Deportes para eliminar

 

Jorge Luis Salcedo Restrepo

 

Hemos visto en nuestra generación que se ha ido aumentando los deportes de contacto, como el boxeo, el king boxing, judo, karate, taekwondo, lucha libre, y muchos más, en los cuales los participantes terminan en malas condiciones, con heridas sangrantes, o muertos en el ring. Con contadas excepciones algunos contendores terminan bien de la cabeza y sin secuelas de los múltiples traumas, como termino Cassius Clay o han terminado muchos de los boxeadores. El espectáculo de ruptura de piel, la sangre, las fracturas de maxilares u otras, es inhumano y hay que acabarlo. Todo lo que atente contra la vida del ser humano se debe eliminar, incluso en el fútbol se debe sancionar más fuertemente con multas y sanciones  más fuertes por mala intención. El fútbol es un deporte de choque, pero tenemos que acabar con las agresiones brutales en las cuales  se ataca sin nobleza, o, sin competir con el tú a tú. En balón cesto pasa lo mismo, pero en ocasiones el choque no es leve sino duro con consecuencias sobre sus articulaciones como en el fútbol; y esas lesiones, a la larga con los años, se convierten en procesos inflamatorios articulares crónicos, lo cual saca de combate a los contendores de los diferentes deportes.

Hay otro problema, y es el entorno de los deportes. En el box los aficionados no se golpean, a no ser que sea en casos de lucha libre, en los que involucran a los espectadores. En el caso del fútbol, ya los hinchas, o, fanáticos van armados de cuchillos, navajas e incluso armas de fuego con las cuales se atacan entre sí por el solo hecho de tener una camiseta del equipo contrario. En eso, ha sido difícil educar a la fanaticada. En Londres se pudo educar a los Hooligans que eran las barras bravas, pero aquí en Colombia ha sido difícil, pues existen rivalidades de equipos tradicionales grandes a las cuales se les da entrada gratis para que hagan bulla, pero la mayoría de las veces van drogados o entran con licor y drogas (está prohibido pero ellos se las ingenian para entrarla).

Lo malo de estos deportes como el futbol es que ya casi no puede ir la familia con niños por temor a la agresión física o verbal.

Alguna vez, entré al estadio Plazas Alcid a ver a mi Santáfecito jugar contra el Huila. Pero desafortunadamente en Neiva se han contaminado de la misma agresividad y no pude  apoyar  a mi equipo. Hasta los niños son agresivos.

En fín pido que se acabe la sangre en estadios y rines de box o de lucha cuerpo a cuerpo.

Comentarios