James Suaza sueña con ser como la luchadora Andrea Olaya.

De ojos claros, cabello castaño, estatura mediana y mirada curiosa  es James Estiven Suaza, un niño que a pesar de las circunstancias de la vida ha salido adelante y su pasión no es el fútbol, hoy sueña con ser un gran luchador olímpico.

El fiel seguidor de la luchadora Andrea Carolina Olaya, nació el 26 de enero de 2007 en la ciudad de Neiva, vive con sus abuelos desde  hace 8 años, quienes le brindan su comprensión y ciudado.

“Es nuestro niño, él sabe que con nosotros siempre va a encontrar amor y apoyo” dijo su abuela,  Rubi Nazayo Bernal.

El amor de James por la lucha, inició cuando ingresó al programa Centros de Iniciación y Formación Deportiva de la Alcaldía de Neiva hace dos años, desde entonces, solo sueña con estar en las colchonetas a nivel nacional e internacional, subir al podio y llenar de orgullo a sus abuelos. En este deporte ha encontrado la mejor manera de liberar energía, distraerse, superarse personalmente y creer que puede alcanzar  un futuro mejor.

“En esta escuela aprendo muchas cosas,  comparto con mis amigos, conocí a la campeona   Andrea Olaya quien  viene y nos motiva, los profesores nos llevan al Coliseo  a entrenar con la Liga del Huila y participamos de festivales recreativos con piscina y juegos”, contó.

Gracias a su dedicación y pasión fue escogido por sus instructores como nuevo integrante del programa ‘talentos deportivos’ de la Secretaría de Deporte y Recreación de Neiva que se encarga de potencializar sus habilidades y vincularlo a la Liga de Lucha del Huila  para que inicie sus competencias locales y regionales.

Lucha diaria

A las 5 de la mañana inicia su rutina cuando su abuela lo despierta para que desayune y se prepare para ir a la Institución Educativa Jairo Morera Lizcano donde cursa sexto grado y que queda a 20 minutos de su casa en el barrio Panorama. La jornada académica inicia a las 6:45 a.m.

“En los entrenamientos  he aprendido todas las técnicas de la lucha como  sumersión, entrada a dos piernas, entrada con  brazo, entrada a tobillo y bombero. No podemos perder materias o estar mal en el colegio”, afirmó James.

 

Al medio día llega a su casa, descansa una hora, alista su uniforme y sus zapatillas para lucha olímpica gestionadas por la ‘Reina de la Lucha Olímpica’ y su entrenador  Marlio Guzmán Ipuz.

A las dos de la tarde inicia sus entrenamientos, muy juicioso aplica lo aprendido y cada día se esfuerza por ser el mejor.

“Con la Fundación Social y Cultural Vida y Paz que funciona en el barrio Panorama de la comuna 8 se realizó la articulación para trabajar con niños que son caracterizados por el ICBF, trabajamos con ellos con el propósito de contribuir a la reconstrucción del tejido social en esta zona” explicó, Juan José Rodríguez Grijalba, tutor de James y docente del programa del municipio de Neiva.

Según sus instructores de lucha olímpica, James es un líder de grupo que ayuda a organizar y colabora con la disciplina de las clases.

 

Sueño olímpico

Convertirse en medallista olímpico es uno de los sueños de esta promesa de la lucha huilense,  que dice llevar este deporte en sus venas y quiere competir desde ya contra otras ligas y clubes del país.

“Quiero representar los colores de mi ciudad por lo alto, ser el orgullo de las personas de mi barrio y de mis entrenadores que son un ejemplo para mí”, finalizó el deportista opita.

Comentarios

comentarios