Todos los ojos del planeta están puestos por estos días sobre el Mundial de Fútbol de Rusia 2018. Hemos visto, por ejemplo, que los equipos favoritos aún no descrestan, que Salah no brilló y que Neymar está en deuda con sus seguidores. Pero también hemos visto a un gran Cristiano Ronaldo y a una sorprendente Rusia. Ya empezamos a ver los rostros de tristeza de los jugadores de los equipos que empezaron a despedirse del campeonato. Hemos visto, así mismo, la justicia que desde el VAR se ha impartido en los juegos. En fin, han sido muchos los episodios alrededor de estos primeros días del Mundial.

En el caso de nuestra Selección Colombia, sufrimos con la derrota en su primer partido ante Japón. Muchos daban por descontada la victoria del combinado colombiano y muchas han sido las opiniones que han surgido tras el juego: Que Pékerman no puso a los jugadores que eran, que James no estaba en forma, que Falcao no ‘rugió’. Pero en el fútbol, como casi en todo juego, no hay nada escrito y los partidos se juegan en la cancha y no en el papel o en las redes sociales.

Atrás ya debió haber quedado esa derrota. La Selección Colombia debe salir hoy convencida de que se puede y puede sumar su primera victoria ante Polonia, que está igual de necesitado. Los dirigidos por José Néstor Pékerman tienen cualidades extraordinarias y muy seguramente, las sabrán utilizar en el juego decisivo de este domingo para continuar con ‘oxigeno’ en el Mundial de Rusia. Los jugadores colombianos han demostrado tener algo adicional: orgullo y entrega, esos que hacen llenar de coraje el corazón para lograr lo extraordinario y hasta lo imposible.

Como colombianos, debemos apoyar a nuestra Selección, tener la fe intacta y disfrutar de las emociones que cada juego encierra. Y si por cosas del fútbol el marcador nos resulta adverso, ya habrá tiempo para reponernos y empezar de nuevo.

Comentarios