RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanación.com.co

El contralor de Neiva, José Hildebran Perdomo Fernández, direccionó en forma personal y en complicidad con otros funcionarios, antes y después de haber sido elegido,  los 35 concursos de méritos para la selección de personeros en ocho departamentos del país.

El funcionario, quien llevaba la representación de la Usco en todos los asuntos jurídicos y quien hacía parte del Comité de Contratación, aparece hoy, según la Fiscalía, como el “cerebro” de la conspiración para hacerse elegir Contralor y para maquinar la elección de su amiga Heidy Lorena Sánchez en la Personería de Neiva.

Pero no actuó solo. En esta confabulación hubo todo un equipo detrás que fraguó la estrategia, otros que ayudaron en la financiación y un grupo de concejales que facilitaron la amañada selección de los aspirantes.

Incluso, en esta componenda también habrían participado funcionarios judiciales, quienes intervinieron, al parecer, para atajar las acciones de nulidad que se tramitaron.

La Fiscalía, sugirió el viernes pasado esta indebida participación y compulsó copias para que la Corte Suprema de Justicia, por competencia, investigue a los funcionarios mencionados en varias de las 33 mil llamadas interceptadas.

Por tratarse de una información sometida a reserva, LA NACIÓN se abstiene de publicar los nombres de los funcionarios judiciales mencionados en este escandaloso suceso que tiene deja 15 personas vinculadas, entre ellas diez concejales, un diputado, el empresario René Cantillo y el médico Luis Antonio Medina, encargado del polémico concurso.

La vicerrectora de Investigaciones Ángela Ríos Gallardo

La confesión

La vicerrectora de Investigaciones Ángela Ríos Gallardo en una extensa declaración en la Fiscalía, se excusó frente a sus responsabilidades y en cambio, señaló a Medina como el principal responsable.

El 25 de abril 2018 la funcionaria  le confirmó a la Fiscalía que en los archivos no aparecían las hojas de respuesta en la prueba de conocimientos. Solo apareció el cuadernillo de preguntas y el original de respuestas de Heidy Lorena Sánchez. Los demás documentos desaparecieron. Igual ocurrió con los resultados realizados en otros municipios.

“Así las cosas, considera la Fiscalía que las personas interesadas en desaparecer estos documentos eran Luis Antonio Medina y José Hildebran Perdomo porque fueron las personas que se encargaron de manipular al interior de la Universidad Surcolombiana todo lo relacionado con el concurso de personeros#.

La fiscal aseguró que las calificaciones que le dieron a la Personera en cuanto a hoja de vida, estudio y experiencia fueron adulteradas. “Esos resultados- dijo- no correspondían a las fórmulas establecidas para valoraros ítems que se le reconocieron”.

Explicó que Vicerrectora revisó aleatoriamente algunos documentos y firmó varios ellos entre otros el acta de admitidos y no admitidos con base en la información que le suministró Medina Arias, responsable del proceso. Y algunos cuadros de resultados. Sin embargo, también suscribe otros documentos tanto en Neiva como en otros municipios, responde las reclamaciones y las resoluciones declarando desiertos algunos concursos.

Lo  más grave: a pesar de haberse separado de la Usco y de estar ejerciendo su cargo como Contralor, el funcionario seguía mandando en el Grupo de Proyectos y tenía ´línea directa’ en la propia Oficina Jurídica. Por lo menos así aparece en la mayoría de las 33.000 interceptaciones telefónicas realizadas por la Fiscalía, en momentos en que se surtían la elección.  De estas llamadas, 14.000 son de interés para este y otros casos y 2.500 contienen información “relevante”.

La confirmación

El 14 abril 2016, ejemplo,  Perdomo y la Personera siguen ‘cuadrando’ las calificaciones. Según la llamada revelada por la Fiscalía la misma Personera le advierte que los seis puntos que le dieron a su hoja de vida no aplican porque no tiene la experiencia y sugiere que le dejen la especialización.

