La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, requirió a Emgesa para que presente y sustente las exigencias hechas al plan de contingencia de las represas El Quimbo y Betania.

FERNANDO POLO/LN

corresponsales@lanacion.com.co

En una comunicación referente al auto de seguimiento que realiza la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, requiere a Emgesa, operadora de las represas El Quimbo y Betania, para que cumpla con todo lo exigido en el plan de contingencia, según el decreto 2157 de 2017.

En el requerimiento, le dejan claro a la operadora de las dos represas que, en un plazo de un mes, debe hacer llegar la información de los adelantos referentes al plan de contingencia.

Según el Anla, la autoridad procede a efectuar los requerimientos a Emgesa, en el entendido que se contaba con la obligación de dar cumplimiento a los plazos establecidos en la resolución 1314 del 2 de noviembre de 2016, y el auto 4324 del 27 de septiembre de 2017. Por lo que se estima procedente exigir la materialización de estos y la presentación de los respectivos soportes de su ejecución, tal como se dispone en el acto administrativo.

Destaca el Anla, que las obligaciones derivadas de los distintos actos administrativos proferidos por la Autoridad Ambiental, así como los requerimientos efectuados en razón del seguimiento ambiental adelantado a los proyectos son de obligatorio cumplimiento cuando estos quedan en firme, en consecuencia, su inobservancia en cuanto al alcance y términos de los mismos da origen a la apertura de las respectivas investigaciones, formulaciones de cargos e imposición de sanciones, previo el trámite del proceso de carácter sancionatorio.

EXIGENCIAS

La autoridad ambiental, pide que se evalúe lo que pueda suceder en caso de una inundación por ruptura, fisuras o colapso de la presa. Exige que se midan los tiempos que pueda demorar la mancha de inundación en llegar a las zonas de afectación inmediata, como son los municipios que están aguas abajo del embalse.

Estos municipios deberán ser tenidos en cuenta para la implementación de ejercicios de evacuación, en donde se incluya la ubicación de los sitios de encuentro y albergues debidamente cartografiados y georreferenciados, los cuales deberán ser socializados con la comunidad, la Gobernación y los Municipios.

Asimismo, debe analizar el riesgo en todos los escenarios, como la probabilidad de ocurrencias de fallas teniendo en cuenta las estadísticas a nivel internacional, de no ser encontradas a nivel nacional e incluir sus resultados en el plan de contingencia.

También le pide analizar la valoración de escenarios de riesgo social e individual, las medidas correctivas y prospectivas que permitan reducir los niveles de riesgo frente a los escenarios que se originan a partir de una amenaza operacional, y de igual forma incluirlo dentro del plan de contingencia.

En otro aparte, le pide el análisis cuantitativo de consecuencias con base en las amenazas de origen operacional que puedan generar consecuencias a la población y al medio ambiente. Como también realizar el análisis socioeconómico a partir de los datos recolectados de la infraestructura pública y privada, así como de los servicios públicos disponibles y la identificación de áreas que se deriven de la materialización del riesgo,

EN BETANIA

Lo que sorprende a los ambientalistas y a la comunidad de los municipios de Hobo, Yaguará y Campoalegre, es que, en el caso de Betania, después de más de 30 años la Autoridad Ambiental apenas está exigiendo el plan de contingencia.

Por lo que esperan que se tengan en cuenta todos los aspectos que ya se han presentado en el embalse, que han terminado afectando a la población de los municipios de influencia

GOBERNACIÓN Y CAM 

Desde el año 2016 el gobernador del Huila, Carlos Julio González Villa, exigió a Emgesa, constructora y operadora de la hidroeléctrica El Quimbo, que diera a conocer el plan de contingencia para enfrentar las eventuales emergencias que se pueden derivar de una obra como esa para los habitantes del departamento.

Ya que informaciones de la autoridad ambiental huilense daban cuenta de que la hidroeléctrica presenta algunas falencias en su infraestructura, entre otras, la ausencia de un sistema eficaz que permita desaguar el embalse en caso de emergencia.

Por esos días el gobernador instó a la CAM a visitar la represa y realizara una inspección para definir si había algún riesgo con respecto al vertedero.

Debido a las múltiples exigencias, Emgesa emprendió la formulación del plan de contingencia de El Quimbo, que empezó a ser socializado con la comunidad y las autoridades en el año 2017.

A ese plan de contingencia que presentó Emgesa, es que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, le está haciendo el requerimiento para que se efectúen unas exigencias.

Para hoy se tiene prevista una reunión en la Sala de Crisis de la Gobernación del Huila, para realizar la evaluación del requerimiento. A la cita acudirán representantes de Emgesa y de la Oficina de Prevención y Gestión del Riesgo de Desastres del Huila.

¿Qué es un plan de contingencia?

Un plan de contingencia es un documento estructurado en el que se definen los procedimientos para enfrentar de manera oportuna, eficiente y eficaz las situaciones de calamidad, desastre o emergencia que se puedan presentar en una infraestructura o proyecto.

La normatividad vigente exige que todas las entidades públicas o privadas que prestan un servicio público y que ejecuten obras civiles mayores o que desarrollen actividades industriales que puedan significar riesgo para la sociedad, establezcan un plan de contingencia que dé cuenta de un análisis específico del riesgo y amenazas que pueda presentar su infraestructura o su operación.

El Quimbo y Betania por ser dos proyectos que representan un alto grado de peligro para varios municipios del departamento, deben mantener actualizados sus planes de contingencia, que son un documento de interés para toda la ciudadanía.

 El plan de contingencia de Emgesa

A finales del mes de junio del 2017, a través de una serie de jornadas de trabajo Emgesa adelantó la socialización del plan de contingencia de las centrales El Quimbo y Betania ante las administraciones municipales de Neiva, Aipe, Villavieja y los nueve municipios que hacen parte del área de influencia de El Quimbo y Betania.

En las jornadas, en las que participaron las entidades integrantes de los Comités Municipales de Gestión del Riesgo como bomberos, Defensa Civil, Cruz Roja Colombiana, Policía Nacional y el Ejército, se trataron temas relacionados con las características técnicas del sistema de generación Quimbo-Betania, la importancia del conocimiento y reducción del riesgo, manejo de emergencias, tipos de alerta y acciones de respuesta, entre otros. Especialmente se resolvieron dudas relacionadas con el monitoreo de las estructuras físicas de las centrales, amenazas identificadas y manejo de crecientes.

Previo a estas jornadas, Emgesa presentó el plan de contingencia ante el Consejo Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres del Huila, organismo que anunció su articulación con el Plan de Gestión del Riesgo del departamento.

Posterior a las socializaciones realizadas, Emgesa continuó compartiendo este plan de contingencia con los Consejos Locales para la Gestión del Riesgo de cada uno de los municipios del área de influencia, así como con las comunidades que habitan en dichos municipios, con el objetivo de que el plan sea integrado y articulado con otras entidades con presencia en el departamento, tales como las empresas de actividad piscícola, las empresas de servicios públicos (agua, energía, gas, comunicaciones), entre otras.

Comentarios