Marco Fidel Rocha Rodríguez

Cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa. Es preocupante que algunos ciudadanos que se atreven a proponer soluciones para la educación en Colombia, se centren única y exclusivamente en la Educación Superior, que grave error cometen quienes creen que el problema de la educación radica en el valor de las matriculas de la Educación Superior.

Que lejos están de la realidad educativa; señores “tratadistas” el problema de la educación no radica en el valor de las matrículas y mucho menos en pretender que la solución a este delicado aspecto de nuestra vida se arregla otorgando becas a los universitarios; nuestro problema es mucho más grave y tiene una dimensión mayor, los problemas comienzan en la edad preescolar, pasan por el colegio para finalmente llegar al nivel superior. Si no analizamos los problemas que atañen a nuestros niños en edad preescolar, carentes no solo de la calidad docente sino de la falta de atención en salud y del robo continuado de los refrigerios, además de las pésimas instalaciones físicas en la mayoría de nuestros establecimientos estamos pasando por alto una etapa definitiva para nuestro futuro ciudadano.

Serios estudios han demostrado que nuestro sistema educativo esta calificado en muchas áreas a unos niveles preocupantes y de allí el rendimiento en la vida universitaria y finalmente en la calidad de nuestros profesionales lo cual es alarmante. Detectar en los alumnos sus fortalezas y debilidades es algo fundamental y en Colombia poco nos preocupamos por esta principal búsqueda.

Además, hay que considerar y buscar solución a otros aspectos como los que se refieren a la calidad y vocación de los profesores, la ausencia de creatividad en los procesos de enseñanza-aprendizaje, instalaciones físicas deficientes y sitios amables para la recreación de los jóvenes, la penetración del mercadeo de fármacos que incluye el consumo y la venta de la maldita droga a nuestros jóvenes.

Estos y muchos otros son los aspectos que en primera instancia deberían buscar quienes pretenden posar como expertos en el tema educativo, este sector tan fundamental para un país que aspira a un desarrollo sostenido y equilibrado y que no puede ser ignorado por quienes de manera loca y competitiva sostienen que el problema de la educación es un problema de plata. No señores, es un problema mucho más complejo que requiere soluciones desde los primeros años, desde nuestro hogar, para lograr formar a verdaderos ciudadanos con principios éticos y voluntad de servicio.

marco_f@cesa.edu.co

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Compartir
Artículo anteriorLa verdad del conflicto
Artículo siguienteFestejo