En una ‘caja de sorpresas’ se ha convertido el escándalo de los concejales de Neiva señalados de aceptar dinero y otras dádivas para hacer elegir a Hildebrán Perdomo como Contralor y a Heidy Lorena Sánchez como Personera Municipal.

Durante las extenuantes audiencias de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento que se llevan a cabo desde el lunes pasado, la Fiscalía está revelando las pruebas que tiene contra cada uno de los involucrados.

El ente acusador tiene claro, por ejemplo, que Hildebrán Perdomo, Heidy Lorena Sánchez, el Diputado de la Asamblea del Huila Oscar Urueña y el excoordinador del Grupo de Proyectos Institucionales Especiales de la Universidad Surcolombiana Antonio Medina, hicieron un “acuerdo común” para ‘comprar’ concejales y ‘meterle mano’ a la elección del órgano de control más importante de la ciudad y de la entidad que representa el Ministerio Público.

Además de dinero en efectivo, hubo ofrecimientos de puestos y contratos no sólo en la Contraloría y la Personería sino en otras entidades de la región.

Dentro de su investigación, la Fiscalía está asombrada con la rapidez con que algunos de los ‘salpicados’ se dejaron ‘comprar’. Uno de ellos es el concejal del partido Liberal Juan Carlos Ramón.

Ramón Rueda, contador público de profesión y especializado en Revisoría Fiscal y Control de Gestión, llegó al Concejo de Neiva para este período tras ser secretario de Hacienda durante el gobierno del alcalde Pedro Hernán Suárez. Mucho antes había sido coordinador de la Unidad Técnica Legislativa del entonces congresista Héctor Javier Osorio Botello y Tesorero General de la Gobernación del Huila en el gobierno de Luis Jorge Pajarito Sánchez. En el sector privado, fue gestor de Servisistemas e incluso gerente de la emisora Huila Estéreo.

Hace poco, el Observatorio Ciudadano “Concejo y Asamblea Visible” había tildado a Ramón de “ejecutivo, disciplinado y ordenado” y de “presentar propuestas frente a las distintas problemáticas de la ciudad”. Hasta lo consideró como el Concejal Visible 2017 y le dio un galardón.

A muchos les ha sorprendido que el nombre de Juan Carlos Ramón esté involucrado en este supuesto entramado de corrupción, pero a la Fiscalía aún más. La delegada del ente acusador lamentó la “rapidez” con que Ramón aceptó las “promesas remunerativas” de los ‘cerebros’ de la irregular elección del Contralor y de la Personera Municipal.

Concretamente, la Fiscalía señala a Ramón de “aceptar directa e indirectamente para sí y en favor de otras personas dinero y nombramientos para terceros y allegados”.

 

LAS PRUEBAS

Según la Fiscalía, hubo un permanente cruce de llamadas entre el concejal Juan Carlos Ramón y el contralor municipal Hildebrán Perdomo.

En una de esas comunicaciones, Ramón le pide concretamente puestos de trabajo para un abogado de nombre Ricardo Sanmiguel y una contadora. La Fiscalía corroboró que el Contralor le consiguió al abogado recomendado por Ramón una asesoría en contratación en el municipio de Yaguará.

Ramón estuvo, al parecer, buscando si el Contralor tenía influencias en el Banco Agrario.

El 14 de mayo de 2016, de acuerdo con la Fiscalía, el Contralor le ofreció a Ramón un puesto para que un recomendado de él hiciera una judicatura remunerada.

Dentro del acervo probatorio, hay una llamada entre Juan Carlos Ramón y el empresario René Cantillo y en la que el Concejal dice tener un “proyecto” para proponerle a la Personera Municipal.

 

¿De qué acusan a Escobar y Jesús Garzón?

Muchos consideran a Roberto Escobar y Jesús Garzón como dos ‘pesos pesados’ en el Concejo de Neiva. Escobar, del partido de la U, siempre estuvo respaldado por el exsenador Jorge Eduardo Géchem Turbay. Sin embargo, en las pasadas elecciones se le ‘abrió’ y apoyó al senador Armando Benedetti. Conocido como “El Chulo”, Jesús Garzón, por su parte, es conservador y cercano al presidente del Directorio Nacional Conservador, el exsenador Hernán Andrade Serrano. Es el concejal más veterano de la ciudad. Llegó al Concejo en el año de 1978.

