

 

¿Qué tipo de acción tiene el pasajero que desea demandar a una empresa de transporte de personas cuando no quieren responder por los perjuicios derivados de un accidente de tránsito?

Lo primero que debemos indicar es que este tipo de acción es contractual, pues se deriva de un vínculo y acuerdo de voluntades entre los intervinientes, uno el que transporta la persona y otra el que paga por ese servicio de ser transportado, por lo que al momento de demandar deberá interponerse una demanda de responsabilidad civil contractual, no obstante,  si la causa del accidente es compartida, es decir, por causa del transportador y un particular, el afectado podrá demandar a elección de él, a uno o a  los dos para que responda por los perjuicios irrigados, sin embargo, contra el particular la responsabilidad seria extracontractual, por no derivarse de un contrato, lo que lo legitima a la víctima para dentro de una mismas demanda, interponer contra la transportadora la acción de responsabilidad civil contractual y contra el particular deberá dirigirse por medio de la responsabilidad civil extracontractual, motivo por el cual,  le permitiría la acumulación de pretensiones dentro de un mismo proceso.

¿A qué órgano le corresponde la investigación de la responsabilidad de las lesiones ocasionadas al pasajero en un accidente durante la ejecución de un contrato de transporte de personas?

Es a la fiscalía general de la Nacion, a través de sus delegaciones, investigar los punibles de lesiones personales u homicidio, en representación del lesionado o familiares del occiso, a través de un procedimiento penal, en donde se le imputara la responsabilidad del delito a quien por imprudencia, negligencia, impericia o descuido desplego la conducta genera del daño, con fin de que al mismo se le imponga la sanción penal correspondiente a la normatividad vigente en la ley 906 del 2004. Ahora bien de existir condena en contra el procesado, también podrá la victima dentro de la acción penal, interponer un incidente de reparación, para que se le indemnicen los perjuicios causados. Así las cosas, resulta a elección del pasajero afectado o sus familiares cuál de las dos vías judiciales a invocar, empleara para que se le rezarse el daño que se le causo, o la acción civil de responsabilidad contractual mediante un proceso verbal, o dentro de la acción penal, el incidente de reparación integral.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios