CLAUDIA MARCELA MEDINA GARCÍA/LN

gerenciageneral@lanacion.com.co

 

El 7 de agosto pasado, el huilense Ernesto Macías Tovar fue tendencia en redes sociales. Su discurso en la posesión presidencial, en su calidad de presidente del Senado de la República, levantó una verdadera ‘polvareda’. Dos semanas después, aún se sigue hablando de sus palabras. En este diálogo con LA NACIÓN, el dirigente político del Centro Democrático se refiere no sólo a ese tema sino a la consulta anticorrupción y las reformas a la justicia y tributaria. También defiende a su paisano el representante a la Cámara, Álvaro Hernán Prada, en la mira de la Corte Suprema de Justicia por supuesta manipulación de testigos.

 

Rayos y centellas cayeron cuando pronunció su discurso en el evento de posesión del Presidente Duque. Después de dos semanas, ¿Qué ha pasado?

Con mi discurso no insulté a nadie ni ultrajé a nadie. Simplemente dije la verdad sobre el país que recibió el presidente Iván Duque. Sin embargo, se sintieron los que no deberían sentirse; como en el adagio popular: ‘sufre más el velón que el dueño de la olla’. Pero el tiempo me dará la razón, es más, el último informe de la Contraloría sobre la situación fiscal del país tiene las cifras que cité en el discurso. La situación del país es muy grave y alguien tenía que contarla.

 

¿Logró su objetivo?

El objetivo era contarles a los colombianos qué país recibía el presidente Iván Duque. Desde luego, era previsible que a los áulicos y beneficiarios del gobierno del expresidente Santos les fuera a incomodar. Eso sí, no me imaginé que ciertos periodistas nacionales salieran a insultarme peor que si hubieran recibido una ofensa personal. También debo decirle, los mensajes y expresiones de solidaridad e identidad con mi discurso y de rechazo a los insultos son innumerables todos los días; entre más me maltratan mayor apoyo recibo.

 

Ha habido toda clase de críticas por su discurso. Se metieron hasta con su persona y su hoja de vida académica. ¿No se arrepiente?

No tengo de qué arrepentirme porque todo lo que dije es cierto. Es más, los que me han insultado no han podido desmentir nada de lo que dije. Hoy más bien me arrepiento de haberme quedado corto, sobre todo en las cifras del gobierno anterior, porque faltó mucho por decir. En cuanto al maltrato que buscan darme con mi hoja de vida académica, eso ya se volvió un disco rayado de unos muy pocos malquerientes que tengo; inclusive, por ese tema hasta me denunciaron penalmente en la Corte Suprema de Justicia, y después de presentar mis certificados y desvirtuar todo lo que dijeron, la Corte profirió fallo inhibitorio. Me atacan por haberme superado y porque no tienen nada más qué decir de mí. Y todos los ataques salen del Huila.

 

¿Qué le dice a esos periodistas y colegas?

Nada qué decirles. Pero si da mucha tristeza por el periodismo, porque esos que dicen ser periodistas deberían dar ejemplo de objetividad o imparcialidad, pero insultan y sacan todo el odio que tienen por allá adentro para descargarlo sobre mí. Les respondo con la famosa frase que algunos le atribuyen al Quijote: “Ladran, Sancho, señal que cabalgamos”.

 

Usted ha dicho que el presidente Duque no conocía de su discurso, ¿En realidad no ha dialogado con el presidente de todas las ‘ampollas’ que se levantaron?

Después del 7 de agosto he conversado varias veces con el presidente Duque, pero el tema del discurso no lo hemos tocado. Creo que no es necesario.

 

El país está polarizado. Su posición en el evento expresada a través del discurso muestra un discurso distante del discurso del Presidente, ¿Lo siente así?

La verdad hay que decirla cueste lo que cueste. Durante el gobierno anterior, al país lo venían acostumbrando a que tapaban las cosas malas. Lo que hacía el gobierno Santos era barrer la basura para debajo de la alfombra. Lo que hice con mi discurso fue levantar la alfombra y mostrar lo que había debajo. Simplemente leí las cifras del gobierno y mostré parte de la realidad del país. Luego, bajo el pretexto de no polarizar, no se puede esconder la verdad. Ahora, el discurso del presidente Duque tenía que ser así como lo presentó: él tenía que hablar en ese tono y comenzar a devolverles la esperanza a los colombianos.

 

Hablemos de los ventarrones y que va a mandar a investigar a los chamanes. ¿Esa afirmación es cierta o fue un chiste?

Eso fue un chiste. En una amena y cordial entrevista con Vicky Dávila dije que a raíz del ventarrón y la lluvia del 7 de agosto estaba creyendo en los chamanes; ella me dijo que había que investigar y le respondí que sí. Y eso lo tomaron aquellos como la gran noticia. Ahora cualquier cosa que yo diga la tergiversan y la vuelven tendencia. Y el cuento de los chamanes lo convirtieron en un show mediático.

 

¿Cuál es la estrategia del Centro Democrático frente a la consulta anticorrupción?

Aquí no hay ninguna estrategia. Yo voy a votar la consulta a pesar de todos los reparos que tengo sobre la misma. Honraré mi palabra. Pero esa consulta ha sido una bandera política de sus promotoras y no resuelve los problemas de corrupción, además que todos los puntos están en la Constitución y la ley. Algo que no les han dicho a los colombianos es que de aprobarse la Consulta, los temas irían al Congreso para su trámite legislativo. Por otro lado, y cumpliendo con un compromiso de Campaña, el Gobierno del presidente Duque está radicando en el Congreso un paquete de proyectos que van mucho más allá y atacan de verdad las raíces de la corrupción.

 

Usted no votará la primera pregunta de bajar los salarios ¿por qué? ¿Eso no le resta popularidad?

Cuando hago alguna afirmación, la hago por convicción y sin tapujos. Y nunca pienso en mi popularidad. He dicho con franqueza que no estoy de acuerdo con bajar el sueldo de los congresistas ni de los magistrados ni de otros funcionarios del Estado; porque el congresista tiene los gastos más altos de cualquier colombiano. El congresista por su trabajo político y legislativo gasta mucho dinero en sus desplazamientos, combustibles, hoteles, reuniones con la comunidad, etc. Y la corrupción no se acaba bajándole el sueldo a unos servidores públicos. Ahora, de pasar ese punto en la Consulta, el tema tiene que ir al Congreso para su trámite y de aprobarse tendría vigencia a partir del año 2022, periodo al que he dicho que no aspiro volver al Congreso, luego no es un asunto personal. A mí me “dan palo” porque digo lo que pienso o porque no digo. Pero no me afecta.

 

¿Cómo ve el nuevo gabinete del Presidente Iván Duque y la llegada de la huilense Gloria Borrero como Ministra de Justicia?

Lo mejor del gabinete es que el presidente Duque lo escogió libre y autónomamente, sin consultar siquiera con su Partido. Es un gabinete para la recuperación del país y no para pagar favores políticos. En cuanto a la doctora Gloria María Borrero, ministra de Justicia, es bueno que el Huila tenga asiento en el Consejo de Ministros y que ella sea una interlocutora y una vocera calificada de los intereses del departamento. Me alegró mucho su nombramiento, fue un acierto.

 

La Justicia necesita realmente una Reforma. ¿Usted qué espera de esta Reforma? Temas gruesos como la división de poderes y una Corte de cierre están sobre la mesa.

Pienso que es la oportunidad y la hora para que el Congreso le demuestre al país que es capaz de sacar adelante una reforma a la Justicia. Hay muchos temas para lograr una reforma estructural, los cuales deben ser, inclusive, discutidos con las altas Cortes, con los magistrados, jueces y fiscales de provincia; es decir, buscar el mayor consenso. Lo importante es sacar adelante una gran reforma.

 

Hablemos de la reforma tributaria. Apenas arranca el Gobierno y ya hay revuelo por los pronunciamientos del nuevo Ministro de Hacienda. Sus anuncios prometen meterles la mano al bolsillo a los ciudadanos que ya se han visto lesionados con la anterior Reforma con el aumento del IVA. ¿Usted lo permitirá?

En primer lugar, se trata de una reforma fiscal y para aliviar la carga tributaria de la clase media y buscar un respiro para las empresas con el fin de reactivar el empleo. Lo que ha dicho el Gobierno es que se requiere aumentar la base de declarantes pero no la tributación de la clase media. Y sobre las tarifas, incluyendo el IVA, el compromiso es bajarlas gradualmente. Es decir, la promesa de bajar impuestos y mejorar los ingresos de los trabajadores sigue intacta y está vigente.

 

Me refiero a que se buscará gravar a los colombianos que ganen desde 1,9 millones de pesos. La gente ya no tiene cómo pagar las obligaciones que generan sus propios gastos y ahora pagarle al gobierno nacional ¿será un duro golpe o prefiere sanear la meta fiscal?

No. La fórmula propuesta por el Gobierno para sanear fiscalmente el país es combatir la evasión, bajar los gastos del Estado y modernizar los sistemas de recaudo tributario. Pero no está en las propuestas subir tarifas de impuestos ni aumentar la base de contribuyentes.

 

El Centro Democrático o usted tienen una propuesta concreta para sacar al país de esta crisis económica?

El presidente Duque tiene claro el panorama sobre la crisis fiscal y económica del país. Y tiene muy clara la meta en materia de crecimiento. Desde luego, no es fácil en el corto plazo sacar el país adelante, de una crisis tan profunda, con un endeudamiento tan alto y un hueco fiscal tan grande. Pero también el presidente Duque pronto anunciará las medidas para disminuir drásticamente el gasto público y otras para el saneamiento fiscal.

 

Hablemos de un paisano suyo: Álvaro Hernán Prada, quien está en la mira de la Corte Suprema de Justicia por supuesta manipulación de testigos, ¿Cree que saldrá bien librado de ese lío?

Álvaro Hernán Prada fue víctima de una trampa de aquellas que preparan los delincuentes de cuello blanco en Colombia. El cartel de los falsos testigos y de las falsas víctimas, que lo integran aquellos que visitan las cárceles en busca de torcer declaraciones a cambio de dinero y otros beneficios, andan buscando a quién involucrar, especialmente para incriminar con infamias al presidente Álvaro Uribe. Este es un caso más de tantos que se han presentado y de otros que deben estar preparando, luego estoy convencido que el representante Prada saldrá bien librado de este asunto.

 

Por último, ¿Cómo recibe el reconocimiento que el próximo 14 de septiembre le harán los Gremios Económicos del Huila por su designación como presidente del Senado?

Con humildad e inmensa gratitud. Yo pienso que ese reconocimiento es para los huilenses que en esta coyuntura yo represento. Lo recibo de corazón.

Comentarios