Tanto Escobar como Garzón son señalados por la Fiscalía de hacer parte del supuesto entramado de corrupción para elegir a Hildebrán Perdomo como Contralor y a Heidy Lorena Sánchez como Personera Municipal para el período 2016-2020.

De ellos dos, llama la atención que el ente acusador los acusa prácticamente de ser los ‘soplones’ del Contralor, pues permanentemente a él le comunicaban cómo se llevaba a cabo el proceso de elección. Por supuesto que también están señalados de recibir gruesas sumas de dinero y puestos de trabajo.

 

Roberto Escobar, concejal capturado

ROBERTO ESCOBAR

Según la Fiscalía, el concejal Roberto Escobar, a cambio de favorecer la irregular elección del Contralor y la Personera, se benefició de nombramientos y contratos en la Personería, la Contraloría, la Oficina de Prospectiva de la Alcaldía de Neiva, el Terminal de Transportes y empresas como Coffee Company, de propiedad de René Cantillo.

El día que eligieron a la Personera, Escobar “cumplía las directrices que le daba Hildebrán Perdomo”.

La Fiscalía tiene en su poder una llamada en la que el Concejal Roberto Escobar habla con una persona a la que le confiesa, sin sonrojarse, todos los acuerdos pactados con el Contralor.

El ente acusador, igualmente, documentó reuniones en sitios privados de la capital del Huila para evitar que la elección del Contralor se saliera de control. “Tenían conocimiento de que varios concejales podrían no mantenerse firmes en el apoyo que se habían comprometido a darle a Hildebrán Perdomo”, expresó la delegada de la Fiscalía.

Tras la elección de la Personera y del Contralor, hubo una serie de llamadas en las que el concejal Escobar habla tanto con Hildebrán Perdomo como con René Cantillo para concretar los puestos de trabajo que le prometieron.

Hay, por ejemplo, una llamada de Escobar con Cantillo. En ella, el empresario, más conocido como el ‘hombre del maletín’, le pide que le entregue “cuatro hojas de vida para meterlas urgente a una entidad”.

La Fiscalía ‘chuzó’ otra llamada, en la que el Concejal dialoga con el Contralor y hablan de un ingeniero civil para ser “jefe de obra de una entidad departamental”. Roberto Escobar llamó inmediatamente a una ingeniera de nombre Patricia Cabezas y le da el contacto del Contralor.

 

Jesús Garzón, concejal capturado

JESÚS GARZÓN

La Fiscalía considera que el concejal Jesús “El Chulo” Garzón aceptó no sólo dinero sino nombramientos y contratos en entidades públicas o privadas a cambio de participar en la irregular elección del Contralor y de la Personera Municipal.

“El Concejal Jesús Garzón mantuvo constantemente informado a Hildebrán Perdomo de lo que ocurría al interior de la plenaria del Concejo el día de la elección de la Personera el 8 de enero de 2016. Le comunicaba la forma de cómo se trataba de dilatar la designación y transmitía a los otros concejales lo que Hildebrán Perdomo le decía que debía hacerse”, narró la representante de la Fiscalía.

Dentro de las interceptaciones hechas por el ente acusador a “El Chulo” Garzón, hay dos llamadas que llaman la atención.

Una de ellas fue el mismo 8 de enero, a las 7:44 de la noche, y es entre el Concejal e Hildebrán Perdomo. En esta comunicación, Jesús Garzón lo felicita por la designación de la Personera y explica el “esfuerzo que tuvieron que hacer para salir avante”. Aprovecha esa llamada, igualmente, para dos cosas más: informarle de los concejales que no estaban apoyando su nombre a la Contraloría y pedirle puestos públicos.

La otra llamada es del Concejal con René Cantillo. Abiertamente hablan del dinero que le prometieron. En comunicación del 19 de enero, Cantillo le dice a “El Chulo” que está en el banco, pero que la plata no se la puede dar ese día sino al siguiente. Jesús Garzón le hace énfasis en que necesita “urgente” esa plata y que se la entregue “lo más pronto posible”.

Comentarios

comentarios