A veces un bozal suele ser incómodo para el perro, pero se necesita por cuestiones de seguridad.

Últimamente se ha disparado el número de casos en los que los niños son atacados por los perros, por tal razón, usted como dueño de un canino debe tomar las medidas de seguridad pertinentes.

El Nuevo Código de Policía y Convivencia multará a los dueños de perros considerados potencialmente peligrosos que los saquen a pasear sin un bozal. Sin embargo, además de temas concernientes a la legislación existen diversas razones por la que un humano quiera poner un bozal a su compañero canino; puede ser por seguridad, porque irá con él a lugares llenos de gente o porque va a llevarlo al veterinario; también por motivos de entrenamiento o porque quiere evitar la ingestión de cuerpos extraños.

Veterinarios indician que cualquiera que sea la razón es importante entender que nunca se debe usar un bozal para castigar a una mascota. Su uso debe limitarse únicamente a situaciones de seguridad, salud y corregimiento de comportamientos. Además, que el uso de estos implementos debe ser por un periodo corto de tiempo.

Tipos de bozales

-Nylon o de tela: Estos se caracterizan por mantener cerrado el hocico del perro. No les permite comer ladrar o beber. Se recomienda usarlos para consultas el veterinario debido a una herida o alguna situación que pueda llevar a un comportamiento  agresivo. No son recomendables para días calurosos o para actividades físicas.

-De cesta o rejilla: Se caracteriza por ser fabricados en plástico o metal. Impide mordeduras, pero a diferencia de los bozales de nylon les permite más flujo de aire, jadear y beber. Además son más indicados para días calurosos.

-De neopreno: Finalmente existe otro tipo de bozal  novedoso que permite incluso que el perro coma. Este tipo de bozal está fabricado con material extremadamente resistente, durable  y flexible. Además es de fácil limpieza y es resistente a cualquier tipo de químico y fuerza de flexión y torsión.

 

Para tener en cuenta

-Al elegir el bozal además del material debe elegir uno que no presione demasiado su hocico o que no roce demasiado ya que esto podría causar heridas e irritación.

-También debe ser cómodo para el perro, fácil de poner,  limpiar y que le permita a ladrar  e incluso beber agua.

-Es muy importante si va a elegir un bozal de uso diario que permita el jadeo ya que en días calurosos esta es la clave para que el perro no se sobrecaliente y tenga un golpe de calor.

-Nunca use un bozal como castigo para reducir sus ladridos o para evitar que coma en exceso, esto puede ser un contraproducente ya que puede causar ansiedad.

-El bozal es una herramienta de urgencia frente a un animal muy agresivo. Intente que esta no sea la primera opción para corregir este tipo de comportamiento. Consulte especialistas sobre el comportamiento de los animales para que le ayuden a encontrar la fuente de dicha agresividad.

La talla

-Longitud: Medir la distancia desde el extremo del hocico a la línea de los ojos en centímetros

-Perímetro del hocico: Medir en centímetros una circunferencia alrededor del hocico dejando  un centímetro por debajo de la línea del ojo. Hay que tomar la medida con la boca del perro un poco abierta.

-La línea de los ojos: Medir en centímetros por la derecha la distancia de la línea de los ojos hasta las orejas.

-Perímetro del cuello: Medir en centímetros el perímetro alrededor del cuello y por de las orejas.

 

Comentarios

comentarios