Una multitudinaria caminata por las principales vías de la capital caqueteña se cumplió ayer en horas de la mañana en la que exigieron el cumplimiento a muchas promesas del gobierno y se resaltó la súplica al respeto al derecho a la vida.

Esta marcha de centrales obreras se cumplió con la participación de sindicatos, asociaciones y activistas en la que se rechazaron las políticas de los gobiernos nacional, departamental y municipal. Además, los manifestantes expresaron la preocupación por el asesinato de líderes sociales y docentes.

En la marcha, además, se expresó el rechazo a la extracción de petróleo en la región.

“Queremos mostrarnos como un departamento digno de sus derechos, acá hay muchos problemas que afectan a la población, el sistema educativo es débil, no hay muchas oportunidades laborales y estamos en riesgo tras las amenazas de la explotación petrolera en algunos municipios”, afirmó Diego Osorio, participante de la marcha.

 

 

 

Comentarios