Foto Miller Burgos

Las lluvias torrenciales que se registraron la madrugada del pasado sábado 11 de agosto generó nuevamente desbordamientos de los ríos que atraviesan a la capital del Putumayo; y revivió en la comunidad mocoana la tragedia del pasado 31 de marzo de 2016.

Esta nueva amenaza del sábado creó en la ciudadanía el temor de padecer una nueva avalancha. Además de la destrucción del puente peatonal de la avenida 17 de julio, recientemente construido; se evidenció el grave deterioro de los puentes peatonales existentes, lo cual revivió la discusión sobre la inexistencia de salidas de emergencia ante una nueva calamidad.

“Los puentes no están listos para una emergencia, no hay manera de pasar si sucede una tragedia como la del 31 de marzo, quedaríamos incomunicados. Los policías sólo decían “los puentes van a colapsar” y no permitían el paso, se ha centrado la atención en los puentes grandes, y ¿los demás? No hay plan B para pasar”, señaló un ciudadano a través de las redes sociales.

Asimismo, algunos ciudadanos aseguraron que las zonas de riesgo están nuevamente habitadas y las alarmas no fueron claras. “La voz no se entendía y con la lluvia era poco lo que se escuchaba”. También aseguraron que el caos fue mucho mayor por las publicaciones en las redes sociales. “Los fisgones sólo para tomar fotos, como siempre perturbando las calles”, expresaron.

El reporte preliminar del alcalde de Mocoa, José Antonio Castro, fue la destrucción de tres viviendas y la afectación de 58 más. Asimismo, se hizo necesario la evacuación de 15.000 personas, las cuales regresaron a sus hogares luego de las lluvias. La presentación de las pruebas Saber 11 fueron suspendidas en la ciudad, mientras que las comunidades reclaman la construcción de los muros de contención que los protejan de una eventual tragedia.

Ver galería fotográfica de la amenaza.

El Presidente Iván Duque hoy presentó el balance de gestión por la emergencia en Mocoa.

Ver balance

 

Comentarios