MOE entregó su informe final que analiza las irregularidades que se presentaron durante las elecciones de Congreso.

Tras un exhaustivo trabajo de análisis y revisión del material e información recolectada desde el día de las elecciones a Congreso y consultas interpartidistas el 11 de marzo, la Misión de Observación Electoral entregó su informe final o de cierre.

Aunque el balance fue sobresaliente, pues se destacó la disminución del abstencionismo, la MOE señaló varios hechos que generan preocupación, entre ellos, el aumento de reportes ciudadanos sobre posibles irregularidades electorales, la confusión generada por el tema de los tarjetones de consulta y la disposición por parte de la Registraduría Nacional de dos formularios E-11 para el registro de los votantes de las consultas.

En total fueron 3.398 observadores de la MOE vigilando las elecciones, 57,2% mujeres y el 42,8% hombres, desplegados en más de la mitad de los municipios del país pertenecientes a 330 organizaciones de la sociedad civil, que hicieron presencia en 571 municipios de los 32 departamentos del país.

 

BALANCE DE LA MOE

  • En el 15% de las mesas el número de votos era mayor al número de votantes habilitados. En casos en los que sobraron tarjetones, el 26% no fueron escogidos al azar y un 19% de esos tarjetones no fueron destruidos.
  • En el 35% de las mesas observadas se permitió votar al ciudadano después de las 4:00 pm (un porcentaje menor al presentado en plebiscito de 2016 que fue el 41%).
  • En el 76% de los puestos de votación observados se encontraron equipos de identificación biométrica; pero en el 62% de esos puestos observados no todas las personas pasaban por el registro biométrico permitiendo posible suplantación de votantes.
  • El 17% de las mesas de votación en el momento del conteo de votos no garantizaban un espacio adecuado que respondiera a la cantidad de votantes. Hacinamiento para escrutar (45%) y jurados estaban a la intemperie (30%).
  • El 80% de los puestos de votación no fue adecuado para las necesidades de personas con discapacidad.
  • En el 30% de los puestos de votación no había presencia de representantes de la Procuraduría, Fiscalía y/o Defensoría del Pueblo.
  • La mayoría de reportes advierten la poca ayuda de las autoridades al interior del puesto de votación para los votantes (35%), el poco espacio para votar (30%) y la inadecuada señalización al interior (20%).
  • En el 95% de las mesas de votación se mostró públicamente la urna totalmente vacía antes de iniciar el proceso de votación y en el 97% de las mesas, la urna fue debidamente cerrada y sellada.
  • En el 36% de los puestos observados y reportados, testigos electorales o jurados, portaban algún distintivo de campaña. Se debe recordar que el día de elecciones está prohibido todo tipo de proselitismo electoral.
  • La MOE ha entregado a las autoridades 426 reportes ciudadanos sobre irregularidades electorales. 184 casos están relacionados al constreñimiento al votante y la compra y venta de votos.
  • En el 94% de los puestos de votación observados, las autoridades sí hicieron algún tipo de identificación de los jurados, ya sea por identificación biométrica o por distintos métodos, evitando la suplantación de jurados.
  • El 24% de las mesas observadas se encontraba sin los seis jurados en el momento de instalación.
  • Según la MOE, elecciones de Circunscripción Indígena tendrían que repetirse, tras el preconteo (al 98,7%) de estas circunscripciones para Senado se registran 158.915 votos, mientras que los votos en blanco son 340.798 (68%) de la votación.
  • El 96,4% de los puestos de votación era visible y accesible, “la MOE reconoce el esfuerzo realizado por la organización electoral para que todos los ciudadanos tengan la información necesaria para votar”.

 

 

 

Comentarios

comentarios