CLAUDIA MARCELA MEDINA GARCÍA

gerenciageneral@lanacion.com.co

 

 

El gobierno del presidente Iván Duque recibe el sector salud con un déficit presupuestal para el año 2019 de por lo menos tres billones de pesos. Las deudas entre la Nación con las EPS, éstas con las IPS y hospitales, ponen en riesgo alto la eficiente prestación del servicio para los colombianos.

La EPS Sanitas es hoy la quinta empresa del país en el sector, destacada por la calidad de servicio en la atención primaria, su modelo exitoso está basado en médicos resolutivos y no remisores a la hora del primer contacto con los usuarios. Actualmente trabaja en la Ley de punto final con el Gobierno Nacional y propone que ser ‘pilo paga’ también en la salud, pues debe premiarse al quienes hacen las cosas bien.

 

¿Cómo va la EPS a nivel nacional y en el departamento?

Nosotros estamos en 96 ciudades y totalizamos más de 2,5 millones de afiliados, tenemos un crecimiento acelerado luego que en el 2013 incluimos nuestra reformulación estratégica como un pilar para el desarrollo de la EPS y comenzamos a tener vendedores de Sanitas en el mercado, ya que antes solo se vendía solo por marca, ahora también se hace, pero con el apoyo de vendedores a nivel nacional, para el 2013 teníamos un poco menos de 900 mil usuarios y en cinco años el crecimiento ha sido bastante amplio.

 

¿En qué lugar se ubica Sanitas dentro de las demás?

Nosotros empezamos nuestra fuerza de ventas en el 2013 siendo la octava EPS, hoy somos la quinta, el mercado se ha ido reorganizando, ya que el grupo Saludcoop que era el más grande del país paso a ser Medimás, hoy en día somos la EPS en el país que más crece, el año pasado tuvimos alrededor de 400 mil usuarios nuevos.

 

¿Cómo se logra el crecimiento en un sistema que está en crisis?

Yo diría que ha sido a punta de calidad, las EPS por definición no podemos competir en producto porque es único, el POS que ahora se denomina el Plan de Beneficios con cargo a la UPC, si no se compite en precio y producto, se le debe apuntar a la calidad, dentro de lo difícil que es administrar un sistema de salud como el nuestro que tiene grandes desafíos a nivel económico, hay que pensar distinto y dentro de eso, la apuesta de la EPS Sanitas es la calidad.

 

¿Qué traduce calidad?

En términos de calidad, nosotros no vendemos ladrillos, nuestra apuesta es a un modelo de atención integral. Es claro que debemos tener unas sedes dignas y organizadas, pero eso no es lo prioritario. Para nosotros lo más importante es que tengamos un modelo basado en el cuidado que es la puerta de entrada del usuario al sistema, el médico general, internista o pediatra, que de alguna manera es el primer contacto del usuario con la EPS. Trabajamos porque realmente se le solucione al usuario sus problemas de salud en primer contacto. Invertimos en el recurso humano para que los médicos generales sean resolutivos y no solo remisores, porque habíamos perdido en el país la importancia de este procedimiento, cuando realmente es un tema que requiere un trato especializado.

 

¿Pero resolutivo no es igual a bajar costos?

No, para nada, nuestra estrategia de atención primaria significó un mayor gasto; es decir, antes se contrataban los servicios de atención primaria, hoy lo que estoy haciendo es una combinación de los temas; primero una contratación exclusiva con partners muy fuertes, como si fuéramos nosotros mismos y estoy administrando directamente las unidades de atención primaria. Lo que queremos es que la gente cuando entre, encuentre los mismos programas, que los médicos tienen la misma capacidad resolutiva, que el usuario va a Neiva y viene a Bogotá, no encuentra diferencia porque  sabemos qué está pasando y estamos unidos. Nuestro modelo de atención primaria se preocupa por deshospitalizar las atenciones y eso nos ha permitido tener un menor costo y ser más eficientes en la prestación del servicio y prestarlo con mayor calidad. La atención primaria es lo que más nos resuelve y lo que menos nos vale, resolvemos el 86% de los casos que llegan a una unidad y, sin embargo, no vale ni el 10% del total del costo, pero sí evitamos un desperdicio en otro nivel de atención como la hospitalización.

 

Pero si el médico no se puede salir de su POS, ¿cómo maneja la resolución?

Nosotros le damos autonomía al médico y los capacitamos en resolutividad, humanización, compasión, teniendo esos tips para que puedan resolver. Si es necesario recurrir a otra cosa no hay problema, aquí no hay ninguna restricción y le tiene que dar el tratamiento que el usuario necesita. Así mismo, trabajamos la triple meta que consiste en un sistema de salud bueno, confiable y eficaz, se debe comportar como un equilátero donde cada eje pesa de la misma manera y para que se equilibre debe estar en perfecta armonía. Un eje es el servicio, tasas de los resultados en salud y un eje financiero. Para nosotros todos los ejes son importantes, eso nos ha ayudado a tener una mejor recordación en el mercado y es la EPS donde la gente quiere estar.

 

¿Cómo logra Sanitas asegurar su red de prestación de servicio cuando ahí atienden otras EPS?

Lo que nosotros hacemos es fortalecer la relación con la IPS, trabajamos con aliados integrales, en ese sentido, en algunos lugares, tenemos entradas preferenciales en urgencias para los usuarios de Sanitas, habitaciones especiales en los hospitales. Para esto hay que tener usuarios y hoy en día con las dificultades de algunas EPS, Sanitas es una alternativa, es una responsabilidad grande el tener el cuidado de la salud de las personas.

