Fuente: Colprensa

El General en retiro Humberto Guatibonza, quien fue director del Gaula y director de la Policía Metropolitana de Bogotá, fue capturado y deberá responder en interrogatorio por el escándalo de las chuzadas ilegales.

“En Bogotá, fueron allanadas las instalaciones de la empresa ‘A&G seguridad’ de propiedad del general en retiro de la Policía,Humberto Guatibonza Carreño. La Fiscalía busca elementos que permitirían corroborar su presunta relación con la empresa de seguridad registrada en Cali, de acuerdo con pruebas técnicas recaudadas en los últimos meses”, dice el comunicado enviado por la Fiscalía.

Luego de que el pasado 4 de agosto se capturara a dos coroneles y un mayor del Ejército en retiro, señalados de pertenecer a una organización dedicada a interceptar ilegalmente las comunicaciones de empresas, políticos, funcionarios judiciales y miembros de la fuerza pública, el coronel (r) del ejército Jorge Humberto Salinas, se convirtió en testigo clave de la Fiscalía.

El ente investigador ha revelado información de este, catalogado como uno de los peores casos de interceptaciones telefónicas ilegales registrados en el país, en el que una organización criminal estaba dedicada a las escuchas ilegales, especialmente en Cali, Ipiales y Bogotá.

Cuentas de WhatsApp, correo electrónico y líneas telefónicas eran interceptadas por estas personas quienes vendían la información, por un valor promedio de tres millones de pesos, a quienes estuvieran interesados en obtenerla.

Las líneas del fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez y la de varios miembros de su familia fueron algunas de las líneas “chuzadas”, entre las que se encuentran también líneas de empresarios, abogados y miembros de la fuerza pública.

Según investigaciones, adelantadas por el CTI de la Fiscalía, exoficiales de inteligencia del Ejército Nacional y el general en retiro de la Policía Nacional, Humberto Guatibonza, estarían detrás de estas escuchas ilegales.

Entre los clientes de esta oficina ilegal estarían varios bufetes de abogados y grandes empresas, como una aerolínea que chuzaba a sus pilotos mientras se producía un “conflicto”.

La Fiscalía ya tiene varias órdenes de captura listas por los delitos de concierto para delinquir e interceptación ilegal de comunicaciones.

Comentarios