yilbert saavedra

YILBER LEANDRO SAAVEDRA

En toda una vena rota se han convertido las costosas e improductivas sesiones dominicales que realiza el Concejo de Neiva. Los millonarios pagos por concepto honorarios a los concejales, no se compadecen con la escasa labor mostrada por el cabildo.

Desde el primer año de este cuatrienio, el Observatorio ´Concejo Visible` ha denunciado e insistido en la necesidad de que la corporación no sesione los días domingos, debido a los elevados costos económicos que se generan, la ausencia de temas y proyectos relevantes o urgentes, la no presencia de medios de comunicación, pero sobre todo la búsqueda de que por fin encarnen un mensaje público de “protección del erario”, principal función de este tipo de corporaciones.

Durante el primer año, el presidente Mateo Trujillo, insistió en evitar sesionar los domingos, pese a esto, la plenaria imponía su voluntad convocándolas por mayoría, incluso, así no hubiera ningún tema a tratar.  En el segundo año, en la presidencia de Deiby Martínez, también se intentó no convocarlas, o se utilizaron los domingos, en ocasiones, para realizar las sesiones descentralizadas de “Concejo al Barrio”, buscando facilitar la asistencia de la comunidad, por ser un día no laboral.

Sin embargo, durante el 2018 (en medio de uno de los periodos más improductivos de los últimos años) ya se están presentando nuevamente estas sesiones que resultan onerosas para los bolsillos de los neivanos, quienes con sus impuestos, sostienen el aparato público.

Precisamente, la sesión más corta en lo que va corrido de este año, se desarrolló el domingo 4 de marzo, duró apenas cinco minutos; únicamente se hizo llamado a lista, incluso, algunos concejales llegaron tarde y alcanzaron apenas a registrar su nombre. Ese día, por sólo decir “presente”, cada concejal recibió 408.703 pesos, esta cifra, multiplicada por los 15 cabildantes que asistieron, nos da un total de 6`130.545 pesos, también tendríamos que adicionar a este monto los gastos en personal administrativo, esquemas de seguridad y servicios públicos. La acción del millonario gasto en esta sesión “relámpago”, es evidentemente contraria a los principios de eficiencia administrativa, cuidado de los recursos públicos y austeridad en el gasto, máxime cuando durante los días previos y posteriores tampoco hubo puntos a tratar en el orden del día.

Sesionar los domingos sin justificación alguna y únicamente para cobrar, podría ser interpretado como detrimento patrimonial. En Concejos como los de Medellín, Bucaramanga o Cartagena sesionan de lunes a viernes y excepcionalmente los fines de semana.

 

 

Comentarios

comentarios