 

¿Cuándo hacen un chequeo y tienen alguna dificultad, se toman decisiones frente a esa red?

Sí, nosotros aplicamos la triple meta a la red, tenemos relaciones interinstitucionales donde se habla de receptividad, servicio, tenemos auditores que son la cara de la EPS en los hospitales que están pendientes de nuestros usuarios. Es importante que desde el médico hasta con el operador de farmacia, que es la última persona con la que el usuario tiene contacto el usuario, preste un buen servicio.

 

¿Cuántos afiliados tienen en el Huila?

En el Huila tenemos 50 mil afiliados.

 

¿Por qué solo Neiva, Pitalito y Garzón?

Nosotros hemos hecho un ejercicio muy responsable de no estar en ciudades donde no seamos capaces de asegurar calidad de Sanitas y desafortunadamente, en el Huila, no podemos garantizar una red de calidad en municipios muy pequeños.

 

En materia financiera las EPS tienen un problema por lo general muy grave, ¿cómo está Sanitas?

Nosotros no somos ajenos al problema que tiene el sector, lo que ha pasado es que, gracias a los buenos resultados en salud, hemos podido tener unos resultados financieros que nos dan la tranquilidad que le apuesta al crecimiento. Nosotros no tenemos dificultades financieras.

 

¿Ustedes sí les pagan a las IPS?

El déficit existe y es un problema en ‘cascada’, hay unas deudas del gobierno a las EPS y de las EPS a las IPS y de las IPS a los hospitales. Parte de esas alianzas grandes que tenemos es que somos buen pagador, eso es una ley, porque sabemos que para ser aliados tenemos que cumplir con nuestra parte de la ecuación, y si yo estoy exigiendo resultados en salud, tengo que pagar a tiempo, por fortuna también tenemos unos accionistas que nos respaldan y han tomado la situación financiera como una obligación. Uno de los problemas más grandes que tenemos en el momento es el no POS.

 

¿Qué sucede con el no POS?

A las EPS nos pagan una prima por usuario de $80.000 mensuales, y tenemos que dar un plan de beneficios que es el POS. Es decir, me están dando una prima para cubrir unos servicios, en principio sí lo hago bien debería darme un porcentaje para obtener una utilidad razonable, pero hay unas cosas que no están en ese plan de beneficios y, sin embargo, los usuarios tutelan o demandan al sistema por servicios que no están dentro de esa bolsa. Entonces, como no está incluida, igual la damos y luego le decimos al gobierno que nos reembolse.

 

¿El no POS sigue siendo el dolor de cabeza?

En el no POS se dieron los principales abusos de todo el mundo, usuarios que han puesto una tutela por muñecas inflables, ascensores, cualquier cantidad de cosas que debemos cubrir. La presión de las nuevas tecnologías que genera menos malestar, pero ninguna mejoría; es decir, el medicamento (x) hace lo mismo, pero llega uno de nueva tecnología que en vez de inyectarlo se puede tomar y nos obligan a suministrarlo. Debemos partir este problema en dos, las deudas acumuladas de ese no POS que quedaron en el sistema y la segunda parte, es cómo hacer para que de aquí en adelante el no POS se controle, que no vuelva a suceder lo mismo, que ese tema ya quede en un punto final.

 

La Ley de punto final es una de las principales apuestas del presidente Duque, ¿quién le debe a quién y cuánto?, ¿han avanzado?

Hemos tenido reuniones con el nuevo gobierno y están preparando la Ley de punto final, están terminando de entender los números en el sector, estamos atentos al llamado. Pero tenemos que trabajar todos en que realmente haya un control en el ingreso de nuevas tecnologías al país, donde realmente se compruebe su efectividad antes de ingresar. Hay un trabajo que se debe hacer con la justicia para que no se vulnere el derecho a la salud y se tenga un criterio especializado para tutelar un derecho. El país debe apostarle a los planes voluntarios para cubrir tecnología del no POS, que de alguna manera ayudaría a que el sistema se descargue un poco.

 

¿La Ley 100 funciona?

Funciona pero tiene unos lunares por su ejecución, los avances de la ley son muy importantes. La organización Sanitas, ha exportado el modelo y hay países que se interesan que con muy pocos recursos se ha dado atención a calidad a muchas personas, hay que recuperar las bondades de la ley 100. Hay unos factores que necesitan unos cambios, pero no por eso podemos echar a la basura los 25 años que lleva la ley 100 y que les ha cambiado la vida a muchas personas.

 

EPS Sanitas, sigue creciendo, ¿han pensado en construir infraestructura propia?

Nosotros tenemos clínicas, centros médicos, pero los ladrillos no son nuestros, nosotros acordamos con constructores para que nos alquilen a la medida, porque tenemos unas restricciones para invertir que son de ley. Para Neiva hay unas buenas noticias en infraestructura, estamos trabajando en nuevas infraestructuras en atención en primer nivel.

 

El Ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, dijo que pasará al tablero a las EPS para evaluar la oportunidad, calidad, atención, la eficiencia administrativa, la gestión del riesgo y que después habrá incentivos. ¿Qué opina?

Me parece maravilloso, no se puede seguir premiando al que no cumpla, porque al final del día un buen servicio comparado con uno malo, se está recibiendo exactamente lo mismo. Yo si pienso que como sector nos hace falta eso, que ser ‘pilo paga’, para que las EPS que no están haciendo las cosas bien tengan el incentivo real, va a ser difícil instrumentarlo, pero no creo que haya un colombiano que se oponga a la calidad. Tiene que ser un buen negocio, dar un buen servicio.

Comentarios