Sánchez Castillo no registraba especialización adicional a la exigida para el cargo, no acreditó diplomados ni cursos entre 40 y 79 horas, únicamente un curso entre 15 y 39 horas.

Tampoco acreditó experiencia en investigación o docencia de tiempo completo ni experiencia específica. Sin embargo, obtuvo la más alta calificación, por encima de aspirantes con reconocida trayectoria y mejor ejercicio de la función pública, entre ellos el ex procurador Andrés Felipe Vanegas, Andrés Peña Peña, Juan Carlos Clavijo y Oscar Huber Zúñiga, quienes acreditaron estudios y experiencias superiores a quien resultó elegida.

En este proceso, consulta al abogado Vladimir Fernández, quien le da instrucciones, entre otras, sugiriendo que debían manejar con cuidado las pruebas por ser antecedes administrativos que deben entregarse. Sin embargo, al magistrado le tocó amenazarlos con un desacato hasta que entregaron un documento que era el original.

Supuesta reserva

Ante las múltiples reclamaciones que comenzaron a formular los participantes y las acciones judiciales, los responsables del proceso se negaron a entregar los resultados de las pruebas. Incluso el mismo rector, insiste aun, en que estos documentos tienen reserva.

“Las pruebas realizadas durante el proceso de selección son de carácter reservado y de propiedad de la Universidad Surcolombiana y la reserva legal solo se levantará por orden judicial”, respondieron.

Sin embargo, otra es la realidad. Las pruebas, por lo menos en el caso de Neiva, fueron adulteradas y los resultados no corresponden a los registrados. Los formatos con los resultados originales fueron desaparecidos. Los documentos originales no aparecen en los registros ni en los archivos de la Usco. Tampoco existen

Por esa razón, han mantenido la confidencialidad, incluso, desacatando una orden judicial.

El contralor, José Hildebran Perdomo habría manipulado todo el proceso.

Hildebran, el hombre clave

Pedro Reyes se posesionó en Pitalito, su tierra natal, el 18 de septiembre de 2014. Dos semanas después designó a José Hildebran Perdomo, como jefe jurídico (Resolución No. P1448 de 2014).

El funcionario asumió el cargo el primero de octubre de ese año con un sueldo de 4,04 millones de pesos mensuales y se mantuvo hasta el 8 de enero de 2016 un día antes de su posesión como Contralor.   Incluso, después de haber asumido el nuevo cargo siguió como ‘Pedro por su casa’.

Según ex funcionarios de esa dependencia, Perdomo Fernández llegó con su propio equipo, entre ellos Juan David Gil, su asistente y hombre de confianza.

Del semillero de investigación, hacían parte, entre otros, el contralor José Hildebrán Perdomo (detenido); la personera Heidy Lorena Sánchez Castillo (detenida), el ex concejal y diputado Oscar Humberto Urueña Medina (detenido), Juan David Gil Ruíz (asesor jurídico quien estuvo en la organización del concurso), entre otros.

Gil Ruiz fue vinculado como asesor de la Oficina Jurídica de la Usco. Además, aparece como asesor jurídico en la Personería de Neiva, en el Sistema Estratégico de Transporte (Sept), estuvo en la Secretaría General y tiene otras asesorías.

Carlos Eduardo García Cruz, terminó reemplazando a Perdomo Fernández, quien lo postuló.  El funcionario fue nombrado por el rector Pedro Reyes (Resolución 1174) el 14 de julio de 2016. Y desde entonces es el encargado de responder todas las acciones judiciales, relacionadas con este y otros casos.

El médico Luis Antonio Medina Arias (actualmente detenido), acompañó a Reyes Gaspar en la Facultad de Salud y estuvo al frente de varios proyectos de atención primaria en salud en muchos municipios, y gestionó otros convenios, cuestionados por los propios funcionarios del centro superior.

Después fue trasladado a la Universidad y estuvo al frente del controvertido concurso para seleccionar los personeros en 34 municipios del país.

Comentarios